Diario del Cesar
Defiende la región

Salvatore Mancuso habla sobre empresarios y políticos

15

Salvatore Mancuso fue el jefe máximo de las llamadas Autodefensas Unidas de Colombia después del asesinato de Carlos Castaño, ordenado por su propio hermano.

A diferencia de casi todos los otros jefes paramilitares, Mancuso recibió una educación exquisita. Atendió la Universidad de Pittsburgh, en Estados Unidos, y la Javeriana de Bogotá.

Mancuso volvió a Colombia después de cumplir su condena en Estados Unidos, y de haber pasado por una especie de limbo esperando si era enviado a Colombia o a Italia, país cuya nacionalidad tiene por ser hijo de italiano.

Él venía de un limbo y cayó en otro porque, aunque ya pasó 15 años preso en Estados Unidos pagando su condena por narcotráfico, tiene asuntos pendientes en tres jurisdicciones: la ordinaria, la de Justicia y Paz, creada como tribunal especial para los paramilitares; y la JEP, hechas para los guerrilleros de las Farc, miembros de la fuerza pública y terceros responsables.

La JEP no estaba inicialmente concebida para procesar a miembros de la autodefensa como él, pero ahora parece que sí dentro del galimatías jurídico en el que vivimos.

Su aterrizaje en Colombia, hace poco más de tres meses, tiene a algunos aterrados por todo lo que sabe y puede decir.

Sin duda hay muchos temas para hablar con él.

En la entrevista, el exparamilitar explicó que regresó al país “no porque estaba en un limbo jurídico, yo podía quedarme en Estados Unidos, pero el presidente Petro me invitó a ser gestor de paz, quise venir a Colombia a ayudar con la paz. Volví al país porque quiero honrar la determinación del presidente y tengo una deuda de honor con las víctimas”.

Asimismo, destacó que “no tengo nada pendiente con la justicia de Colombia, ni del mundo, merezco la libertad, estoy detenido de manera ilegal y arbitraria”.

Por otra parte, reconoció que ha pensado en renunciar a alguna de las jurisdicciones de paz de Colombia: Justicia y Paz o a la JEP.

“¿Cuál es el mensaje que se les está enviando a los grupos rearmados? Que se desmovilicen para someterse a dos densos sistemas de justicia y ninguno cumple. Estoy analizando y estudiando con mis abogados la posibilidad de renunciar a uno o a los dos sistemas de justicia transicional”, afirmó.

Mancuso explicó que en su caso ni la JEP ni Justicia y Paz “han cumplido”.

Asimismo, mencionó que líderes de grupos armados que quieren someterse a la justicia a través de uno de estos mecanismos, pero lo piensan al ver la situación actual de estas jurisdicciones.

“Esto es algo que tenemos que arreglar con urgencia porque fueron estos incumplimientos los que llevaron al asesinato de 5.000 personas de las Autofedensas luego de la desmovilización”, sostuvo.