Diario del Cesar
Defiende la región

Comunidad señaló a autores de doble homicidio en La Jagua

83

En el día de ayer fueron puestos a disposición del Juzgado Promiscuo Municipal de El Paso, centro del Cesar, Edilberto Orozco Jiménez, de 19 años de edad, y Edesmir Jiménez Cardona, de 34 años de edad, quienes fueron capturados como presuntos responsables de los hechos que se registraron el pasado domingo en el municipio de La Jagua de Ibirico, donde fallecieron Mariano Ramos Patiño y Rigoberto Pájaro Vargas.

Estas personas son investigadas por los delitos de homicidio agravado en concurso homogéneo sucesivo y tráfico, fabricación y porte ilegal de arma de fuego o municiones, partes o accesorios.

Por lo cual la Fiscalía Séptima Local de El Paso y Astrea, en turno de disponibilidad, presentó elementos materiales probatorios para solicitar la legalización de captura, imputación de cargos y medida de aseguramiento al togado, al que le presentó los elementos incautados a ambos, tales como un arma de fuego, entre otros.

No obstante, a la diligencia solo asistió Orozco Jiménez, debido a que Jiménez Cardona permanece recluido en la Clínica del Cesar, luego de los múltiples golpes generados por la comunidad en el lugar de los hechos antes de ser capturado por los agentes de la Policía Nacional.

Motivo por el cual el juez del centro del departamento, solo legalizó la captura de Jiménez Cardona, a quien el ente acusador le imputara cargos y solicitara medida de aseguramiento en centro penitenciario dentro de los cinco días hábiles.
Mientras tanto al sindicado de 19 años le fueron imputados los cargos ya antes mencionados a los que se declaró inocente.

LOS POSIBLES MÓVILES

Según la investigación, el doble homicidio posiblemente ocurrió porque los fallecidos Mariano Ramos Patiño y el ayudante de maquinaria Rigoberto Pájaro Vargas,  notaron que una persona realizó un disparó, por lo que salieron a mirar y fueron ultimados de varios impactos de bala.

Sus cuerpos sin vida quedaron tendidos en plena vía pública de la carrera 7 con calle 3 del barrio Toscano producto de las diferentes heridas: Mariano Ramos, de 32 años, recibió un disparo en el rostro, mientras que; su compañero Rigoberto Pájaro, de 28, obtuvo uno en el pecho y otro en la cara.

Las víctimas fallecieron luego de haber departidos juntos en esa  municipalidad en la madrugada del lunes, 9 de septiembre.
Por estos hechos, al cierre de esta edición, procedían a imputarle a Orozco Jiménez los delitos de homicidio sucesivo agravado en concurso con fabricación, tráfico o porte con arma de fuego.

PROTESTA DE COMUNIDAD

Cerca de 2.000 personas se dieran cita en la plaza central de La Jagua de Ibirico con el fin de repudiar el doble asesinato en el parque Toscano de esa localidad.

Con velas encendidas y camisetas color blanco, se dio inicio a la marcha para decir ‘No más violencia en nuestro municipio’ repudiamos la muerte de nuestros dos paisanos jóvenes que les arrebataron la vida en la madrugada del lunes”.

Entre los asistentes estuvieron, estudiantes, empleados, independientes, niños, jóvenes y adultos, los cuales portaba en sus manos una luz encendida en la mano, como símbolo a la muestra de rechazo por los hechos sucedidos.

“Esto es una marcha pacífica en rechazo y repudio a los hechos violentos que se dieron esta madrugada, le decimos a los violentos que la Jagua no se rinde, estamos en pie de lucha contra la violencia” contó Elkin Benjumea, habitante esa municipalidad.

Por otra parte el diputado Eduardo Santos manifestó que: “Rigo era un niño, un niño bondadoso, noble, descomplicado, que hacía reír a todos, pero sobre todo un gran amigo. Él hacía amigos demasiado rápido, quiero mantener esa descripción de Rigo por siempre”.

Todas las personas llegaron hasta el cementerio donde se esperaron los cuerpos de los jagüeros. En un mismo sentir, todos lloraban pero al mismo tiempo recordaban a las víctimas.

En las calles se movilizan dos vehículos blancos donde estaban los cuerpos, cada ciudadano recordaba como vio crecer, correr, gritar a los dos hombres que murieron a manos de sujetos que deberán rendir cuentas a la justicia.