Diario del Cesar
Defiende la región

Lo condenaron por herir con un cuchillo a su jefe para atracarlo

331

Una pena de 228 meses de prisión, que se traducen en 19 años, fue la que recibió un sujeto señalado de intentar acabar con la vida de su patrón y sus hijos en medio de un asalto frustrado, ocurrido en mayo del año pasado al interior del local comercial ‘Soluciones Tropical’, ubicado en la carrera 15 con calle 20 C del Mercado Público de Valledupar.

Así lo dispuso el Juzgado Segundo Penal del Circuito con Funciones de Conocimiento de Valledupar en contra de Luis David Redondo Redondo, a quien la Fiscalía 9 Seccional adscrita a la unidad de vida lo acusó penalmente por su presunta comisión en los delitos de homicidio agravado en grado de tentativa en concurso homogéneo, y en concurso heterogéneo con hurto calificado agravado, a los que se allanó mediante la celebración de un preacuerdo.

Dicha aceptación surgió con el propósito de recibir una rebaja en la sentencia para ser condenado ya no en calidad de autor sino de cómplice, por los hechos ocurridos en la madrugada del 27 de mayo del 2018 y que dejaron por víctimas al Saúl Silva Franco y sus dos hijos.

“Su conducta merece reproche por cuanto a sabiendas de la prohibición para este tipo de comportamientos y pudiendo actuar de manera diferente, optó por ejecutar y llevar a cabo su conducta ilícita, poniendo así en peligro la vida de las víctimas; juicio de reproche que se materializa con esta sentencia, con la declaratoria de culpabilidad. Razón por la que se hace merecedor de una consecuencia jurídica que no es otra que la pena de prisión prevista en la norma penal a la que adecuó su comportamiento”, señaló el juez al dar a conocer su decisión.

EL HECHO

De acuerdo a las investigaciones, Redondo agredió con arma blanca al comerciante y sus descendientes dentro de un establecimiento comercial de su propiedad, de razón social Provisiones Tropical, situado en la carrera 15 con calle 20 del barrio La Granja, para quitarles sus pertenencias, sacando provecho de que le habían dado trabajo y se había ganado la confianza de las víctimas.

“Luis David Redondo Redondo llegó el día sábado solicitándole trabajo a mi papá, quien le colaboró y en el momento del cierre del local, el manifestó que no tenía donde dormir. Por eso mi padre le brindó un sitio para pernoctar; pero a medianoche sentimos pasos, y cuando nos levantamos fuimos atacados por él,  quien nos hirió gravemente con un puñal con la finalidad de hurtarnos”, dijo uno de los afectados.

Según la acusación realizada por la Fiscalía, las victimas tuvieron la posibilidad de defenderse y neutralizar a su agresor, y más tarde lo entregaron a la Policía Nacional, quien llegó a ese lugar tras recibir un llamado de emergencia en la que les informaban de la situación, y al entrar al inmueble, hallaron a las personas heridas, pese a que el presunto agresor había sido reducido y atado con una soga.