Diario del Cesar
Defiende la región

Pruebas contra el capitán Merchán fueron contundentes: Procuraduría

490

Tras conocerse la decisión por parte de la Procuraduría General de la Nación de destituir e inhabilitar por 14 años y un mes  al capitán de la Policía, Eduardo Andrés Merchán Prieto,  investigado por acceso carnal contra una teniente de la institución, la uniformada se mostró complacida por la determinación del órgano de control.

“Es bastante satisfactorio no solo para mí sino para las múltiples mujeres que lastimosamente también han sido víctimas de estas atrocidades” aseveró la teniente Kelly Johana Sierra Pineda.

La Procuraduría dio a conocer las pruebas que lo llevaron a imponer la sanciona contra el uniformado, acusado de violar a la mujer en hechos ocurridos el pasado 24 de noviembre en una fiesta de oficiales celebrada en el Comando de la Policía del Cesar.

Dentro de la providencia emitida por la Procuraduría, se resolvió dicha penalidad calificándola calificó como una falta gravísima cometida a título de dolo, derivado de la demostración que la defensa de la teniente habría hecho sobre la supuesta comisión del acceso carnal violento por parte de Merchán Prieto, quien pese a ser miembro de la fuerza pública y orgánico de la Policía Nacional, habría transgredido los principios que rigen al estado.

Precisamente para emitir dicha sentencia, señaló que se tuvieron en cuenta los testimonios y documentos aportados por el uniformado, las versiones entregadas por tres uniformados presentados como testigos de la defensa y las valoraciones médicas y forenses realizadas tanto a la teniente Sierra como al capitán Merchán.

ESTABA CONSCIENTE DE LO QUE HACÍA

“El capitán sabía todo lo que hacía. Claramente eso corresponde a una estrategia para justificar sus actos ante sus superiores porque lo que aquí se ha comentado a partir de su versión libre y más prueba era que estaba es total uso de sus capacidades intelectivas y que tenía conocimiento pleno de los hechos que realizaba”, dijo en la lectura del fallo la procuradora delegada Carmen Restrepo.

Así mismo, indicó que se pudo inferir de manera razonable que las al menos 15 lesiones descritas por Medicina Legal en cuanto al estado de la teniente luego del hecho, son consistentes de haberse ocasionado por forcejeo. Precisamente, las valoraciones físicas y psicológicas practicadas a la teniente fueron determinantes para tomar la decisión.

Pese a versión libre entregada por el oficial ante la Procuraduría, el Ministerio Público señaló que las pruebas recaudadas fueron suficientes para probar que quien fungía como comandante del Cuarto Distrito de la Policía del Cesar, con sede en Curumaní, forzó a la mujer a intimar con él. Sin embargo el fallo de primera instancia fue apelado por la defensa del Merchán.

“Al otro día de la ocurrencia de los hechos, el capitán rindió un informe al comandante del departamento de Policía del Cesar y presentó dos denuncias por injuria y calumnia contra la teniente: una ante la Sijín y otra ante la Fiscalía, donde dice que no recordaba nada de lo que pasó el día del 24 de noviembre porque estaba en alto grado de embriaguez y que se despertó a eso de las 3 p. m., cuando la teniente estaba divulgando los hechos investigados.

Sin embargo, en la versión libre rendida el pasado 14 de febrero, afirmó que si había tenido relaciones sexuales con la teniente, dando detalles puntuales del encuentro íntimo, recordando ‘repentinamente’ todo lo sucedido. Mencionó que supuestamente, ella también sostuvo relaciones con el coronel (José Castañeda) en la piscina, luego con él en la habitación y que se fue luego de él que hubiera perdido la erección para tener sexo con otra persona. Pero todo eso resultó poco creíble por la contradicción”, explicó el abogado Nixon Forero, apoderado de la teniente.

Recordó además que el testigo estrella del uniformado, el auxiliar Leobardo Díaz Medina, dijo dentro del interrogatorio rendido ante la Procuraduría que le habían manipulado el testimonio y que en ese sentido, le cambiaron la versión que rindió ante la Inspección General de la Regional 8 de la Policía, suprimiéndole una parte de su relato para beneficiar al coronel Castañeda, quien fungía para la época como subcomandante de la Policía del Cesar y estaba presente en el momento de los hechos.

Por lo anterior, la Procuraduría compulsó copias para que investigaran al capitán Merchán, al citado subcomandante, al funcionario de disciplina y al mismo auxiliar.

“Soy totalmente inocente y lo que se ha hecho hasta el momento ha sido completamente descalificativo, violando todos los derechos que tengo. La prueba científica ha demostrado que la escena que narra la teniente no existe ni pudo existir, pero eso se debatirá en el fallo de segunda instancia”, indicó Merchán Prieto.

El ente de control también tuvo en cuenta que el oficial inicialmente no suministró las claves de su teléfono celular, donde presuntamente habría pruebas de lo ocurrido, y cuando las proporcionó, las mismas estaban encriptadas. Según su abogado, no eran descifrables por ‘temas de seguridad nacional’.

LA DENUNCIA

“El 24 de noviembre del 2018, sobre el medio día, la teniente profesional de 30 años se encontraba departiendo en la piscina que se ubica en el comando central de la Policía del Cesar, en compañía de otros agentes. De repente, de manera arbitraria, Merchán Prieto tomó un celular que estaba en una mesa, de propiedad de la víctima, y salió caminando hacia uno de los alojamientos que está cerca al casino y se encerró allí. Ella, al observarlo, se dirigió hasta la habitación para reclamar su celular, de tal suerte que allí es abordada violentamente por el hombre, que la tomó por las extremidades y la tiró bruscamente a una de las camas. Utilizando la fuerza, logró rodarle la pieza de baño que vestía para accederla sexualmente por su vagina, en contra de su voluntad. Ella forcejeó por un momento, intentó golpearlo para que la soltara, pero ello fue fallido ya que él logro saciar su deseo sexual utilizando la violencia y la fuerza bruta”, dijo la Fiscalía durante la imputación del proceso penal que se sigue contra el capitán.

Aseguró después que eso fue corroborado por el Instituto de Medicina Legal mediante informe pericial del 26 de noviembre de 2018, que en su aparte final concluye que ‘tenía dos equimosis que corresponden a hematomas, y aumento de sangre en un órgano a nivel de genitales externos de maniobras sexuales y/o penetración reciente. Se evidencia huella de lesiones recientes caracterizadas por múltiples equimosis leves y moderadas a nivel de miembro superior e inferior. Las lesiones encontradas en la superficie corporal de la víctima son ocasionadas con mecanismo de trauma contundente y estas generan una incapacidad de 15 días.