Diario del Cesar
Defiende la región

Los proyectos económicos de los parlamentarios

332

Cada año la instalación de las sesiones ordinarias del Congreso es el certamen clave de la política, por lo que senadores y Representantes preparan sus mejores galas mientras que las bancadas llegan al capitolio con lo más selecto de su menú legislativo.

Quienes han querido hacer la cuenta de cuantos proyectos se radicaron hace ocho días, el 20 de julio, la pierden cuando registro recién pasa el centenar de iniciativas.

Esta avalancha de propuestas tiene un poco de todo, incluyendo articulados sobre temas económicos.

Los congresistas pusieron a consideración de sus colegas disposiciones muy variadas, como la del senador conservador Miguel Ángel Barreto que busca reducir los impuestos incluidos en el precio de los tiquetes aéreos, o la de la senadora uribista María Fernanda Cabal que crea el sistema móvil de garantías que será administrado por el Fondo para el Financiamiento del Sector Agropecuario (Finagro).

La senadora Adriana Matiz, del Partido Conservador, se unió sus copartidarios Diela Liliana Benavides, José Elver “Choco” Hernández, Buenaventura León, Juan Carlos Wills y Armando Zabaraín, así como a la senadora Ana María Castañeda, de Cambio Radical, para “que el 10% de los recursos que se dan para financiación estatal de los partidos se utilice en formación y financiación política de la mujer”.

La bancada del partido Farc radicó el proyecto número 33 de 2019, “por medio del cual se reconoce la producción de panela artesanal como patrimonio cultural inmaterial de la Nación y se dictan otras disposiciones”, reconociendo la importancia de ese producto en la economía colombiana y la canasta familiar como parte integral del patrimonio gastronómico y de la identidad cultural.

La senadora María del Rosario Guerra, del Centro Democrático, presentó el proyecto número 12 de 2019 Senado, “por medio del cual se crea una exención legal para el pago de las tarifas del examen de Estado de la educación media Saber 11”.

Y a propósito de la bancada uribista, una parte de ella (Juan Fernando Espinal, Paola Holguín, Ciro Ramírez Cortés y Álvaro Uribe) volvieron a radicar la reforma constitucional para que durante seis años consecutivos el salario de los congresistas suba en pesos lo que aumente el salario mínimo.

También se insistirá en el Congreso en la regulación de los precios de la gasolina y el ACPM. “Ahora necesitamos más que nunca de todo el apoyo posible para que sea una realidad tangible, que beneficie el bolsillo de los colombianos”, expresó la senadora verde Sandra Ortiz quien radicó el proyecto junto a su copartidario César Augusto Ortiz, representante por Casanare.

Pero si de insistir se trata, el representante por Bogotá, Germán Navas, del Polo Democrático, llevó por quinta vez al Congreso el proyecto de reforma constitucional “por el cual se modifica el Artículo 351 de la Constitución” sobre la iniciativa presupuestal del Legislativo. Esta vez lo hizo acompañado de los senadores Roosvelt Rodríguez (Partido Social de Unidad Nacional, La U) y Miguel Ángel Pinto (Partido Liberal).

Por la Cámara arrancará en esta legislatura el trámite de un proyecto que propone que los reportes de información negativa sobre incumplimiento de obligaciones procedan cuando el saldo de la obligación sea inferior a cuatro salarios mínimos diarios legales vigentes. La iniciativa fue radicada por el representante por Antioquia, Oscar Darío Pérez, y el senador Álvaro Uribe, ambos del Centro Democrático.

Por cierto, que Uribe llevó al Senado el proyecto número 16 de 2019, “por medio del cual se adoptan normas sobre plazos máximos de pago que estimulen el fortalecimiento de las micro, pequeñas y medianas empresas y se dictan otras disposiciones”.

Sin embargo, algunos de los debates más importantes en esta materia se darán con proyectos que apenas llegarán en los próximos días, como es el caso del Presupuesto General de la Nación que será radicado por el Ministerio de Hacienda y por el Departamento Nacional de Planeación, entidades que se encuentran ultimando detalles frente a los recursos que recibirán los diferentes sectores durante el siguiente año.

La discusión concentrará la atención de los congresistas y la opinión pública porque, además de su obvia importancia, el proyecto deberá ser aprobado antes del 20 de octubre.

El Ejecutivo adelanta reuniones con gremios, académicos, fondos privados y sindicatos para estructurar un proyecto que brinde igualdad, cobertura y sostenibilidad al sistema pensional.

Como verán, hay de todo como en botica. Lo plausible es el entusiasmo de los congresistas por ser productivos y mostrarle al país el firme propósito de que quieren hacer las cosas bien. Como dice el sabio refrán: ver para creer.