Diario del Cesar
Defiende la región

Sin nada que celebrar, médicos del hospital salen para protestar  

138

Hoy se celebra el Día Panamericano del Médico, fecha emblemática que aunque sería sinónimo de celebraciones, en el municipio de Valledupar el gremio asegura que no hay nada que festejar, solo conmemorar, principalmente los galenos del Hospital Rosario Pumarejo de López, a quienes ya les adeudan trece meses de salario y desde el mes de julio, mantienen una lucha por el respeto a su dignidad laboral sin recibir soluciones a fondo.

Por tal motivo, se harán sentir hoy nuevamente en las calles de la capital del Cesar, y desde las 7:00 de la mañana realizarán una caravana que saldrá del área de Consulta Externa del hospital y recorrerá las principales avenidas de la ciudad con retorno al centro de salud.

Participarán los trabajadores de la salud vinculados a través de las diferentes asociaciones sindicales, quienes levantarán nuevamente su voz de protesta por el no pago de más de un año de trabajo, además de las precarias condiciones laborales en las que nos encuentran laborando y con ello la falta de garantías laborales.

“El 3 de diciembre de 1953, hace 67 años, se estableció esta fecha que tiene una connotación especial para los Médicos Panamericanos.

A la fecha de hoy no existe nada que celebrar, solo conmemorar o recordar algo solemnemente, lo que en otrora fue algo de orgullo para quienes determinamos  ser médicos”, manifestó Gustavo Filizzola Hernández, médico Anestesiólogo en el HRPL.

A través de un comunicado, el galeno manifestó que la pandemia por Covid-19 reveló dos condiciones: primero ser denominados despectivamente “héroes” es decir famoso, ilustre y reconocido por sus virtudes o hazañas, ninguna cualidad de esa tenemos; y la segunda, la verdadera situación del Talento Humano en Salud (THS).

 “Atrás quedó el reconocimiento social, vivimos la desvalorización de nuestra profesión médica y la ausencia de remuneración digna y justa. En el hospital ya entramos  al mes 13 de lo adeudado. La precariedad laboral manifestada en la subcontratación, tercerización o intermediación, todo en contra de nuestra dignidad profesional”, dijo.

El THS es víctima del Sistema Nacional de Salud, porque atenta contra la integridad y bienestar laboral. Se degeneró el sentido humanístico y social que inculcaban en las universidades públicas del país, hoy cunde el egoísmo, la ética utilitarista y el desinterés por el bien común.

Julio Julio Peralta, médico del Hospital Rosario Pumarejo de López y de la mesa de concertación  de los trabajadores de la salud, reiteró que hoy es un día para conmemorar y no celebrar. “En el hospital nos adeudan trece meses de salario y ya está corriendo el número 14 en el caso de los especialistas, a los médicos generales se les deben 9 meses y al personal de enfermería siete”.

Reiteró que desde el mes de julio iniciaron una lucha que poco ha dejado resultados, ya que consideran que están peor que antes; siguen trabajando con asociaciones sindicales de ‘papel’, el hospital está sin pacientes y atendiendo una población de migrante por cuyo gastos nadie responde.

 “Exhortamos al Gobierno nacional a voltear la mirada hacia el personal médicos en el Cesar, es necesario concretar soluciones y no hacer anuncios incumplibles que llevan a una situación crítica al personal. Al hospital lo están matando junto con los trabajadores. Vamos a rescatarlo”, dijo.