Diario del Cesar
Defiende la región

‘El Gobierno se hace el de la vista gorda’

372

Por:
Eduardo
Moscote Sierra

La muerte de la activista ambiental Yamile Guerra el pasado 21 de julio, desató rabia entre líderes sociales, defensores y comunidad general, al conocer que la abogada se suma a las 500 víctimas que, según la Defensoría del Pueblo, se suman en Colombia en los últimos dos años.

DIARIO DEL CESAR conoció la cifra: 247 líderes, lideresas y defensores están amenazados en el departamento cesarense según el más reciente informe.   Y desde el 2016 a la fecha seis fueron asesinados.  Así lo dio a conocer Guillermo Pérez Rangel defensor de los derechos humanos para la zona rural de la región.

Las intimidaciones al igual que la muerte de Yamile Guerra y de cientos de líderes más, dice Pérez, son el resultado de las pocas medidas y garantías del Estado quien se hace “el de la vista gorda” ante el resurgimiento de grupos paramilitares, las persecuciones penales y la ausencia de políticas claras frente a lo que sucede.

Panfletos, correos electrónicos, mensajes de textos o, como en su caso, en dos ocasiones amenazado por motorizados que le indicaban abandonar la región, son los canales para efectuar las intimidaciones. Posturas políticas contrarias y el uso de las movilizaciones sociales como protestas, agravan el asunto.

Y dice: “Ser amedrentado por desconocidos, por grupos armados legales e ilegales es algo traumático que no sólo afecta al líder si no a la comunidad entera o al colectivo al que pertenece, somos solo un punto en el largo tejido de la defensa de la vida”.

Aunque posee un escolta de a pie, un chaleco antibalas, un botón de pánico y un celular, continúa viendo su seguridad vulnerable, afirma la protección no está acorde con los desplazamientos territoriales que exige su labor. La última amenaza la recibió el día 8 de junio.

“Y quiero agregar: no estamos satisfechos con la forma como la Fiscalía lleva las investigaciones, la ruta de protección que el Estado trazó es insuficiente.  Venimos exigiendo medidas políticas, garantías de seguridad, medidas preventivas persecución penal y desmonte del paramilitarismo y nada”.

ENTIDADES HABLARON

Alfonso Campo Martínez personero municipal lamentó que el país reporte nuevamente una situación que involucra a líderes sociales, por lo que espera que las entidades correspondientes asuman las investigaciones de la muerte con óptimos resultados.

En cuanto a Valledupar, afirmó no tener reportes de amenazados en este año, sin embargo, se están realizan trabajos que pretenden garantizar los Derechos Humanos de los líderes.

“En la medida que tengamos conocimientos de amenazas y asesinatos enrutaremos con la Unidad Nacional de Protección y demás entes estrategias para que ayuden a las actividades que se vienen desarrollando en políticas públicas de salud, educación y migratorias”.

En cuanto al departamento, desde la Secretaría de Gobierno Cesar informaron que hasta mayo se conocieron seis amenazas en el sur del Cesar las cuales están siendo investigadas.

¿QUÉ DICEN LOS LÍDERES?

El medio de comunicación conoció las posturas de algunos líderes sociales y comunales sobre esta situación.  Coincidieron al calificar la seguridad que poseen como débil.

A su vez dijeron que el contexto de los defensores en Colombia es el resultado del olvido del Estado, pues de “tener los ojos puestos sobre nosotros”, no pasara nada.

Ciro Guerra, dijo que: “Si no tenemos la seguridad que se requiere como líder, es mejor que callemos porque nos pueden hacer daño.   Siempre he conversado y he dicho que la gente más vulnerable somos nosotros pese a ser quienes llevamos las necesidades de los barrios a las entidades y personas a quienes les compete mejorar; nosotros no somos los preferidos de estos malhechores”.

Pablo Emilio Gutiérrez, expresó que: “Nos tiene olvidados, no nos tienen los ojos puedes sobre nosotros porque si no, no pasara.  Cada vez son más quienes caen en manos de terceros y eso nos despierta miedo a quienes encaramos día a día las necesidades de la comunidad”.

Fernando Oliveros afirmó que: “Ojalá el Estado por fin comience a formar políticas más sólidas en cuanto a líderes sociales y defensores de los derechos humanos se refiere.  Es una lista de muertes que cada día se llena mientras disminuyen quienes representan a los habitantes y todo por miedo”.