Diario del Cesar
Defiende la región

Las 3 hipótesis desde Colombia sobre el crimen del fiscal Pecci

9

La primera hipótesis del asesinato del fiscal paraguayo tendría relación con las investigaciones que adelantaba contra el terrorismo internacional. 

La Fiscalía y la Policía unieron a sus mejores agentes, al tiempo que trabajan en coordinación con las oficinas de la Interpol de Colombia, Paraguay, Ecuador, Perú, Argentina y Chile, en un esfuerzo para capturar a los dos sicarios que asesinaron en Cartagena al fiscal especializado contra el crimen organizado, narcotráfico, lavado de dinero y financiamiento del terrorismo de Paraguay, Marcelo Pecci.

El director de la Policía, general Jorge Luis Vargas, precisó que igualmente se trabaja en coordinación con la Fiscalía y policías de Paraguay en el cruce de información en tiempo real y con las oficinas de la Interpol no solo de Colombia sino de América Latina.

El oficial reveló que también se coordinan esfuerzos con los investigadores en los barrios de Cartagena, en los hoteles, en los aeropuertos de Cartagena, Barranquilla, Santa Marta, Coveñas, Bogotá y con Migración Colombia.

En la capital de Bolívar, precisó, se tienen más de 300 uniformados y agentes de inteligencia en sitios estratégicos en retenes móviles y estacionarios en la búsqueda de información que nos permita ubicar y capturar a los responsables del crimen que causó conmoción a nivel nacional e internacional.

Expresó que los agentes de la Sijín y de la Sipol han visitado más de 100 hoteles y han hablado con los administradores, con los conserjes y demás personal en la búsqueda de información. Igual ocurre en los barrios para establecer si existe algún hecho relacionado con el caso.

Destacó el trabajo con los Policías del Crimen Organizado del Paraguay. “Nos están entregando información en tiempo real y hay un trabajo en línea de tiempo que nos permite verificar y hacer descartes. Digamos que en este breve tiempo hemos recibido muy buena información y en tan corto tiempo también hay un avance significativo aquí en Colombia”.

En cuanto a si hay personas muy cercanas al fiscal Pecci en la investigación, el general Vargas insistió en que “esas son preguntas del trabajo propio del proceso”.

SOSPECHOSO 

De otro lado, Vargas, con la vicefiscal general, Martha Mancera, y autoridades paraguayas en Cartagena, insistieron en que “el sospechoso que aparece en el retrato hablado y el afiche de búsqueda difundido el martes 10 de mayo, y quien habría sido la persona que accionó el arma contra Pecci, tiene acento caribeño, mide 1,74 metros y tiene tez trigueña”.

En cuanto al supuesto “acento caribeño” insistió en que no queremos afirmar y queremos mantenerlo en reserva y lo he hablado con los investigadores para no generar temas como xenofobia.

“Todo está en investigación, acudimos a todos los procesos y no podemos descartar ninguna pista. Hablamos con cuatro ciudadanas uruguayas y de otras nacionalidades e incluso sus declaraciones están en manos de la Fiscal del caso. No hay detenidos hasta el momento”, acotó.

Aseguró que “el crimen fue un magnicidio contra la justicia cometido por un sistema de crimen organizado trasnacional con la alta planeación e inversión de recursos para cometer este hecho”.

Trascendió que ninguna autoridad en Colombia fue informada ni por el Gobierno ni la embajada de Paraguay de la presencia del fiscal antimafia Marcelo Pecci, pues en “caso contrario se le habría prestado un servicio de protección”.

La Fiscalía insistió en que se trabaja en un espectro amplio de acción, cámaras, dactiloscopistas, peritos morfológicos y otros especialistas que integran el equipo interdisciplinario en un esfuerzo para identificar y capturar a los responsables del homicidio de Pecci.

Tanto el Fiscal General como el Director de la Policía recordaron que “por información que permita ubicar a los responsables del crimen, el Gobierno nacional ofrece una recompensa hasta de dos mil millones de pesos”.

 

LA DECLARACIÓN DE LA ESPOSA 

La esposa de Pecci dijo a comunicadores de Asunción que “llegaron dos hombres que se acercaron y le dispararon. Los miembros de seguridad del hotel no pudieron reaccionar”. Además, expresó, que “algunas personas que intentaron reaccionar recibieron un disparo de advertencia de los homicidas, lo que los desanimó”.

Afirmó que el esposo no tenía ninguna amenaza y que nunca había sufrido atentados en Paraguay. “Él no tenía ninguna clase de amenaza, nosotros estábamos sin protección, porque no sentimos riesgos o venganzas por su trabajo”.

De otra parte, destacó que el retrato hablado que elaboró la Policía colombiana, es exactamente igual al hombre que le disparó a Pecci.