Diario del Cesar
Defiende la región

Comenzó la ‘puja’ por los Premios Óscar

17

Transcendió en los medios de comunicación la lista de las películas nominadas en las principales categorías para la 95 edición de los Premios de la Academia, que se entregarán en Los Ángeles el próximo 12 de marzo.

La película de ciencia ficción “Todo en todas partes al mismo tiempo” lidera la carrera al Óscar con 11 nominaciones, seguida del filme antibelicista alemán “Sin novedad en el frente” y la comedia negra irlandesa “Los espíritus de la isla” (“Almas en pena de Inisherin” en España), ambas con nueve nominaciones.

En la categoría de Mejor Película, se encuentran las siguientes: “Sin novedad en el frente”, “Avatar: El camino del agua”, “Los espíritus de la isla” (“Almas en pena de Inisherin” en España), “Elvis”, “Todo en todas partes al mismo tiempo”, “Los Fabelman”, “Tár”, “Top Gun: Maverick”, “El triángulo de la tristeza”, y “Ellas hablan”.

En la categoría de Mejor Director: Martin McDonagh, Daniel Kwan y Daniel Scheinert, Steven Spielberg, Todd Field,  y Rubén Ostlund.

Mejor actor:  Austin Butler, por su personaje en la cinta “Elvis”; Colin Farrell, en “Los espíritus de la isla”; Brendan Fraser, en “La ballena”; Paul Mescal, en “Aftersun”, y Bill Nighy, en “Living”.

Mejor actriz:  Cate Blanchett, por su personaje “Tár”; Ana de Armas, “Blonde”;  Andrea Riseborough, “To Leslie”; Michelle Williams, “Los Fabelman”; Michelle Yeoh, “Todo en todas partes al mismo tiempo”

Mejor actor de reparto: Brendan Gleeson, Brian Tyree Henry, y Judd Hirsch, Barry Keoghan, y  Ke Huy Quan.

Mejor actriz de reparto: Angela Bassett, por su personaje en “Pantera Negra: Wakanda por siempre”; Hong Chau, “La ballena”; Kerry Condon, en “Los espíritus de la isla; Jamie Lee Curtis y Stephanie Hsu.

ANÁLISIS DEL CINEASTA GONZALO RESTREPO

 

El cineasta Gonzalo Restrepo, a continuación, nos entrega su análisis sobre la película “Todo en todas partes al mismo tiempo”, ganadora de los “Critics Choice Awards” 2023 al mejor filme.

“Sin discusión alguna esta película es una seria reflexión hacia el metaverso en el cine. Y si me apuran, pone el pie en el acelerador para este tipo de cine y las futuras generaciones. Claro que no todos los temas en el cine serían proclives a esta manera de contar una historia, pero sí un amplio espectro y en esos híbridos con la comedia, drama, terror, en fin; sin dejar de lado los buenos argumentos.

El metaverso es un concepto de un universo 3D persistente en línea que combina múltiples espacios virtuales diferentes. Puedes pensar en esto como una versión futura del Internet. El metaverso permitirá a los usuarios trabajar, reunirse, jugar y socializar juntos en estos espacios 3D. Y su concepto (salvo otras investigaciones) “fue desarrollado en la novela de ciencia ficción “Snow Crash” de Neal Stephenson. Sin embargo, si bien la idea de un metaverso alguna vez fue ficción, ahora parece que podría ser una realidad en el futuro.

Regresando a la película hoy analizada y respecto a esta historia, la propuesta es bien válida, pues más de uno se identificaría con el personaje de Michelle Yeoh (Evelyn) y “Globo de Oro” este año por su roll, cuando de pagar los impuestos se trata o de enfrentarse a personajes como el caracterizado por Jamie Lee Curtis.

Lo que sí puedo garantizar en esta propuesta de sus directores los Daniels (ganadores también de los premios “Critics Choice Awards” este año) es que la cinta goza de increíble imaginación y creatividad y el de sobrellevar parte del absurdo y caos en algún tramo de la diégesis, de “vez en cuando y en algunas partes”.

Cualquier contexto o escenario, por muy risible que pudiese parecer, es viable durante la observación de este filme, reitero, entretenidísimo y ecléctico, que indican que sus creadores tienen un mundo íntimo pleno de vibraciones, y que dentro de ese metaverso: exteriorizan o expresan turbaciones a veces difíciles de controlar cargado de originalidad por un lado y despropósito por otro, pero un disparate válido en la medida de, y sin duda alguna, de las hermanas Wachowski entre otros cineastas. Y no es que compare, simplemente me refiero a las intencionalidades en el marco de las descripciones cinematográficas y tono.

También lo que menos debe de intranquilizar al espectador por su propia conexión con lo que ve, es lo que cavila Evelyn en su mente, en quien coexistirán intereses viles de sucesos (algún pos apocalíptico), algo de pavor, una acotación social fragmentada y cargada de adrenalina y suspense, por una razón. Cuántas veces no hemos estado en nuestro interior representando otra situación frente a la que nos ha sacado de quicio.

La capacidad de atrapar en cada plano cinematográfico, su liberalísimo conjunto de imágenes cínicas y absurdas, siempre superlativas, hacen de esta película una de las más prendedoras con el gran cine disruptivo (y no solo de subterfugios emocionales). Una película que recupera para el cine una revisión de hacia dónde vamos con el metaverso, que parece lejos, pero está a la vuelta de la esquina”.