Diario del Cesar
Defiende la región

se inclinó por el género popular

512

Por William Rosado Rincones

Daniela Simanca es una joven nacida en Valledupar que siente gran inclinación por el arte de cantar, cualquiera pensaría que por la influencia del acordeón debería estar cantando vallenatos, pero no, ella es una fiel ejecutora de la música popular, inclinación que le nació por el entorno en que se levantó porque pese a haber nacido en la capital del Cesar, sus padres, por efectos laborales se tuvieron que ir a vivir a Cali allí se le prendió el bombillo por ese género musical muy distinto al de la tierra de ‘Pedro Castro’.

Entendió que tenía condiciones para cantar cuando por meros ratos de recreo cantaba karaoke con sus amigos quienes empezaron a dimensionar su entonación y tesitura hasta que la convencieron de sus potencialidades y que podía fácilmente explotar esa faceta.

Pero antes, en su niñez en Valledupar tuvo sus primeras clases de tonalidades cuando a los 6 años tuvo contacto con el maestro Andrés ‘El Turco’ Gil, allí en su escuela, tuvo los primeros brotes artísticos, precisamente con ese vallenato de su tierra, el mismo que años después se lo ‘tragó’ la música popular, por la misma influencia de la tierra hasta donde se la llevaron.

También hay que destacar que en ese crecimiento musical influyó su participación cuando tenía 8 años en el ‘reality’ ‘Factor X’,  todo eso ayudó para que se resolviera por la música como una faceta de explotación comercial.

‘Señor descaro’ y ‘Como leña para el fuego’ es el par de temas que ya grabó y estará promocionando en una gira de medios por todo el país, por Cali, e irá a Cúcuta, Ibagué y Bogotá, ya están listos, muy pronto saldrán al ruedo, pero por ahora le está haciendo una promoción previa, para ir ambientando su salida.

Son temas de contenidos populares y de corte jocoso, uno habla del hombre borracho que llega después de la rumba a tratar de contentar a mujer, y el otro, ‘Como leña para el fuego’ conecta su letra con un tema puntual cual es, el maltrato a la mujer. Daniela manifiesta que, se siente bien en la música popular porque representa el día a día de la gente, y gusta porque la gente tiende a identificarse con las letras y por eso es tan apetecido, por lo que este género en la actualidad, está viviendo un buen momento.

Esta vallenata, bañada por los genes artísticos de la música popular, quiere entrar a Valledupar pese a la localía de los aires de acordeón, pero es optimista porque sabe que a pesar de ese poder, y el de la salsa en otros lugares de la costa, ella va a triunfar porque se le está abriendo un espacio por estas tierras, al contenido de lo que ella escogió para cantar.

Daniela aparte de cantar es una estudiante de Derecho y de técnica vocal, tiene solo 19 años, pero una suficiente madurez para pararse en cualquier escenario a desplegar sus condiciones y dar a conocer una tesitura que, enamorará a muchos seguidores, por eso anda por la tierra vallenata para tratar de arrancarle fanáticos a los vallenatos y acomodarlos en su nicho del arte popular.

La artista vallenata residenciada en Cali, se declara una furibunda seguidora de Ana Gabriel, aunque reconoce que cada artista, tiene su gracia y tiene su don que le merece ser admirable por una u otras razones. Sueña algún día alternar con Silvestre Dangond, ya que se declara su fans, y porque además ella adora el vallenato, de hecho dice cantarlo también y de tener composiciones de su autoría.

or eso es tan apetecido, por lo que este género en la actualidad, está viviendo un buen momento.

Esta vallenata, bañada por los genes artísticos de la música popular, quiere entrar a Valledupar pese a la localía de los aires de acordeón, pero es optimista porque sabe que a pesar de ese poder, y el de la salsa en otros lugares de la costa, ella va a triunfar porque se le está abriendo un espacio por estas tierras, al contenido de lo que ella escogió para cantar.

Daniela aparte de cantar es una estudiante de Derecho y de técnica vocal, tiene solo 19 años, pero una suficiente madurez para pararse en cualquier escenario a desplegar sus condiciones y dar a conocer una tesitura que, enamorará a muchos seguidores, por eso anda por la tierra vallenata para tratar de arrancarle fanáticos a los vallenatos y acomodarlos en su nicho del arte popular.

La artista vallenata residenciada en Cali, se declara una furibunda seguidora de Ana Gabriel, aunque reconoce que cada artista, tiene su gracia y tiene su don que le merece ser admirable por una u otras razones. Sueña algún día alternar con Silvestre Dangond, ya que se declara su fans, y porque además ella adora el vallenato, de hecho dice cantarlo también y de tener composiciones de su autoría.