Diario del Cesar
Defiende la región

Ana del Castillo Y su paso por el quirófano 

52

Ana del Castillo, la voz femenina del vallenato, a sus 21 años ha logrado un importante posicionamiento de su música en las emisoras del país. Son varias las canciones que han llamado la atención de todos.

Desde ‘Pero qué va’, ‘Ya es mío’ y hasta ‘Si no te tengo’, la cantante ha logrado un importante posicionamiento en un género musical que ha estado históricamente en su mayoría dedicado a los hombres.

Ahora bien, lo cierto es que Ana del Castillo y su potente voz no ha sido ajena a los escándalos en varias ocasiones. La artista se ha pasado de tragos hasta llegar a insultar al mismísimo Iván Villazón y fue la protagonista de una accidente de tránsito en medio del consumo de licor.

Pero la voluptuosa figura de la cantante también ha llamado la atención de muchos de sus seguidores. A propósito del tema, ella misma recientemente dio a conocer una fotografía suya que claramente es de cuando no había pasado por el quirófano.

Es así entonces como Ana del Castillo fue vista sin las cirugías que se ha practicado. No faltó en redes sociales quienes señalaran que en esa imagen es realmente irreconocible la artista, al ver su actual aspecto e imagen.

Dentro de las intervenciones quirúrgicas que se sabe que se hizo Ana del Castillo están una liposucción, el aumento de sus senos y una rinoplastia.

Lo cierto es que muchos ven en esta mujer nacida en Valledupar el reemplazo de la recordada Patricia Teherán, la voz de La Diosas del Vallenato y tal vez la cantante de este género más popular en Colombia.

LOS ESCANDALOS 

Ana del Castillo ha sido tendencia en las redes sociales y esta vez no es por su música, sino por la manera en la que consume licor, a tal punto que sus vecinos ya no se la aguantan y optaron por bajarle los tacos de la luz.

La cantante de vallenato se encontraba en su apartamento tomándose uno tragos y decidió interactuar con sus seguidores a través de una transmisión En Vivo. Lo que Ana no se imaginaba era que sus vecinos le quitarían la luz debido a sus constantes parrandas vallenatas.

La artista quedó impactada con lo sucedido: “Me bajaron los tacos”, se le escucha decir. Sin embargo, no se dejó e insultó a sus vecinos por haberle molestado su tarde.

Con uno tragos encima, Ana les empezó a cantar ‘La envidia’ de Diomedes Díaz, y para que no quedara duda de su dedicación, salió al balcón para que la escucharan.

Pero no tranquila con eso, salió de su apartamento y les cantó desde las escaleras.

 “Y voy a seguir bajando y subiendo la música. ¡No joda!”, expresó Ana.

Para nadie es un secreto que la artista tiene una debilidad por el alcohol, pues esto nunca lo ha ocultado en sus redes sociales. Además, en una pasada ocasión les confesó a sus seguidores que en medio de esta cuarentena ya llevaba 106 días jartando.

RESPONDIÓ AL INSULTO DE AREPERA 

Otro de los escándalos de Ana del Castillo tuvo que ver con un fuerte comentario que le dejó un internauta en su reciente publicación.

La cantante de vallenato compartió en sus redes sociales una foto en compañía de dos de sus mejores amigas. En ésta aparecen besando a una de sus amigas en la mejilla y agarrándola por la cintura.

A pesar de que la fotografía suele ser muy popular entre amigas, la demostración de cariño no cayó muy bien en algunos de sus seguidores que rápidamente la criticaron.

La respuesta de la cantante dividió opiniones en las redes sociales, ya que mucho la apoyaron, mientras que otros aseguraron que fue muy grosera.

 “Ana no te pongas así de grosera corazón. No te rebajes bebé con esas personas envidiosas”, “Ana no le prestes atención a eso. Como decía mi madre “a palabras necias oídos sordos””, “Amo cuando mandas a comer mond# al que sea”, “Así es… literal de una y sin anestesia lo mandaron a comer para q no sea atrevido”, “Joda que respuesta tan buena, ve por sapo”, “El que está quieto se deja quieto. Antes fue educada”, fueron algunos de los mensajes que recibió.

¿ALCOHÓLICA? 

La famosa cantante de música vallenata fue también noticia no por su música, sino por su forma de consumir licor. Ana del Castillo, una de las figuras femeninas del vallenato más prometedoras de los últimos tiempos, confirmó a través de redes sociales que completó 106 consumiendo licor.

En el video de 14 segundos, Ana del Castillo muestra una mesa con cinco botellas de whisky desocupadas y luego cuenta otras tres botellas completas.

“¡Qué bendición de Dios, gracias padre!”, dice la cantante en medio de la ingesta de licor, que lleva a cabo con algunos hombres al son de vallenato.

Incluso muchos de sus seguidores aseguran que la artista vallenata superó a uno de los pesos pesados en la materia, el difunto Diomedes Diaz, quien falleció en el año 2013 por un paro cardiorrespiratorio y su vida estuvo marcada por los excesos con el alcohol, las drogas y las mujeres.

Horas antes de conocerse el video de las 106 botellas de whisky, una cuenta popular de música vallenata había realizado otra publicación donde Ana del Castillo aseguraba que iba a acabar con todo el ron de Valledupar, con Electricaribe y  hasta con el río Guatapurí.

Cabe recordar que el más reciente escándalo de la intérprete de ‘Sabroso’, se dio cuando violó la cuarentena desplazándose en un automóvil mientras consumía alcohol.

GANANDO PLATA 

La joven promesa del vallenato Ana del Castillo alcanzó, en muy poco tiempo, reconocimiento nacional, no solo por su música, sino por una serie de escándalos que la han puesto en el ojo del huracán.

Esta vez, la artista dio de qué hablar por su primer concierto virtual pago. Desde hace unas semanas empezó a promocionarlo a través de sus redes sociales y sus cientos de fanáticos acogieron la idea de ver su show desde casa. La capacidad era de 8.000 personas y en tan solo unas horas se agotó.

El valor mínimo de la boleta era de 15.000 pesos, pero quien quisiera podía hacer un aporte extra.

El evento, que contaba con el patrocinio de diferentes marcas, al parecer, recaudó más de 120 millones de pesos.

Cabe recordar que los conciertos virtuales están de moda. La industria del entretenimiento, adoptándose a los tiempos de coronavirus, decidió readaptarse.