Diario del Cesar
Defiende la región

‘El culpable soy yo’, la tragedia cantada por Diomedes Díaz

767

Voy a gritar otra vez

Se van las fuerzas de mí

Las palabras se hicieron extrañas

Tembló mi corazón

El culpable fui yo

Coqueteándole al sol

Nunca supe darte el precio justo

Cuando me hablaste de amor

Cuenta Chiche Maestre, que en su pueblo natal Patillal, Cesar, una linda mujer se enamoró del hombre equivocado, quien tenía fama de enamorador, y conquistó el corazón de la joven hasta hacerla creer que el amor solo se vivía una sola vez.

Ella tenía la creencia de guardarse para un solo hombre, vivir por siempre con ese amor y nunca contempló una segunda opción, él, enamorador, cuando se sintió que tenía asegurada a esa mujer, fue a conquistar a otras mujeres, era su naturalidad, ella tan solo era una más de su larga lista.

A pesar de las infidelidades y los desplantes, ella seguía aferrada a ese amor que una vez soñó y que sería el último hasta el final de sus días, Chiche Maestre conoció la historia de cerca y no pudo evitar enamorarse de ella, era amigo de los dos, y la anhelaba, pero en silencio.

Ella quedó embarazada, y como toda mujer de principios y valores, fue en busca de su amor para contarle la noticia, pero se encontró con lo inesperado, el hombre huyó y no volvió a aparecer, Chiche Maestre al conocer la noticia, también quedó impactado, pues, era cómplice de las numerosas conquistas del hombre y a la vez ella era su amor en silencio.

La joven se sintió sola al ver que aquel hombre la abandonó en el momento cuando más lo necesitaba, no contó con su familia, en el colegio no la aceptaron más, y su única salida fue ahorcarse, se quitó la vida junto a su hijo. Así de esta manera, Chiche Maestre se sintió culpable por no haberle dado un consejo oportuno a su amiga.

En esta canción ‘El culpable soy yo’, Chiche Maestre se mete en el papel del padre del niño, y narra a su manera lo que conoció de él.