Diario del Cesar
Defiende la región

Comenzó la era de Gustavo Petro

25

Fiel a su talante y estilo, el presidente Gustavo Petro inició su período con una orden: tráigame la espada del Libertador Simón Bolívar. Horas antes su antecesor había negado el permiso para que la icónica arma estuviera en la plaza donde se llevaría a cabo la posesión. 

A la Plaza de Bolívar, que venía siendo preparada logísticamente semanas atrás, llegaron colombianos de las diferentes regiones del país a acompañar al presidente electo, esto teniendo en cuenta que por primera vez gente del común pudo estar en el mismo lugar en el que se realizó el acto oficial.

La tradicional plaza fue dividida en dos partes: frente al Congreso de la República estaban las familias del presidente, la vicepresidenta Francia Márquez, el Gabinete ministerial y los invitados especiales nacionales e internacionales que llegaron al centro de Bogotá a presenciar la posesión del primer Gobierno de izquierda que llega a Colombia; en el lado del Palacio de Justicia estaban miles de seguidores de Petro, que coreaban permanente cantos como «Sí se puede» o «Petro, amigo, el pueblo está contigo».

Desde muy temprano la Plaza comenzó a ocuparse, a las 05:00 a.m., la logística inició a organizarse, a esa misma hora ya habían llegado asistentes al lugar. Al mismo tiempo, durante toda la mañana hubo actos artísticos en el Parque Santander, la Plazoleta del Rosario, la Plaza de las Nieves y el Parque de los Periodistas.

Entre el público se sentía alegría, emoción, nostalgia, en medio de los cantos también se veían lágrimas en los rostros de los asistentes que manifestaron sentirse plenamente identificados con el presidente electo.

Cerca de las 02:40 p.m. llegó a la Plaza la vicepresidenta en compañía de su familia. A diez minutos de las empunto terminó el acto protocolario para dar paso oficial al acto presidencial, los gritos comenzaron a aumentarse en la Plaza, esto a la expectativa de la posesión.

A las 03:00 p.m, el presidente electo salió del Palacio de San Carlos, sede de la Cancillería, junto a su esposa Verónica Alcocer, sus hijos Andrea Petro con sus dos hijas, detrás salieron Sofía y Antonella Petro, y Andrés y Nicolás Petro, junto a su esposa. La familia realizó el recorrido hasta la Plaza de Bolívar en compañía de su familia y la seguridad presidencial.

Petro lució un traje Bespoke en un tono azul medio hecho a la medida y confeccionado a mano por sastres artesanos con un tejido Scabal.

La primera dama lució un diseño escogido compuesto por una columna enteriza tipo mono con pantalón palazzo de crepe ivory, forrada en seda duchesse acompañada con una capa de cuello envolvente y prenses «full length», adornada con botones plata de joyería artesanal tejidos en filigrana Momposina.

A las 3:13 p.m. hizo presencia en la tarima el presidente electo, saludó a los presidentes internacionales y al Rey Felipe VI de España. Alzando su brazo en señal de triunfo, fue ovacionado por los asistentes del lugar y comenzó el acto protocolario del evento liderado por el presidente del Senado, Roy Barreras, y el secretario del Senado, Gregorio Eljach Pacheco.

En la voz de la Betty Garcés Bedoya, soprano y bailarina negra, fue interpretado el himno nacional de Colombia.

Mientras el público gritaba “Petro, amigo, el pueblo está contigo”, el presidente electo tomo juramento ante el presidente del Senado en compañía del presidente de la Cámara, David Racero. La senadora María José Pizarro le impuso la banda presidencial a Petro, acto cedido por Barreras a la senadora, momento tan simbólico, que provocó lágrimas entre los senadores y el presidente.

Después de ubicar en su sastre la paloma de la paz, a las 03:18 p.m. oficialmente Petro se convirtió en el presidente de Colombia. A continuación juramentó la vicepresidenta Francia Márquez.

Y para sorpresa de muchos, como su primera gran orden, el presidente Petro ordenó a la Casa Militar sacar la espada de Simón Bolívar de la Casa de Nariño, que el presidente Duque había ordenado no retirar. Mientras la espada era trasladada, el presidente del Senado tuvo que decretar un receso de varios minutos. Un grupo de soldados, con el traje militar de la independencia, acompañaron a la espada hasta la plaza./Colprensa.