Diario del Cesar
Defiende la región

Venezolano fue apuñalado y golpeado por venganza

384

Ángel Gabriel Rall Ballesteros, de 18 años, resultó con varias heridas de puñal en las extremidades y con golpes de piedra en diferentes partes de su cuerpo cuando, al parecer, un hombre con el que había sostenido una riña meses atrás, lo sorprendió dormido y lo atacó.

Con varias heridas a puñal y de piedra terminó lesionado un joven cuidador de carros de origen venezolano, en hechos ocurridos en la mañana de este domingo en inmediaciones del parque Santa Rita, cerca de la Droguería Hospitalaria de Valledupar, al parecer, producido por una supuesta venganza.

Así lo expresó Ángel Gabriel Rall Ballesteros, de 18 años, cuando era atendido en el hospital Rosario Pumarejo de López, por la puñalada que recibió en la axila derecha, los cortes que le propinaron en las extremidades y el tórax, y los golpes de elemento contundente, cuando dormía en el mencionado sector.

“Esto me lo hizo un vale que ya tenía roces conmigo. Entonces aprovechándose de que yo estaba dormido vino a joderme porque yo tenía un compañero que lo había puesto a chuparle la ‘picha’ y no le pagó, entonces como se puso ‘alzado’ nosotros le caímos a palo a él primero”, dijo el afectado.

Precisó también que su agresor fue un hombre homosexual al que anteriormente había agredido, en hechos registrados a inicios de este año por la deuda señalada, pues en aquella oportunidad, presuntamente, el sujeto empezó a reñir con él y con su amigo para obligarlos a darle el dinero que les exigía.

“El vale se obstinó y le cayó a coñazos (al compañero) y yo vine y le partí la cabeza con un peñón. Después de ese día, nosotros nos habíamos visto pero yo nunca me había quedado dormido y como dicen por ahí, ‘camarón que se duerme, se lo lleva la corriente’, y me agarró ahorita dormido el desgraciado, pero todo bien”, mencionó el joven.

Rall Ballesteros, natal de Ciudad Ojeda, del estado Zulia (Venezuela), fue traslado al centro asistencial ya citado por un amigo que lo vio desangrándose porla herida que le asestaron en la axila brazo izquierdo. En ese lugar, fue sometido a diversos exámenes con los que se busca establecer si las lesiones revisten gravedad.

“Si me lo encuentro lo jodo también. A mí lo que me despertó fueron los golpes de los peñones. Él me había chuzado pero yo seguía dormido, hasta que empezó a tirar las piedras; eso hizo que me despertara todo loco y después me vi bañado en sangre. Yo no sabía que estaba herido. Me paré buscando un metal para que nos diéramos pero el vale cogió su moto, la prendió y se fue”, acotó el extranjero.