Diario del Cesar
Defiende la región

Los artistas vallenatos y su devoción por la Virgen del Carmen

1.084

Por
William
Rosado
Rincones

Los fieles seguidores de la virgen del Carmen, hoy se volverán a aglomerar en los lugares de veneración tanto en Valledupar como en muchos pueblos de la geografía nacional, ahí confluyen muchos fieles entre los que se destacan varios artistas que encuentran en esta fecha, no solo el recuerdo de los milagros, sino una fuente de trabajo, pues muchos son contratados para varios días de la celebración pagana que va paralela a la religiosa.

En este trasegar, han sido notorias las manifestaciones de fe de muchos de los artistas vallenatos quienes han testimoniado públicamente en sus obras, la devoción y los milagros atribuidos a la sagrada imagen, canciones, muchas de las cuales, han sido elevadas a la antología de los listados folclóricos.

Entre esos cánticos de agradecimiento que cobran vigencia en una fecha como hoy se destaca una canción grabada por los hermanos Zuleta Díaz, una familia que ancestralmente le ha rendido culto a la patrona desde las inolvidables velaciones que en El Plan La Guajira hacía la mamá del viejo Emiliano Zuleta, la matrona Sara Baquero Salas, tronco genealógico de este clan.

/No hay cosa más bonita que sentirse uno con fe

Y tener devoción por cualquier cosa en la vida,

Por desde muy niño me he podido convence’

Que la virgen del Carmen es mi santa preferida/.

Esta inspiración es de Emilianito Zuleta Díaz, quien fiel a la tradición familiar, guarda esa fecha con mucha rigurosidad y le dio como regalo a su santa preferida, estas letras que son bases de la predicación folclórica que le brinda el vallenato a este tipo de creencias.

Este tema era la oración cantada durante las celebraciones  de algunas familias adineradas de Barranquilla, especialmente, los Coronado, cuyo principal miembro, Enrique Coronado, es mencionado en la letra de la cancón. Era una pomposa procesión que todos los años se hacía  en el barrio El Prado de Barranquilla.

EL MÁS FERVIENTE 

Pero tal vez, la más profunda publicidad mediática a través de la música se la dio a la virgen del Carmen, Diomedes Díaz, quien no solo le hizo canciones, sino que hasta en los saludos le hacía mención, además de que su imagen solía acompañarlo en sus viajes en un busto, en el bus, como cualquier miembro más del conjunto, aparte de su escapulario, y como si fuera poco, a una finca de su propiedad, le puso el nombre de ‘La Virgen del Carmen’.

Aparte de las frases en las que invocaba su nombre, son varias las canciones en las que hace referencia a su devoción: ‘A Mitad del Camino’ ‘Mi Muchacho’, ‘Un Canto Celestial’ y ‘Volver a Vivir’, en la cual le hizo la promesa de construirle una iglesia en Valledupar, pacto que no le cumplió y por eso algunos ortodoxos de la fe dicen que esto le causó su muerte tempranera.

/Y a mi gran Virgen del Carmen

Que no se aparte de mí

Que si me para de aquí

Le hago una iglesia en el Valle/.

La herencia espiritual a Diomedes Díaz, fue inoculada en las velaciones de sus antepasados en la desértica Guajira, allí le metieron en el alma una veneración eterna, a tal punto que su imagen nunca falto a su lado, incluso la que Juancho Rois en alguna le regaló, la que instaló en su finca como un recuerdo imperecedero de su acordeonero fallecido.

En la canción ‘A Mitad de Camino’, ‘El Cacique de La Junta’ narra el origen de su creencia y expresa que su fe se debe a la recomendación que de él hizo su madre al momento de nacer, por eso le pedía angustiosamente en los momentos de flaqueza en su accidentada vida, según lo palpa la letra de este testimonio:

/Y el mes de Julio en su afán va de paso

Y cuantas penas se quedan conmigo

Y el 16 se queda en mi regazo

Virgen del Carmen porque soy tu hijo

Precisamente tú me tienes vivo

Pero ayúdame a salir del fracaso

Por eso te canto pidiéndote auxilio

Porque ya voy a mitad del camino

Y no he podido llegar a tus brazos

Por eso te canto pidiéndote auxilio/

Hoy las cosas han cambiado, las libertades de cultos le han restado devoción en la parte vallenata a la virgen del Carmen, ahora  se ven más practicantes en otros cultos cristianos porque las generaciones de los Zuleta y de Diomedes, si bien a veces invocan su nombre, no se han conocido más canciones en su honor, pese a que en esta fecha la virgen del Carmen les da trabajo por los cientos de celebraciones en diversos pueblos en donde son contratados los grupos de todas las categorías.