Diario del Cesar
Defiende la región

Otra vez a paro los maestros del Cesar

510

Durante 24 horas, más de 7.000 docentes del departamento del Cesar realizarán un paro regional el próximo 23 de julio, en respuesta a la convocatoria de la Asociación de Educadores del Cesar, Aducesar para exigir mejoras en la prestación de los servicios de salud por parte de Fiduprevisora, UT. Red Integrada Foscal-Cub y la Fundación Médico Preventiva.

El anuncio lo realizó el presidente de Aducesar, Jorge Luis Rivero, luego de un pleno de presidentes de las seccionales para llamar la atención de los responsables de dar respuestas a las peticiones que por años se han estado peleando, mientras la calidad de vida de los docentes sigue en detrimento.

Explicó que los maestros del Cesar exigen un servicio oportuno y de calidad en la entrega completa de los medicamentos para los docentes y familiares; el cumplimiento de citas médicas con especialistas y procedimientos quirúrgicos represados; respeto al derecho a la vida y cumplimiento de los acuerdos firmados por parte del Gobierno nacional con la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación (Fecode).

“Hemos escuchado las reiteradas quejas de los miembros del magisterio y aunque se han buscado alternativas viables al problema las respuestas han sido nulas y los docentes siguen enfrentando la calamidad cuando van en busca de un servicio médico que por ley le corresponde”, dijo.

Rivero exhortó al magisterio del Cesar a unirse al cese de actividades por 24 horas para que además se logre el pronunciamiento del Ministerio de Educación como fideicomitente.

Resaltó que de no lograr una solución para que se cumplan los términos de referencias de contratos firmados por los prestadores de servicios, Aducesar estará dispuesta a ejecutar acciones más contundentes en aras de preservar la salud y la vida del magisterio cesarense y sus familias.

El paro del próximo 23 de julio incluye además movilizaciones y plantones. En Valledupar se llevará a cabo la concentración en las inmediaciones del Parque Santa Lucía y en Aguachica los maestros se harán presentes en la sede de UT-Fundación Médico Preventiva a partir de las 7 de la mañana.

Y así en otros municipios importantes los docentes harán visibles la protesta en aras de conseguir respuestas a sus peticiones.

PROBLEMA DE NUNCA ACABAR

Paros, reuniones, acuerdos y hasta actas de compromiso, se han firmado entre autoridades y representantes del gremio docente para solventar esta problemática que por años ha mantenido en jaque al magisterio, y hasta la fecha el servicio médico sigue siendo igual de pésimo sin importar la seguridad de las personas encargadas de formar a hombres y mujeres en el país, dijo Ada Churio, profesora en el municipio.

Explicó que Aducesar ha agotado las instancias para recibir una respuesta acertada, “ahora vamos a un nuevo paro de actividades y ojalá sea una de las soluciones a nuestras peticiones. Parece que al Ministerio de Educación no le importa nuestra seguridad sino el trabajo que le aportemos al sistema”.

Luciano Nieto, profesor de Educación Física, puntualizó que la mayor necesidad del gremio docente se refleja en el sector salud. “No recibimos la atención que merecemos en los centros asistenciales y por ende en algún momento podremos fallar como seres humanos y no contamos con garantías sociales por parte de los gobiernos de turno”, dijo.

Zoila Acuña también fue enfática al afirmar que a su juicio estas protestas quedan en compromisos y acuerdos que nunca se cumplen. Es necesario aplicar estrategias más contundentes, ya que la meta es alcanzar la verdadera solución a las deficiencias de los servicios médicos que reciben los docentes.

LA LUCHA NO ES NUEVA

En lo que va del año, agremiados a Aducesar han protagonizado varias protestas. La primera fue en apoyo a la convocatoria nacional que realizó Fecode para exigir al Gobierno nacional más recursos para las instituciones oficiales y mayor seguridad social para los docentes.

En abril los maestros volvieron a las calles para solicitar una vez más la atención del Ministerio de Educación. En el mes de mayo la protesta hizo eco en el departamento del Cesar y los profesores salieron a protestar una vez más para pedir sea intervenido el sistema de salud que los ampara.

En esa oportunidad se firmó un acta de compromiso entre la empresa prestadora del servicio de salud, MEN, Fiduprevisora y Supersaludpara normalizar la atención a los maestros de conformidad a los pliegos de condiciones y términos del contrato.

Se acordaron siete puntos en los que se destacan que se debieron haber entregado los medicamentos pendientes. Las citas médicas, estudios y exámenes especializadosse activarían de manera eficiente a través de los centros de atención, correos y solicitudes presenciales; la asignación de  consultas con especialistas, además de practicar exámenes y estudios pendientes. Todos estos procesos debieron haberse cumplido entre los meses de mayo y junio y hasta la fecha todo quedó en el papel.

Lo mismo ocurrió con las hospitalizaciones, cirugías y citas con médicos especialistas.El pliego de peticiones no sólo involucra al personal activo, los pensionados también son motivo de atención para el gremio y se aspiran acordar beneficios por ser personas que por años ofrecieron sus servicios al Estado a través de la educación.

Por su parte, Luis Rodríguez, secretario de Educación Departamental, manifestó que de manera bimensual sostiene reuniones con el gremio y las solicitudes en materia de salud han sido reiterativas, pero el problema persiste. “Las peticiones son válidas y los docentes están en todo el derecho de exigir soluciones, pero más allá están los efectos que sobre los estudiantes se generan. Como líder del gremio en el departamento, estoy en la disposición de ayudarlos a gestionar nuevamente las alternativas a sus problemas”, dijo.

Agregó que la intención no es paralizar las clases y para ello hay otras vías que se deben agotar hasta conseguir soluciones que beneficien a los docentes y al estudiantado.

PROYECTO DE LEY

Ante esta constante práctica de paros y huelgas en el sector educativo, la senadora Paloma Valencia, del partido Centro Democrático, buscaba la consolidación de un proyecto de ley sobre educación que en términos prácticos no permitiría los paros de maestros en el país, iniciativa que a última hora fue retirada por términos jurídicos según se conoció el día de ayer.

La propuesta había sido creada para garantizar el derecho a la educación como un servicio esencial que no sería susceptible a paros. “Si la educación es un servicio público esencial, no importa que lo presten privados, como ocurre en el caso de los servicios públicos, debe tener las mismas condiciones para todos los colegios e instituciones del país”, planteó la senadora.

Resaltó además que está consciente que los sindicatos de maestros del país no respaldarían la iniciativa porque las protestas son su mecanismo de defensa antes las deficiencias del sector educativo; pero la intención es defender los derechos de los niños por encima de los de los demás, sin necesidad de que paguen ‘los platos rotos’ de las exigencias de los maestros con cese de actividades.