Diario del Cesar
Defiende la región

¿China, el horizonte colombiano?

396

En esta economía globalizada, la pelea por los mercados está a la orden del día. El que mejor desempeño tenga en lo diplomático, llevará a su lado probabilidades de éxito en lo comercial.

Colombia ha decidido en buena hora mirar hacia el mercado Asiático y centrar sus miradas en el apetecido mercado chino.

Colombia apenas tiene US$7.600 millones de los US$307.400 millones que China comercia con América Latina, pero espera incrementar los negocios con la visita que hoy domingo emprende el presidente Iván Duque

Aunque el comercio actual de Colombia con China apenas representa el 2,5% de los US$307.400 millones que tiene el gigante asiático con América Latina, el país, con la visita que el domingo emprende el presidente Iván Duque, quiere impulsar más las exportaciones y sobre todo las inversiones de esa nación.

Con datos de 2018, Colombia registraba uno de los más altos déficits con China al registrar una desbalance de –US$5.907 millones, en el que aparecían ventas de productos por encima de US$1.100 millones y compras por casi US$6.500 millones.

Mientras la mayor parte de las ventas de Colombia a ese mercado es por productos agrícolas y algo de combustibles, el país asiático vende tecnología, vehículos, herramientas y otros productos metalmecánicos.

Sin duda la relación comercial China-Colombia ha sido de bajo calado. A la falta de un TLC, se suma la pobre logística de transporte de Colombia de cara al Pacífico.

China ocupa el primer lugar en inversiones en países como Venezuela, Ecuador y Bolivia. La deuda venezolana con China asciende a cerca de US$70.000 millones, producto del aporte de tecnología industrial, equipos de computación, vehículos y hasta construcción de viviendas, que se saldan con la producción petrolera del país.

Desde 2009 hasta finales de 2016, Ecuador recibió unos US$13.706 millones en inversiones chinas, y como contraprestación las empresas de ese país partían con privilegio en las concesiones. Actualmente, los chinos son los segundos inversores después de Holanda, con US$521 millones.

China ocupa el primer puesto en cuanto a préstamos a Bolivia por casi US$786 millones, no obstante, ese país aparece en el octavo lugar de inversiones, que rondan los US$8.000 millones.

De otro lado Brasil suscribió en 1993 una asociación estratégica con China, lo que llevó a que en 2009 se convirtiera en el primer socio comercial brasileño. Hasta 2017 China ha anunciado inversiones en el país suramericano por US$123.900 millones. El presidente Jair Bolsonaro expresó que quiere aumentar el comercio con la nación asiática.

En el caso de México, China es el segundo socio comercial, con un intercambio bilateral de casi US$75.000 millones en 2016, pero en términos de inversión directa en 2017 fue el decimosegundo con US$228,1 millones. La potencia asiática es el tercer destino de las exportaciones de Argentina (6%), mientras que China es el segundo origen de las importaciones de ese país (18%). En materia de inversión, los chinos están en el puesto 18 con US$674 millones.

Un intercambio de US$34.305 millones en 2017 convierte a China en el primer socio de Chile, aunque en materia de inversión en el país los chinos apenas están llegando a los US$2.280 millones.

En materia de IED, los flujos provenientes de China a Colombia tan solo participaron del 0,2% del total en el último quinquenio, es decir casi US$32,1 millones en 2017, lo que significa una caída del 42,4% con respecto a 2016. Lejos quedaron los planes de la administración Santos (por allá en 2011) de construir un ferrocarril bioceánico financiado con IED china, que compita con el Canal de Panamá y el futuro Canal de Nicaragua (aún en veremos).

Lo cierto es que Colombia tiene espacio para profundizar en las relaciones comerciales con China, pero para ello tendrá primero que habilitar la costa Pacífica al comercio exterior.

Un aspecto preocupante es que Colombia destina a China apenas el 1,1% de sus exportaciones y el 70% son commodities. Pero en lo corrido de los últimos años las ventas externas de nuestro país al gigante asiático ganaron terreno y hoy equivalen al 9,7% del total nacional gracias a la demanda no solo de productos minero energéticos, sino de otros bienes colombianos que han comenzado a abrirse paso en medio de un cambiante mercado chino marcado por un poder adquisitivo cada vez mayor.

De otro lado el país tiene el propósito de captar, cada vez más, turistas de diferentes mercados, se refuerza con las cifras positivas frente a la llegada de viajeros desde el continente asiático. De acuerdo con los datos revelados por Migración Colombia, 2018 registró una cifra récord en número de llegadas de estos turistas, logrando un total de 80.933, es decir 6% más que en 2017.