Diario del Cesar
Defiende la región

Al ‘Único del Cesar’ lo mataron hace 9 años 

194

“Yo soy el único en el Cesar…”, con esta frase es recordado don Aldo Enrique Ramírez Daza, quien siempre de forma jocosa les decía a sus amigos y allegados que como él no había dos en este departamento. Llegó a ser uno de los más queridos por sus vecinos en el barrio Primero de Mayo de Valledupar, su vida transcurrió entre los departamentos de Magdalena y Cesar. Hace 9 años fue asesinado en el barrio 12 de Octubre, en Valledupar.

En su momento tuvo la oportunidad de laborar en la desaparecida empresa Electrificadora del Cesar, allí se destacaba por su empeño y al pasar los años se pensionó.

Desde ese entonces Ramírez Daza se dedicó a su familia, visitaba a sus hijos y nietos, él era un afortunado en pasar tiempo con los suyos y no cabía duda de que era feliz; pero todo cambió aquel 22 de noviembre de 2011.

El hombre de 77 años había salido a hacer una diligencia en una cooperativa desde muy temprano, de regreso habló a través de llamada telefónica con su hija Jaidy Ramírez a quien le había dicho que le tenía una sorpresa, ella le dijo que también lo estaba esperando pues sabía cuál era la comida favorita de su padre.

 “Recuerdo que ese día él me dijo que iba a venir a la casa a visitarme, que me tenía una sorpresa y yo también le dije, bueno papá yo también te tengo una. Me respondió diciéndome que venía con su compadre…”, comenta Jaidy Ramírez.

Ella afirma que esa fue la última conversación que tuvo con el pensionado de la Electrificadora del Cesar y pues lo estaba esperando con muchas ansias, ese día había preparado para él su plato favorito: pescado.

Era aproximadamente las 12 del mediodía, hora del almuerzo, se acercaba la visita tan esperada cuando a la vivienda de Jaydi arribó su padre junto con su compadre y así degustar de la comida. Pasó algo inesperado, sujetos motorizados los interceptaron y le dispararon a ‘El único en el Cesar’, no conformes con esto le hurtaron cerca de $600.000 en efectivo que llevaba dentro de sus pertenecías, los malhechores huyeron rápidamente de la zona a fin de no ser atrapados por las autoridades.

En ese momento, el pensionado fue auxiliado por sus familiares que sintieron las detonaciones y de urgencias lo trasladaron en un vehículo hacia el hospital Rosario Pumarejo de López de Valledupar; pero a los pocos minutos los galenos informaron que su vida se había esfumado.

 “Ese día me quitaron lo que yo más quería, sigo amando a mi papá como si estuviera en vida con nosotros. Sus nietas le decían papá, porque prácticamente él fue un papá para ellas”, enfatizó Jaydi Ramírez, hija de la víctima.

EL CASO 

Desde un principio los asesinos fueron reconocidos. La comunidad dio detalles de las características físicas de los pistoleros; uno de ellos era conocido por allegados a la víctima ya que muchas veces lo habían visto en el sector del Primero de Mayo de Valledupar, cerca de donde vivía ‘Él único del Cesar’.

Para el mes de enero de 2012 las autoridades policiales lograron la captura de los dos sujetos que cometieron el hecho, y fueron llevados ante un juez de control de garantías de Valledupar; tiempo después Óscar Gámez y José Almanza, privados de la libertad en el Establecimiento Penitenciario y Carcelario de Mediana y Alta Seguridad ‘La Tramacúa’ de Valledupar, fueron señalados como los responsables de los delitos de homicidio agravado, porte ilegal de armas de fuego y hurto calificado, purgando una condena de 56 años y 8 meses de prisión.

José Luis Almanza Maestre, de 34 años de edad, según la Fiscalía, fue quien abrió fuego contra la víctima, mientras que Gámez Gómez, se encargaba de manejar la motocicleta el día de los hechos; todo habrían planeado desde hace días.

El día en que fue condenado Óscar Javier Gómez Gámez dijo que: “Estamos viviendo un falso positivo. No sé cómo el juez y la Fiscalía se prestan para eso. Fui absuelto en un homicidio, nuevamente me capturan por esto”.

¿El crimen habrá sido maquinado solo por esto dos sujetos? Es una de las tantas preguntas que se hace la comunidad, los móviles hasta el momento apuntan a que fue por hurto, sin embargo, se continúan en las investigaciones.

Jaydi Ramírez, hija de Aldo Enrique Ramírez Daza, en entrevista con AJÁ & QUÉ VALLEDUPAR, en medio de lágrimas dijo que no perdona a quienes asesinaron a su padre. “No, no los perdono. Me quitaron a mi padre que era todo para mí. Mi papá era y sigue siendo especial para nosotros, cuando él venía a la casa lo atendíamos; sé que él amaba a su familia también”, comentó.

Jaydi, agachó la cabeza, alzó su vista y describió a su padre: “Pues mi papá se preocupaba por nosotros sus hijos, nos dedicaba tiempo y nos hace mucha falta; lo seguimos amando”.

A ‘El único del Cesar’ aún lo recuerdan en el barrio Primero de Mayo y en el sector de 12 de Octubre, ya que era un hombre servicial, de buen corazón y le daba la mano a quien podría, sin interés alguno.

Quienes cometieron el hecho fueron condenados y están atrapados detrás de unas rejas, y aunque hasta ahora no han mostrado arrepentimiento alguno, deberán permanecer 56 años en ‘La Tramacúa’, allí pagan 56 años por la muerte de Aldo Enrique Ramírez Daza, un hombre que a pesar de su discapacidad siguió adelante y fue ejemplo para la comunidad.