Diario del Cesar
Defiende la región

Murió indigente abandonado en la calle por ambulancia de la clínica Laura Daniela

5.742

Por:
Ninoska
Reyes Urdaneta

Detrás del centro comercial Ibirico Plaza, en el municipio de La Jagua de Ibirico, fue localizado el cuerpo sin vida de un hombre en situación de calle, quien presuntamente padecía un cuadro de tuberculosis avanzado. En el lugar fue abandonado por el personal de una ambulancia de la clínica Laura Daniela, luego de no haber sido recibido en el hospital Jorge Isaac Rincón Torres del referido municipio.

Esta irregular situación fue corroborada por medio de videos grabados en el momento en el que el hombre no fue admitido al centro de salud, y posteriormente fue llevado y abandonado en plena calle, sin importar que estaba sufriendo los embates de la mortal enfermedad.

La víctima de este caso fue identificada como Manuel de Jesús Pérez de Hoyos, conocido como “El Chino”, quien recorría el municipio vendiendo limones y cocos. Este fallecimiento ha causado conmoción y ha sido el tema del día en las redes sociales, a través de las cuales la ciudadanía pide investigar el caso y sancionar a las instituciones y autoridades involucradas en la negligencia.

De acuerdo a un video difundido por las redes sociales, el hombre fue acostado en la entrada del hospital y mientras unos paramédicos lo intentaban ayudar, solo decía que se estaba ahogando, que ya no aguantaba más.

Este triste panorama no compadeció a los involucrados y “El Chino” fue devuelto a la ambulancia, pero no a buscar asistencia médica, sino a dejarlo en la calle, donde siempre vivió,  pero esta vez a esperar la muerte.

Y fue así como en horas de la madrugada de ayer, el cuerpo sin vida de Pérez de Hoyos fue localizado por los vecinos del sector. Ahora se espera por las gestiones de las autoridades para que se sancionen a los involucrados en este hecho inhumano.

LO REMITIERON SIN EXPLICACIÓN

David Robles, director del hospital Jorge Isaac Rincón Torres, explicó que en ningún momento el centro se negó a atender al paciente, la falla estuvo en que la clínica Laura Daniela no justificó la remisión y el enfermo necesitaba atención de segundo nivel.

Detalló el funcionario, que Pérez de Hoyos ingresó al hospital el viernes 19 de julio luego de haber sido rescatado en la calle por la comunidad, líderes de La Jagua y personal de la Secretaría de Salud. “Lo aseamos y luego de hacerle exámenes y mirar su condición, fue remitido a Valledupar con diagnóstico de dificultad respiratoria severa y tuberculosis a investigar”.

En la clínica Laura Daniela fue admitido, pero el domingo 21 de julio, sin explicación alguna, lo devuelven en ambulancia a La Jagua de Ibirico. “Pretendían dejar al señor en la parte de afuera del hospital, donde los profesionales, al observar tal situación, pidieron la referencia al conductor de la ambulancia quien solo decía que la orden era dejarlo”.

Del hospital se llamó en tres oportunidades a los directivos de la clínica, pero nunca fue posible la comunicación. “De inmediato se procedió a llamar a la policía, por la actitud agresiva del conductor de la ambulancia, de querer dejar al paciente en esas condiciones. Los ánimos empezaron a elevarse y el chofer decide devolverse con el enfermo a la clínica”.

Robles manifestó que la mayor sorpresa se la llevaron la madrugada de ayer cuando avisaron que Manuel de Jesús Pérez de Hoyos estaba muerto en el mismo lugar donde siempre habitó; cerca del centro comercial Ibirico Plaza.

“En ningún momento se tuvo la intención de no recibir al paciente, el problema fue que no había justificación para devolverlo, por cuanto el cuadro clínico requería de atención médica de segundo nivel”, dijo el director del hospital.

Ante esta inusual situación Robles dijo que es justificable que la Secretaría de Salud Departamental inicie un proceso investigativo para que las partes involucradas den la versión de los hechos. “Por nuestra parte, tenemos una tranquilidad de la conducta de los profesionales y estamos prestos para cualquier investigación o indagatoria que a bien quieran hacer las autoridades de salud”, dijo.

EL PACIENTE SE NEGÓ A LA ATENCIÓN

De acuerdo a un comunicado emitido por la directiva de la clínica Laura Daniela, el paciente Manuel Pérez fue aceptado en la institución pese a su condición de abandono social, lo cual no se constituyó en una barrera administrativa para ser recibido; es así como este usuario fue valorado inicialmente por un cuadro clínico que venía desarrollando mucho tiempo atrás, desencadenado por sus condiciones de habitabilidad y estilos de vida, para lo cual se ingresó con el fin de realizar estudios y ser valorado por la especialidad por la cual se remitió. Dichas actividades se vieron entorpecidas debido a la poca colaboración del paciente, quien se negaba a que se le ejecutaran intervenciones de apoyo diagnóstico y terapéutico, llegando hasta una actitud desafiante de querer devolverse por sus propios medios a su municipio de procedencia dado que ya se sentía bien y no iba a dejar que se le hiciera más nada, dice el comunicado.

“Ante el abordaje, el señor Manuel permite que se le realicen algunas intervenciones, pero se niega a otras como la administración de medicamentos, ante lo cual, y habiendo cumplido el objetivo de la remisión que era ser valorado por la especialidad de medicina interna e instaurar el manejo pertinente, se decide en acuerdo con el hospital que lo refiere y con el consentimiento del paciente, realizar contrarreferencia hacia la baja complejidad de donde radica el usuario, con el fin de que allí se le diera continuidad con la atención hasta cumplir el tiempo establecido del tratamiento”.

De esta forma se procede a los trámites administrativos pertinentes, siendo transportado al Hospital Jorge Isaac Rincón Torres del municipio de La Jagua de Ibirico; una vez se llega al sitio, el paciente tomó un comportamiento agresivo negándose a ingresar al hospital, en donde también se interponen barreras al recibirlo, en este acontecimiento pasa un lapso aproximado de 2 horas en las que el usuario se encontraba bajo el cuidado de la tripulación de la ambulancia, quienes se encargan de asegurar la necesidad fisiológica de alimentación del paciente al observar la evasión del cuerpo médico del hospital, no obstante, al pasar el tiempo, se decide devolverse con el usuario, pero este se torna mucho más agresivo, negándose  rotundamente a retornar a Valledupar, señala el documento.

“Cabe resaltar que nuestra institución como centro de referencia siempre esta presta a garantizar la accesibilidad, continuidad, seguridad, oportunidad y pertinencia en la prestación de los servicios. Lamentamos lo acontecido con el señor Manuel y como ente vigilado, estamos prestos a brindar las evidencias objetivas a las entidades pertinentes con el fin de demostrar que se realizaron las actuaciones necesarias”.

INICIARÁN INVESTIGACIÓN

El secretario de Salud Departamental, Jorge Juan Orozco, afirmó que frente a esta situación, la dependencia que dirige manifiesta su repudio y rechazo por el trato con que se manejó este paciente. No fue humano el tratamiento y se generarán algunas investigaciones a la clínica Laura Daniela.

“Serán investigados desde el coordinador médico, jefe de remisiones y el conductor de la ambulancia. También el gerente médico del hospital de Las Jaguas de Ibirico y las personas que en el momento hacían turno en el área de urgencias”.

No se compadece que un ser humano, cual fuese la condición, tuviese ese trato indigno. Se iniciarán las investigaciones que sean necesarias para poder responsabilizar a aquellas personas, que de una manera incorrecta, actuaron en contra de ese paciente, dijo el secretario de Salud en el departamento.