Diario del Cesar
Defiende la región

El secuestro en el país se disparó un 27% en un año

15

Quien quiera que haya dicho que los secuestros eran cosa del pasado en Colombia, tristemente se equivocó. Este delito aumentó entre 2021 y 2022, según los registros de la Policía, al pasar de 160 casos a 203 (43 más), lo que refleja una subida del 27 %.

Según la entidad, las principales víctimas son ganaderos, agricultores, comerciantes y miembros de la Fuerza Pública. La mayoría de secuestros se atribuyeron a grupos armados ilegales y delincuentes comunes, que buscan lucrarse del sufrimiento ajeno.

Así ocurrió hace apenas tres semanas en el Meta, cuando una banda conocida como “los Trocheros” raptó al ganadero John Kennedy Osorio, de 45 años; y 48 horas después, en Granada, al hacendado Vicente Ortiz Álvarez, de 72 y padre de la abogada Helen Ortiz, secretaria General del Ministerio de Justicia.

Por ambos, el grupo ilegal pedía $1.300 millones a sus familiares. Pero se quedaron con las manos vacías, pues el año nuevo llegó con la noticia del rescate de estos cautivos.

Otro de los casos más impactantes fue el de un ganadero de 55 años, aprehendido por miembros de la banda “los Guajos” el 28 de octubre de 2022. Aquel día se desplazaba desde Valledupar hasta su finca en el sector Puente Callao, cuando lo interceptaron hombres armados.

Por su liberación, los criminales exigían $1.500 millones. Agentes del Gaula ubicaron el lugar del cautiverio en el municipio de Distracción, en La Guajira, y se enfrentaron a tiros contra los delincuentes, matando a uno de ellos y capturando a otro. El ganadero fue rescatado, sano y salvo.

La investigación prosiguió y el pasado 8 de enero fueron arrestados otros tres implicados en el rapto.Según la estadística policial, el número de rescates de secuestrados también se incrementó en Colombia, al pasar de 24 casos en 2021 a 48 en el 2022.

Los primeros raptos del año

En lo corrido de 2023 continuó la dinámica criminal y ya se han registrado cuatro secuestros, con seis víctimas rescatadas en los mismos y las capturas de 12 secuestradores.

El Gaula advirtió que la modalidad de “falso servicio” está de moda entre los secuestradores, por lo que la ciudadanía debe tomar precauciones acerca de qué tipo de gente le ofrece un trabajo.

Este modus operandi consiste en contactar a una persona por vía telefónica o chat, y citarla a un sitio rural o barrio alejado para hacer una labor a domicilio. Puede ser una consulta médica o veterinaria, una oferta de venta de vehículos o predios.

Al llegar al sitio, la víctima es raptada y sus seres queridos extorsionados.

Así le ocurrió a un jardinero de Bogotá, a quien contactaron para que cotizara un arreglo de ornamentación en Siberia, Cundinamarca.

En el camino debía recoger a dos personas que lo guiarían hasta el sitio, pero estos lo encañonaron y lo obligaron a desviarse hasta una casa del barrio Lisboa, en la localidad bogotana de Suba.

Una vecina observó cuando lo entraron a la fuerza y avisó a la Policía. Al poco tiempo, el Gaula allanó la propiedad, capturó a cuatro sospechosos que pretendían escapar en un taxi y liberó a la víctima.

En el mismo lugar encontraron el cadáver del propietario de la casa, un anciano de 67 años de edad. La banda lo había amordazado y torturado hasta la muerte, para arrebatarle la vivienda y usarla como guarida.

/El colombiano