Diario del Cesar
Defiende la región

Por amañar partidos, 15 árbitros despedidos

11

Hasta el momento, ni la Comisión de Árbitros ni la Dimayor han confirmado el escándalo de los juegos de azar ilegales.

El run run venía creciendo. Nadie quería referirse a la ´poda´. Pero la decisión ya estaba tomada. Y quién la tomó, lo hizo para no salir salpicado y dicen que se llevó por delante a varios de su propia cuerda.

Por eso, hoy el fútbol profesional colombiano está en el centro de una controversia o mejor dicho en el ´ojo del huracán´  luego de que se diera a conocer que la Comisión de Árbitros supuestamente despidió a 15 jueces del panel de la Liga Colombiana para el segundo torneo 2024, en medio de sospechas de apuestas ilegales, según una denuncia del exárbitro José Borda. Y este señor, Borda, sabe lo que dice. Estuvo nadando con el ´

Tiburón´ cuando ejerció y sabe cómo se tejen los hilos. Es además, un serio analista arbitral.

El actual analista José Borda a través de su cuenta de X, sugirió que la decisión de Imer Machado, director de la Comisión de Árbitros, obedeció a un intento de proteger su posición ante sospechas de manejo irregular y posibles apuestas ilegales.

“Sacaron 15 árbitros. Para la Liga Colombiana 2024-II, la Comisión de Árbitros sacó del panel a 15 jueces entre centrales, asistentes, VAR y AVAR’S. Machado, por salvar su puesto, ‘vendió’ a algunos de sus protegidos”, denunció Borda en su mensaje, señalando directamente a Machado como responsable de esta presunta purga.

Entre los nombres mencionados por Borda se encuentran árbitros reconocidos como Wander Mosquera, Eder Vergara y Jorge Duarte. No obstante, más allá de estas menciones, los detalles específicos sobre las supuestas apuestas ilegales no han sido confirmados. Varios medios nacionales han replicado la noticia, pero hasta ahora no se ha emitido ningún comunicado oficial que corrobore las afirmaciones de Borda.

SILENCIO TOTAL

Llama la atención que ante tan delicado tema, el silencio de la Comisión de Árbitros y de la Dimayor alimenta la especulación. Intentos de contactar a Imer Machado por parte de periodistas y medios no han tenido éxito, dejando a la comunidad futbolística en una incertidumbre creciente. Wilmer Barahona, otro exárbitro del fútbol colombiano, insta a Machado a ofrecer una versión clara de los hechos para disipar las dudas.

El periodista Alejandro Pino Calad también expresó su escepticismo, argumentando que si las acusaciones de Borda resultan ser ciertas, Machado debería asumir la responsabilidad y renunciar. “Lo increíble es que si borraron 15 árbitros por sospechas de participación en apuestas, tendría que irse Machado que fue el que los nombró, los sostuvo a pesar de lo evidente y los puso en esos partidos que supuestamente arreglaron… pero no, Imer Machado sigue. Increíble”, señaló Pino Calad, reflejando el sentir de muchos en la comunidad deportiva.

A la espera de una declaración oficial, la Federación Colombiana de Fútbol y la Dimayor enfrentan una presión creciente para iniciar una investigación exhaustiva que aclare las circunstancias y posibles irregularidades en el arbitraje. Esta situación no solo pone en entredicho la credibilidad de los árbitros, sino que también plantea serias preguntas sobre la transparencia y la integridad de las instituciones que rigen el fútbol en Colombia.