Diario del Cesar
Defiende la región

A la cárcel presuntos homicidas de joven asesinado a puñal

513

Por decisión de la justicia, a prisión fueron enviados los dos hermanos sindicados como los responsables del crimen ocurrido en la madrugada del pasado domingo, cuando en medio de una riña fue ultimado a puñal un joven de 25 años, en una calle del barrio Candelaria Sur de Valledupar.

Se trata de Mayra Alejandra Ospino Vanegas, de 30 años, y de José Luis Vanegas Contreras, quienes según la Fiscalía7 Local URI de esta capital, le causaron la muerte a Carlos Yair Pedroza Gámez en medio de un acto de intolerancia, pese a que eran sus vecinos.

La fémina que funge como ama de casa y según las autoridades, hace un mes salió de prisión por un hurto, fue capturada en situación de flagrancia poco después de la riña por un patrullero de la Policía, cuando recibía atención medica en la Clínica Santa Isabel, luego de que testigos del hecho la señalaran como una de los homicidas.

Horas después, José Luis Vanegas Contreras se entregó de manera voluntaria a las instalaciones de la URI de la Fiscalía al conocer que estaba siendo vinculado como partícipe del hecho sangriento y sabiendo que ya se tramitaba lo pertinente para expedirle una orden de captura, decidió darle la cara a la justicia.

Por ello, ambos fueron presentados ante el Juzgado Promiscuo Municipal con Funciones de Control de Garantías de El Copey, en las audiencias concentradas que se celebraron en el Palacio de Justicia de esta capital. Ahí, el ente acusador les imputó cargos en calidad de coautores del delito de homicidio, al que no se allanaron.

LA ACUSACIÓN

Según la entrevista que los investigadores judiciales le realizaron a la compañera permanente del occiso, ellos departían en la carrera 4C con calle 26 en compañía de varias amigas y cuando decidieron que se iban a acostar, su marido decidió fumarse un cigarrillo en la esquina de la mencionada dirección y ahí se encontraron con Mayra Ospino, quien conducía una motocicleta negro con gris, y estaba acompañada de otro sujeto.

“Cuando llegan a la esquina, la sindicada acelera el vehículo y se lo tira a su esposo, y este la manotea diciéndole que porqué hacia eso. Ella le responde que ‘la llevaba en la mala’, que la iba a matar, que si él se metía también lo asesinaba a él, la insultó y le aseguró que ese ‘era su día’ (de morir). Estas empiezan a discutir, la testigo se pone detrás de su cónyuge para protegerse mientras Ospino le dijo que estaba dispuesto a ultimarlos a ambos y que estaba dispuesta a pagar por esos crímenes”, mencionó la Fiscalía.

De acuerdo al relato de la hoy viuda, posteriormente la supuesta homicida llamó a alguien por teléfono y a los dos minutos llegó su hermano José Luis Vanegas, enfurecido, y como eran personas conocidas, la víctima les pidió amablemente que se calmaran, explicándole al hombre que Mayra había iniciado todo y que quería evitar problemas.

“Pero esta mujer estaba muy alterada, al parecer, porque estaba bajo efectos de la droga, y sacó un arma blanca por el lado derecho e intentó cortarlos. Mientras su esposo procuraba calmar los ánimos, la sospechosa aprovecho y empezó agredirla a golpes, logrando tirarla al suelo, por lo que Pedroza Gámez trató de levantarla y fue cuando la fémina lo agarró por la espalda, lo inmovilizó y José Luis le propinó una puñalada mortal en el pecho”, acotó la Fiscalía.

Al termino de las audiencias preliminares, el juzgado determinó darles la detención privativa de la libertad en establecimiento carcelario, como medida preventiva, en tanto se establece si tuvieron o no responsabilidad en los hechos que les atribuyen.

¿QUIÉN ERA LA VÍCTIMA?

Sobre el hoy occiso se conoció que vivía en el barrio Los Cocos, al sur de esta ciudad, era padre de un menor de cuatro años, y tenía embarazada a su actual pareja. Con su muerte, asciende a 58 el número de personas asesinadas en Valledupar en lo corrido de este año.

“Él siempre evitaba los problemas. Nos duele mucho que haya fallecido en estas circunstancias, en un hecho violento, porque en realidad somos una familia que nunca hemos tenido problemas con nadie como para que lo mataran de esa manera, pero son cosas que pasan y suceden en la vida. Era un gran hermano, muy juicioso y trabajador. Era el último de nosotros. La verdad es que nunca hemos tenido altercados con nadie porque siempre hemos sido una familia de bien, muy unida, y nos sorprende que mi hermano haya muerto por tratar de evitar problemas que no le competían a él”, dijo su hermana Ana Iris Pedroza.