Diario del Cesar
Defiende la región

Marcos Díaz, un ‘pechichón’ de su fanaticada

2.049

Por WILLIAM ROSADO RINCONES

El colegio Roque de Alba de Villanueva tiene el honor de haberle dado nacimiento al Festival Cuna de Acordeones, uno de los certámenes más prestigiosos del folclor vallenato, el que se realiza cada año en el mes de septiembre en el marco de las festividades patronales de Santo Tomás, patrono de ese municipio de La Guajira, en sus salones se hizo el primer ensayo.

Ese nacimiento en el plantel no fue gratuito, era que en sus aulas abundaba un material de fina estructura en cuestiones folclóricas, sus pasillos y su patio eran permanentes lugares de ensayo, en donde versados estudiantes daban rienda suelta a sus inclinaciones musicales, especialmente en el género vallenato, aunque había algunos inclinados a lo tropical dada cuenta de que en esa tierra había músicos de trayectoria en esas lides  o en la llamada música de viento, como el maestro Reyes Torres o Juancho Gil.

Dentro de ese ejército de mozalbetes que tenían el sentimiento abonado para el vallenato, había una de baja estatura pero de una voz gigante, que estudiaba en el lugar, pero era proveniente de El Molino, un pueblo cercano, también sembrado al pie del ‘Cerro Pintao’, su nombre era Marcos Díaz Alarza quien marcó territorio a la hora de cantar.

Allí solían armar su conjunto con otros delfines del folclor que empezaron a dar serenatas y a montar las canciones que se imponían para esa época  de los muy pocos grupos que había, Marcos, solía darle rienda suelta a esa afición con muchachos de su edad, entre estos: Rafael ‘El Curita’ Vega, recientemente fallecido, Gabriel ‘Chiche’ Maestre, hermano del ‘Pangue’, quien para ese tiempo era cajero. No había acto cívico en los que no aflorara el talento de estos nacientes artistas.

Para ese entonces, apenas comenzaban a mostrarse ya a nivel profesional  cantantes como: Rafael Orozco y Diomedes Díaz. Ya Los Hermanos Zuleta tenían un poco de trayectoria al igual que Jorge Oñate. Orozco había aparecido con Emilio Oviedo, Diomedes por su parte  con Náfer Durán y luego con Elberto ‘El Debe’ López. Luego de la separación de Rafael y Emilio Oviedo, nació el grupo: ‘El Binomio de Oro’, fundado por el mismo Rafael Orozco, con el acordeón de Israel Romero, quien había estado unido con Daniel Celedón.

Este conjunto nació con una disciplina impecable y le dio un estatus diferente a la consolidación de un verdadero conjunto vallenato, sería este grupo, el que sacaría del ‘cascaron’ al cantante de fama del Roque de Alba, el molinero Marcos Díaz.

LLEGADA AL BINOMIO

Este paso triunfal a su estrellato, Marcos lo narra así: “Rafael se llevó al Binomio de Oro al corista que tenía con Emilio Oviedo, era un muchacho de nombre Daniel Parodi, quien hizo las dos producciones grabadas con Oviedo, pero al llegar al Binomio, la exigencia era mayor, y empezó a tener falencias con los coros, es entonces cuando les llegó la noticia mía, de que mis actuaciones en el colegio eran notables, y me probaron en dos bailes, eso le gustó de inmediato a Rafael y a Israel quienes me llamaron a la agrupación”.

Manifiesta el corista que ni él se lo creía, mucho menos su familia en El Molino, de tal manera que tenía que irse a vivir a Barranquilla. “Esta noticia se la di a mi mamá y a mi familia pero nadie lo creía, alcanzaron a decime que yo estaba loco, pero cuando me vieron empacar, se dieron cuenta que la cosa iba en serio, pero aun había el escepticismo, y solo lo pudieron comprobar cuando me vieron en un programa de Jorga Barón Televisión”

Para entonces esta joven promesa de los coros tenía solo 17 años, con toda esa juventud se fue a la gran urbe, Rafael lo acogió en su residencia, allí vivió hasta cuando decidió casarse. Tiempo después, vino la separación con su esposa, y al quedar solo, Israel le propuso que se fuera a vivir a casa de su señora madre la popular ‘Vieja Núñez’, y así lo hizo.  Dice Marcos Díaz: “Yo fui un consentido por Rafa e ‘Isra’, y eso generaba ciertos celos en la agrupación, pero yo siempre fui amigo de todos y con cada uno me la iba bien”.

Pero para llegar a triunfar tuvo que esperar varias etapas, en las primeras grabaciones eran muy pocas las oportunidades pues habían figuras de trayectoria como Juan Piña quien era el titular de casi todos los grupos vallenatos, “pero eso sí, era tan bueno el negocio del disco, que la disquera, me llevaba a las grabaciones pagando comida y hotel, y así fui aprendiendo los secretos de la grabación, hasta que después, me convertí en el titular”, asegura Marcos Díaz.

Luego de superar los primeros meses como corista, era menester mostrar “otro as que llevaba bajo la manga”, era dar a conocer un ‘rosario’ de canciones que había hecho allá en su época estudiantil y con las cuales serenateaban con sus compañeros de ilusiones en aquellos tiempos.

FACETA DE COMPOSITOR

“Una vez, que el conjunto iba a grabar un LP, hubo un tema del compositor Fernando Meneses, que no le gustó a Israel, por lo que yo aproveché y le dije a Rafael, con quien yo tenía más confianza, le pedí que me escuchara un tema, se lo canté, y de inmediato lo impactó, llamó a  Israel, quien también dio la aprobación , fue así como se dio mi primera grabación con el Binomio de Oro, el que se convirtió en uno de los más sonados éxitos, así nació el tema ‘Porque no te Tengo’, en 1982.

Porque no te tengo mi vida, es que estoy así

Porque no te tengo ay! mi vida, yo no soy feliz

Si me ven llorando, juro que es por ti

Si no te decides, mi negra, ¿qué será de mí?

¿Qué será de mí?, ¿qué será de mí?

¿Qué será de mí?, ay! mi reina, ¿qué será de mí?

Sin embargo, esta no fue la primera canción que le grababan a Marcos Díaz, en esa meta de mostrar sus dotes de autor, ya se había presentado a un paisano guajiro, que andaba recogiendo material para una grabación, fue entonces cuando le entregó la canción: ‘Montelibeña’, un tema que le hizo a un amor que tuvo en Montelíbano Córdoba, de tal manera que, el registro estadístico la ubica como la primera canción grabada a este talento de  El Molino, que después entra al Binomio de Oro y se catapulta como una de las mejores voces del vallenato y un  atractivo compositor que hoy pasa de más de un centenar de temas.

El proceso con Rafael e Israel se tornó más sólido después del rotundo éxito entregado y grabado, de ahí en adelante mientras se mantuvo en la agrupación, en cada LP, venía un tema de Marcos Díaz, con la garantía que se  constituía en un inevitable éxito, en esa se etapa se conocieron las obras: ‘Enamorado de ti’, ‘Acéptame como soy’, ‘Tuya es mi vida’, ‘Solo un recuerdo’.

TOLDAS APARTE

Con su intención de mostrar más potencialidades, Marcos resolvió no montarse más a una tarima como corista primera voz del Binomio de Oro, en su meta estaba convertirse en un reconocido cantante, es entonces cuando da el paso con Jesualdo Bolaños, ‘Bolañito’ un versado digitador con quien conformó un grupo con el llamativo nombre de: ‘Los Pechichones’.

Cursaba el año 1985, atrás había dejado los brillantes uniformes del Binomio, ahora vestiría de frac como líder de su grupo, y lo que hizo con lujo de detalles, pues irrumpió con un éxito de talla internacional: ‘Me Vieron Llorando’, un tema que lo tenía listo para salir con su antiguo conjunto pero al separarse  la obra pasó a su redil lo que produjo un agrietamiento en la relaciones con los antiguos patrones, lo que después se limó en aras del buen colegaje.

De ahí en adelante, esta agrupación comenzó a competir con lujo de detalle con los grupos de primera línea, un sector del público, lo empezó  a llamar como el precursor del vallenato llorón, sin embargo,  Marcos se defendía manifestando que su estilo era netamente romántico y de hecho, sus canciones se convertían en verdaderos sucesos no solo los que él grababa sino, de los distintos grupos que lo asediaban entre estos: Los Zuleta, ‘Beto, Zabaleta, Jorge Oñate, Silvio Brito, y Diomedes Díaz, entre otros.

De su largo repertorio la gente recuerda sus canciones como: ‘Entre los grandes’, ‘A cambio de qué’, ‘Un motivo’, ‘Mi serenata’, ‘Porque eres amiga’, ‘La Otra’ ‘Río de amor’, ‘Cómo olvidar’, ‘Quién no necesita amor’, ‘Déjenme quererla’, ‘Y Yo Solo’, ‘Algo de tu parte’ entre otras.

Con Jesualdo Bolaños se vivió un largo periplo en dos etapas, inicialmente grabaron 5 producciones musicales, y luego de un reencuentro se grabaron 4 más, después de una unión temporal de Marcos con José Alfonso ‘Chiche’ Maestre. Este cantor nunca ha parado, en cada etapa deja su huella tal como lo registran las uniones con: Ramón Vargas, ‘El Pangue’ Maestre, Franco Rois, Julio Rojas, Faisal Nazarala, José Vázquez, Gustavo Nieto, Franco Argüelles,  Sammy Ariza, ‘Luchito’ Maestre, entre otros, y ahora hace pareja musical con ‘Alejo Martínez’, con quien sigue esa línea romántica que le ha marcado el rótulo de uno de los artistas más sobresaliente del vallenato y quien sus inicios los tuvo en la banda ‘Rita Cecilia’ de su pueblo, de la que en un tiempo, hizo parte su padre como guitarrista y de quien heredó su vena musical.