Diario del Cesar
Defiende la región

 ‘Tuto’ Uhía rindió indagatoria ante la Fiscalía General

478

Ante la unidad de investigación de la Fiscalía 12 Seccional de Delitos contra la Administración Pública, compareció el alcalde de Valledupar Augusto Daniel Ramírez Uhía, para responder a los interrogantes que dicho ente requería hacerle por la acción penal que le fue activado penalmente por el polémico caso del mural de Germán Piedrahíta.

Alrededor de una hora y media se llevó a cabo la diligencia de indagatoria en su contra, la cual tuvo lugar en las instalaciones de la URI, antiguo DAS. El primer mandatario del municipio manifestó sentirse seguro y tranquilo frente a las explicaciones que tuvo que darle a los investigadores por el desmonte de la obra ‘Tierra de Dioses’ ubicado en la fachada del Concejo de Valledupar, de autoría del fallecido artista, la cual databa desde la década de los 90 y era considerada como patrimonio histórico inmaterial de esta ciudad.

Ramírez Uhía señaló que su defensa presentó el concepto técnico emitido por el Ministerio de Cultura, en aras de desvirtuar cualquier señalamiento y con ello lograr que archiven el proceso ya que, en sus palabras, ‘no existió jamás un delito y eso quedó súper claro’.

Cabe anotar que tanto él como el secretario general del municipio, José Juan Lechuga, fueron indiciados por la Fiscalía como presuntos responsables de los delitos de prevaricato por acción y abuso de autoridad, debido a los actos arbitrarios en los que supuestamente habrían incurrido al borrar la pintura.

Ello se originó a raíz de la denuncia instaurada por el artista Alexander Hernando Díaz Witt, quien participó en la elaboración del icónico mural ‘La tierra de Dioses’. Por ello, en próximas semanas serán llamados a comparecer a una audiencia de imputación de cargos ante un juez municipal con funciones de control de garantías.

EL OTRO PROCESO

La Contraloría Municipal de Valledupar adelanta un proceso investigativo en contra del burgomaestre por el mismo tema, en aras de determinar si hubo afectación del patrimonio económico y cultural de Valledupar por la eliminación de la obra, o si hubo omisión ante la intervención de un bien cultural, categoría a la que habría sido elevado por el Ministerio de Cultura mediante resolución Nº0795 del 16 de junio de 2000.

La obra que hasta hace poco más de un año adornaba la pared frontal del edificio donde opera el Concejo Municipal, localizado en la Plaza Alfonso López, justo en el Centro Histórico de Valledupar, fue removido entre el 14 y el 20 de febrero de 2018 por orden de la Secretaría General de la administración  municipal, aduciendo a que esa pared del antiguo inmueble podría colapsar ya que supuestamente estaba cayendo en deterioro, presentaba crecientes grietas en varias partes y por ello requería ser sometida a reconstrucciones.

Lo anterior podría traducirse en un detrimento para el municipio toda vez que, según lo informado por los expertos, el mural está avaluado en un valor que supera los 400 millones de pesos.

Cabe recordar que el desmonte del mural de Piedrahíta causó el rechazo colectivo entre los habitantes de Valledupar, quienes en varias ocasiones formaron grupos de protestas, liderados por entidades como Aviva y los gestores culturales, para exigir al alcalde ‘Tuto’ Uhía que lo restaurara.

Lo anterior fue coadyuvado por la Dirección de Patrimonio del Ministerio de Cultura, que a través de una misiva enviada en abril del 2018, le solicitó al burgomaestre que evaluara y proyectara acciones enfocadas a la recuperación de la pintura, atendiendo una queja de la Fundación Amigos del Viejo Valledupar.