Diario del Cesar
Defiende la región

Delincuente recibió ‘paloterapia’ luego de atracar a un cobradiario

345

Este joven de 18 años fue golpeado por habitantes del barrio Álamos III luego de que, supuestamente, atracara a un cobradiario en ese sector, amenazándolo con un arma de fuego para despojarlo de sus pertenencias.

Con varias heridas ocasionadas con elementos contundentes y a puñetazos, fue internado en el hospital Rosario Pumarejo de López un joven de 18 años que, al parecer, fue linchado por la comunidad del barrio Álamos III, ubicado en el sur de Valledupar, tras cometer un atraco.

El afectado cuya identidad no fue establecida por las autoridades, presuntamente, usando un arma de fuego y en compañía de otro sujeto, atracó a uncobradiario en el mencionado sector tras intimidarlo para que les entregara el morral donde, según la Policía Nacional, llevaba un celular Moto G y dos millones de pesos en efectivo.

Tras cometer el hurto, este emprendió la huida con su secuaz hacia un taxi que los esperaba a pocos metros pero debido a los gritos de alerta que emitió la víctima, los residentes del barrio empezaron a perseguir a los asaltantes. Todo ocurrió sobre la carrera 31 con calle 20, en la entrada al sector, cerca del conocido Parque de la Vallenata.

“Seguimos corriendo, logramos llegar hasta el taxi y nos subimos, pero cuando íbamos a arrancar, mis compañeros me gritaron que me bajara, que ya estaba boleteado y que tenían que irse. Yo les reproché que porque tenía que bajarme, que nos fuéramos rápido porque nos iban a joder, pero uno de ellos me dio una patada y me sacó del carro. Me traicionaron, yo quedé ahí tirado, mientras la gente me golpeaba mientras ellos huyeron con los $600.000 que habíamos robado”, dijo el joven linchado, quien tampoco dio a conocer su nombre.

Minutos después, una patrulla de la Policía hizo presencia en el sitio para salvaguardar la integridad física del supuesto delincuente y tomar control de la situación. Al llegar, lo encontraron tendido en el piso, inconsciente, malherido y vestido con un buzo negro y una bermuda blanca.

Por ello, rápidamente lo condujeron al centro asistencial inicialmente mencionado para que recibiera atención médica. Cuando recobró el sentido, los oficiales le leyeron sus derechos y le informaron que había sido capturado por el delito de hurto, por lo que será judicializado ante un juez municipal por parte de la Fiscalía local en turno URI, para responder por los hechos que le atribuyen.