Diario del Cesar
Defiende la región

Estudiantes se oponen a fusión de grados once

340

Actualmente el Colegio Casd cuenta con 3.200 alumnos.

POR:
EDUARDO
MOSCOTE SIERRA

Estudiantes de los cinco grados once del Colegio CASD Simón Bolívar, protestaron ayer ante la decisión de la Secretaría de Educación Municipal de eliminar uno de los salones distribuyendo los estudiantes desamparados en las aulas restantes, situación que no solo agravaría la carga estudiantil sino que provocaría que se eliminaran las horas extras que docentes adelantan desde varios meses.

Muchos de los jóvenes se cuestionaban sobre por qué se toma este fallo a solo un mes de culminarse el año escolar, pero no hubo respuesta.  Uno de ellos Daniel Felipe Vásquez, personero estudiantil, quien informó que en el grado noveno estaría sucediendo lo mismo: de los seis salones buscaban solo dejar cinco.

La situación, comenta el alumno, provocaría un hacinamiento de personas, pues los salones están dispuesto para recibir a solo 36 estudiantes que abarquen 1.3 metros; el número se elevaría a 45 aprendices, cantidad que imposibilita el recibimiento de clases y el libre acceso, pues las mesas utilizadas como pupitres y dotadas por el Ministerio de Educación, quedarían ‘cortas’ ante el hecho.

“El martes pasados los entes de control como Contralor, Procurador, Personero, estudiantes, habíamos acordado una cita con Educación Municipal, pero la oficina no llegó y no se pudo desarrollar.  Las entidades si nos dieron su apoyo”, comentó Vásquez.

Luego de la vía de hecho, ayer para el mediodía delegados estudiantiles, profesores, rector y Luis Carlos Matute, secretario Local de Educación se reunieron en la institución para buscar acuerdos ante este problema.

Ante la posible fusión y la erradicación de las horas extras, se tentaron otras ‘miradas’ que “garantizarán el normal funcionamiento hasta fin de año”.  Actualmente el colegio Casd cuenta con 3.200 estudiante entre transición y secundaria.

EDUCACIÓN MUNICIPAL LLEGÓ A LA CITA

Luis Carlos Matute de la Rosa, líder de la cartera, dijo que, aunque la decisión de distribuir a los estudiantes obedecía a una política del Ministerio de Educación sobre el pago de los docentes, mantendrán las cinco aulas con el compromiso que el próximo año todos los undécimos grados cuenten con mesas que cumplan la función de pupitres y conocer el número que se puede albergar.

Explicó que al superarse el límite que puede recibir un área estipulada para una cantidad determinada de personas, despiertan estos problemas, por lo que dispondrán funciones para que el plantel no se vea afectado.

Sobre el salario de los docentes, y los reclamos de mantener las horas extras: “Tenemos recursos que nos obligan a cancelar con base en una resolución que se hace en cada institución de acuerdo al número de docentes; el ministerio no ha aperturado plazas y eso nos está obligando a hacer recortes”.