Diario del Cesar
Defiende la región

Casa de la Verdad para entender y esclarecer el conflicto armado

418

POR:
EDUARDO
MOSCOTE SIERRA

Valledupar le abrió las puertas a una de las 23 sedes de la Casa de la Verdad del país, estrategia adscrita a la Comisión de la Verdad, que busca el esclarecimiento, la convivencia y la no repetición de la violencia que azotó al país por 60 años.

Según la entidad, el Cesar y La Guajira fueron los departamentos donde más voces fueron silenciadas a causa de la violencia, y por eso, desde la capital cesarense, se adelantarán trabajos a favor de las víctimas de los grupos al margen de la ley.

Uno de los más agradecidos con la llegada de esta oficina es Álvaro Miranda, quien vivió por primera vez la violencia el 18 de septiembre del 2002, cuando su hermano Héctor Miranda, notario de Pailitas, Cesar, fue asesinado en su oficina aparentemente por grupos paramilitares.“Desde esa fecha comencé a vivir un túnel oscuro”, asegura Miranda quien sostiene que “solo quienes hayan vivido la violencia conocen como la zozobra, la inestabilidad y la mala situación económica hacen parte de su día a día, secuelas que solo el tiempo las cura”.

“Que esté la Casa de la Verdad en Valledupar es bueno, significa una salida para quienes vivimos estas historias lamentables; en mi caso, llevaba 17 años encerrado en miedos. Hoy solo quiero que la verdad salga a flote porque no hay rencores ni venganza.  La Fiscalía poseedoras de las pruebas e investigaciones no ha hecho anda y eso nos afecta mucho”, agregó.

SOLO DURARÁ TRES AÑOS

La Comisión de la Verdad nació con el Acuerdo de Paz, convirtiéndose en uno de los mecanismos del sistema con carácter extrajudicial y rápido, sus funciones deben cesar en noviembre de 2021.

Marta Ruiz, una de las 11 comisionadas de la Comisión de la Verdad, manifestó que el área trabajará sobre un eje de investigación que detallará lo que realmente pasó durante el conflicto. Esta dimensión se encargará de los esclarecimientos de los casos ocurridos desde 1958 hasta la fecha.“Para los esclarecimientos, estamos recogiendo testimonios de manera masiva, tenemos unos temas que nos interesan más por cada región de acuerdo al comportamiento del conflicto; en el Cesar hubo violaciones de derechos humanos, masacres, secuestros, desapariciones forzadas, reclutamientos, violencia sexual y demás aspecto de la guerra”, aseguró.

También detallarán cómo funcionan los procesos de democracia en las zonas afectadas, cómo los líderes políticos sufrieron y se vieron involucrados en el conflicto, las historias durante la guerra de los combatientes y sus familias (Fuerza Pública y Guerrilla), comunidades étnicas, ganaderas, comerciantes, y comunidad general.

La Casa de la Verdad se encargará por ley de buscar testimonios individuales bajo reserva y sin tener ninguna relación con establecimientos judiciales; otras entrevistas se realizarán de manera colectiva. “Nos centralizamos en las víctimas porque son quienes necesitan contar la verdad. Hablaremos con los victimarios y con cualquier persona que haya tenido responsabilidad en el conflicto; investigaremos qué pasó con los jueces, notarios, médicos y maestros que vieron en la zonas rurales la violencia: ellos también son testigos”, comentó la comisionada.

Los trabajos se basarán sobre una perspectiva histórica, con el fin de entender por qué el conflicto se repite y cuáles son los factores que promueven estas actividades ilegales.

Para los meses de marzo o abril del 2020 esperan tener una recolección gruesa de información que servirá para ingresar a una etapa de contrastación, es decir, verificar y analizar la historia y corroborarla en el lugar de los hechos. Y acotó Ruíz que para el 2021 deberán estar en una fase de escritura del informe, mismo que se presentará antes de finalizar ese año.

¿DÓNDE TRABAJARÁN Y CÓMO?

El principal diagnóstico priorizó sectores de los departamentos de La Guajira y el Cesar: la Serranía del Perijá, la Ciénega de Zapatosa, la Sierra Nevada de Santa Marta y el sur de la región peninsular.

Quien desee estar involucrado en este proceso, puede acercarse a las oficinas de la Casa de la Verdad o hacer una notificación  territorial, de esta forma el equipo llegará a grupos de veredas y demás comunidades.

Ana María Ferrer, coordinadora territorial Cesar – Guajira de la Comisión de la Verdad, resaltó que la importancia es poder cumplir ambos departamentos donde la violencia dejó saldos negativos y voces silenciadas que merecen ser escuchadas.“Queremos formar una ruta para esclarecer lo ocurrido, no en clave de memoria sino de contextos explicativos que permitan conocer quién y por qué pasó la violencia”.

Periodistas, sociólogos, psicólogos, historiadores y un equipo móvil apoyado desde Barranquilla y Bogotá, trabajarán en esta estrategia.