Diario del Cesar
Defiende la región

Educadores salieron a pedir mejores servicios médicos

546

POR:
NINOSKA
REYES URDANETA

Cansados de esperar por una solución a la crisis que enfrentan para recibir atención médica digna, educadores del departamento del Cesar salieron de nuevo a las calles a protestar con una marcha y paralización de actividades por 24 horas. Según el reporte de la Asociación de Educadores del Cesar, Aducesar, el paro se cumplió en un 100% en los colegios oficiales en todo el territorio.

“Exigimos, exigimos, magisterio unido jamás será vencido. Los derechos no se mendigan, se luchan…”, eran algunas de las consignas de más de cien educadores que durante la mañana de ayer protagonizaron una concentración y posterior marcha que llegó hasta la sede de la Gobernación.

Los maestros de todos los municipios del Cesar se reunieron inicialmente frente a la sede de la Fundación Médico Preventiva para el Bienestar Social en Valledupar. Allí los líderes vociferaron las deficiencias que padecen y una vez más solicitaron una inmediata solución al problema. Mientras los docentes asistentes, con sus brazos en alto en señal de lucha, afirmaban no descansar hasta lograr lo que por derecho les corresponde.

Entre las exigencias del magisterio está un servicio oportuno y de calidad en la entrega completa de los medicamentos para los docentes y familiares; el cumplimiento de citas médicas con especialistas y procedimientos quirúrgicos represados; respeto al derecho a la vida y cumplimiento de los acuerdos firmados por parte del Gobierno nacional con la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación (Fecode).

“PENDIENTE ES LA PALABRA DE MODA”

En el sitio de la concentración se encontraba Yadira Hinojoza Ariño, docente de bachillerato que por más de 30 años ha prestado sus servicios a la Nación, quien manifestó que la prestadora de servicios de salud ya ni siquiera entrega los medicamentos  de control. “La palabra pendiente es la que se coloca todos los meses en los récipes médicos y la atención es fatal. A las prestadoras de servicio no les importa la calidad de vida de los maestros y cada día la situación se agrava”, dijo.

Agregó que en los desprendibles de pago se refleja el descuento que por escalafón le hacen a cada trabajador de la educación, pero de nada sirve pagar porque la asistencia es deprimente.

Otra de las asistentes, Edelmira De La Cruz, reiteró por su  parte, que estas protestas son el único mecanismo que tiene el gremio para presionar a las autoridades locales y nacionales. “En mi casa tengo 27 años de labores y en los últimos tiempos es que se ha desmejorado el servicio. Antes los docentes teníamos régimen especial de salud, hoy no tenemos nada”.

Desde Bosconia asistió Carlos Púa, otro educador con 29 años de servicio y quien dijo que apenas en el mes de abril necesitó la atención por una complicación médica, y hasta el día de hoy ni la cita con el especialista ha recibido; situación que a su juicio no se justifica porque mensualmente pagar por el beneficio.

Los jubilados también tuvieron su representación. AdielUbarne, maestro deCurumaní,  lamentó que aunque hayan dado parte de su vida a la educación del país, ahora que necesitan tener una vejez digna, los servicios sean tan deficientes. “La salud no funciona y tenemos que esperar meses para conseguir una cita con el especialista, no hay hospitalización y los medicamentos también brillan por su ausencia”, exclamó Ubarne, quien además sufre una incapacidad y así se unió a la lucha.

“LA LUCHA SE MANTENDRÁ”: ADUCESAR

Jorge Luis Rivero, presidente de la Asociación de Educadores del Cesar, manifestó por su parte que hasta ahora se han hecho cualquier cantidad de acuerdos con la Fundación Médico Preventiva, UT. Red Integrada Foscal-CUB y la Fiduprevisora, las cuales hasta la fecha no se han cumplido y por eso el magisterio está en las calles reclamando sus derechos.

“Según el reporte de los jefes de seccionales, los 7.000 docentes del departamento se sumaron a la lucha y los colegios permanecieron cerrados por 24 horas. Esperemos no tener que recurrir a otras medidas, aunque el gremio está dispuesto a mantenerse en la lucha hasta conseguir respuesta a sus exigencias”, dijo.

Destacó Rivero que la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación (Fecode), emitió un comunicado de respaldo a los maestros del Cesar y a su vez anunció su apoyo en la convocatoria a posteriores medidas de protestas a nivel nacional en procura de una salud digna para el magisterio.

Jhonny González, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores en el Cesar, asistió para apoyar al gremio de educadores afirmando que tanto al Gobernador como a los alcaldes del departamento hay que exigirles respuestas para este problema, por cuanto aparecen como patrones y se hacen de la vista gorda diciendo que estas deficiencias son de resorte nacional. “Este problema lo enfrentan maestros cesarenses y cada gobernante debe buscar alternativas o mediar para resolver de raíz el caso”.

SE VULNERAN DERECHOS DE LOS NIÑOS

Luis José Rodríguez, secretario de Educación Departamental, destacó que desde la dependencia apoyan a los docentes en su lucha por mejores atenciones en salud, pero no respaldan la medida de suspender actividades, considerando que se somete a los estudiantes a la interrupción del cronograma educativo y por ende se vulneran sus derechos.

“Hay que buscar otras estrategias para protestar y eso lo he venido conversando con la directiva del magisterio. Si fuera a cambiar el servicio de salud con un día de paralización, por supuesto que lo apoyaríamos, pero hay que pensar también en los niños y adolescentes que sufren las consecuencias de estos paros”, dijo el funcionario.

En el departamento del Cesar hay 259.000 estudiantes aproximadamente, distribuidos en 182 instituciones educativas para un total de 1.248 sedes.