Diario del Cesar
Defiende la región

El Plan de Salas, un son para la historia

753

POR:WILLIAM ROSADO RINCONES

La nostalgia de un hermano que se fue para la parte alta de la Sierra Nevada cerca de Pueblo Bello en el Cesar, inspiró al juglar Calixto Ochoa, para hacerle una canción a sus ‘hermanito Rafael’, el mismo que la había enseñado los primeros compases del acordeón.

Para eso lo quiso convencer que regresara a su pueblo, haciéndole una canción en ritmo de son, tema que a pesar de ser tocado por muchos músicos en los festivales, nunca fue grabado por su autor, pero que se registra como una obra antológica del vallenato.

Rafael se fue a vivir a Pueblo Bello en donde de noche se asomaba en la cima de la Sierra Nevada, nostálgico a mirar a su terruño Valencia de Jesús que quedaba en la parte baja, para eso subía  a un lugar llamado ‘Plan de Salas’, situación sentimental que dio origen a este canto.

Inexplicablemente Calixto Ochoa, nunca lo grabó, pero que siempre ejecutaba en los momentos en que más lo invadía el recuerdo de su hermano y a solas siempre lo cantaba, por lo que su letra se fue conociendo en la región.

“Óiganme señores si fueren a Pueblo Bello

Ya verán caramba salúdenme a Rafael

Y me le dicen que este son es para él

Para ver si así vuelve a venir a su pueblo.

Está resistido y dice que no ha de volver

Porque allí es que tiene que darle  fin a su vida

En este son paso a saludar a Paulina

Que es mi cuñada la mujer de Rafael”.

Por mucho que insistió Calixto, no pudo convencer a su hermano, pero de esas tantas visitas que le hizo lo que sí logró fue enamorarse él también de una de las parientes de su cuñada, la mujer de Rafael, con quien hizo vida marital cuando apenas comenzaba su carrera musical antes de partir definitivamente a la región de las Sabanas de Sucre, donde se hizo un músico grande.

Carmen Mestre, se llamó ese amor que se trajo de Pueblo Bello, cuando quería traerse a su hermano, pero al final por incomprensión del corazón, el rompimiento fue uno de los detonantes que obligó a Calixto Ochoa a  buscar nuevos horizontes, salió a explorar otros  lugares, y terminó en una gira que le cambió la vida, acabó siendo un artista aclamado en todo el mundo con el sabor que aprendió en la sabana, a donde llegó resignado por el amor perdido y por no haber podido impactar con su son a su hermano del alma.

Un son que hoy es alma y nervio de muchos festivales en donde se ve el esfuerzo de los competidores para asimilar la entonación y el sentimiento que su autor lo imprimía.

“No es por ofensa ni nada

Que yo he sacado este son

Rafa llega al plan de sala

Y de allí divisa la región.

Este son yo lo he sacado

Con toda mi melodía

Para saludá a un hermano

Que tengo en la serranía”