Diario del Cesar
Defiende la región

Más de 10 mil niños venezolanos podrán recibir la nacionalidad

416

Por:
Ninoska
Reyes Urdaneta

Una noche como muchas, debajo de un árbol en las inmediaciones de la Terminal de Transportes de Valledupar, se convirtió en un trauma y a la vez en una esperanza para Alexandra Marín, joven venezolana de 26 años de edad, quien en medio de su drama humanitario, vio llegar al mundo a su pequeña Génesis entre transeúntes, vehículos y la oscuridad de la noche, como fiel testigo de este acto natural que le refuerza el amor de madre que comparte con dos hijos más.

Eran las 11:30 de la noche del 27 de julio de este año, cuando los dolores de parto sorprendieron a esta joven mujer que huyendo de la crisis en el vecino país, pernoctaba por las noches en el lugar que sin saber le sirvió de quirófano para traer a su nueva hija al mundo. La acompañaban para el momento su esposo, también venezolano, y su otro hijo de apenas 8 años, quienes desesperados de ver lo que pasaban salieron en busca de ayuda, mientras Alexandra luchaba entre los dolores y la impotencia de no poder recibir a su pequeña en mejores condiciones. Estaba debajo de un árbol y acostada entre cartones y sábanas que cumplieron a cabalidad las funciones de una camilla de hospital.

“Los minutos pasaban y mi hija veía la luz del mundo, cuando por fin llegó una ambulancia y nos trasladó a un hospital grandote, donde fui atendida con la emergencia del caso. En el camino las enfermeras sostenían a mi hija entre mis piernas porque seguía apegada al cordón umbilical, mientras me calmaban y pedían que aguantara que lo peor había pasado”, dijo Alexandra, quien entre risas afirmó que por algo Dios hace que estas cosas pasen.

Pues sí, lo que por un momento era un acto de impotencia por padecer tantas necesidades, hoy se convierte en una esperanza, y es que aunque Génesis haya nacido en esas circunstancias, y siendo hija de venezolanos, ahora podrá adquirir la nacionalidad colombiana luego de la firma de un decreto por parte del Presidente de la República, Iván Duque, en el que los Registros de Nacimientos tendrán la anotación “válido para demostrar nacionalidad” como un beneficio que abarcará a más de 24.000 niños nacidos en este territorio.

ENTRE CARAMELOS Y LA SOLIDARIDAD

Ahora la pequeña Génesis, una niña que muestra salud a flor de piel, permanece en los brazos de su madre entre el lugar donde nació y las principales avenidas de la ciudad, donde Alexandra se dedica a  vender caramelos o a pedir limosnas para el sustento parcial de la familia.

“Yo sé que la oscuridad va a pasar, ningún problema es eterno y de esta vamos a salir. A través de la lactancia materna alimento a mi pequeña que solo tiene un mes de nacida y en mi mente no está regresar a Venezuela, mucho menos ahora que mi hija podrá tener seguridad social y beneficios en un país, que aunque no es el nuestro, nos ha acobijado durante este trance. Estoy llena de fuerzas y segura de que vendrán tiempos mejores”, refirió la joven mujer mientras se sacaba el seno para calmar a la pequeña Génesis que se mostraba inquieta por el inclemente sol y las altas temperaturas de la ciudad.

10.696NACIDOS ENVALLEDUPAR

Armando Almeida, gerente médico del Hospital Rosario Pumarejo de López, manifestó que según las estadísticas manejadas por la Oficina de Estadística del centro asistencial, desde el 2015 hasta julio de este año, han nacido 10.696 niños de madres venezolanas.

Los registros indican que en el 2015 nacieron 2614 niños, en el 2016 un total de 2787; en el 2017 fueron 1885 y hasta julio de este año 924.

Este centro asistencial recibe las parturientas de  la mayoría de los municipios del departamento, por ser un hospital de segundo nivel cuyas atenciones abarcan partos vaginales o por cesárea.

UNA ESPERANZA EN MEDIO DE LA CRISIS

Eudimar Álvarez, quien tiene cuatro meses de gestación, manifestó que esta decisión del Gobierno de Colombia es una esperanza en medio de la crisis y es un gran aporte a la situación de calamidad que vive cada mujer venezolana.

“Tengo dos hijos y viene otro en camino. Ahora con este beneficio de nacionalizar a nuestros niños podremos acceder al sistema de salud en caso de alguna enfermedad, ya que hoy día llevar a uno de nuestros niños al hospital es perder el tiempo por la condición de inmigrante”, dijo Álvarez, quienes es oriunda de Coro, estado Falcón.

Narró que junto a su esposo y dos hijos pernoctan en la avenida Simón Bolívar y aunque no viven en las mejores condiciones afirma que es mejor que estar en Venezuela. “Por lo menos aquí comemos, podré tener un embarazo tranquilo y esta medida del Gobierno me da paz por el futuro del hijo que espero”.

Entre el grupo de venezolanos, el equipo del DIARIO DEL CESAR abordó a una menor de 16 años, quien a su corta edad tiene 8 meses de embarazo y aunque padece necesidades, aseguró que no se irá de Valledupar porque su primogénito pasará a formar parte de la población colombiana. “Regresarme a Maracaibo sería llevar a mi hijo a la miseria y a las desatenciones, porque ni hospitales han quedado en mi tierra”, afirmó la adolescente mientras se sobaba la barriga y exclamaba mi pequeño tendrá aquí un mejor futuro.

SOBRE EL DECRETO

Este lunes el presidente de Colombia, Iván Duque, firmó un decreto que permite la nacionalización de 24.000 niños hijos de padres venezolanos, decisión que es excepcional debido al riesgo de apátrida en el que se encuentran estos infantes.

La medida, denominada ‘Primero la Niñez’, y que se aplicará desde el próximo 20 de agosto, se oficializó mediante Resolución de la Registraduría Nacional del Estado Civil, y busca garantizar el derecho fundamental de los niños y niñas a contar con una nacionalidad y es considerada, por parte del Estado colombiano, como una medida urgente, temporal y excepcional.

Hasta ahora, a los hijos de padres venezolanos nacidos en Colombia que son registrados en oficinas de la entidad o las notarías del país, se les expide el registro civil de nacimiento con la anotación “no válido para demostrar nacionalidad”, en razón a que no cumplen los requisitos para acceder a la misma dada su condición migratoria.

La actual resolución establece además que los registros civiles de los niños inscritos después del próximo 20 de agosto y hasta los siguientes dos años, se expedirán con la anotación “válido para demostrar nacionalidad”, siempre y cuando hayan nacido en Colombia, sean hijos de padres venezolanos y presenten como documento antecedente el certificado de nacido vivo o el acto administrativo del defensor de familia del ICBF.

NO HAY QUE IR A LA REGISTRADURÍA

Juan Carlos Galindo, Registrador Nacional del Estado Civil, informó que “para actualizar los registros civiles de nacimiento de los niños nacidos desde el 19 de agosto de 2015, la entidad actuará de oficio y tendrá un plazo de cuatro meses para realizar esta tarea. Los padres no tendrán que presentarse en las sedes de la Registraduría o en las notarías a pedir que se adelante este trámite”, explicó.

A partir del 20 de diciembre de este año, los interesados en obtener copia del registro civil de nacimiento que reconoce la nacionalidad colombiana a estos niños y niñas, podrán confirmar en la página web www.registraduria.gov.co si el documento ya está disponible, caso en el cual podrán solicitar una copia gratuita del mismo.

El Registrador Nacional afirmó que “los derechos de los niños y niñas prevalecen sobre los demás, como lo reconoce la Constitución Nacional en su Artículo 44, norma que es el fundamento del denominado principio de interés superior de los niños y niñas y en donde se establece que sus derechos son aquellos consagrados en la Carta Política, las leyes de la República y los tratados internacionales ratificados por Colombia”.

El derecho a la nacionalidad de estos menores es reconocido por la Constitución Nacional, la Ley de Infancia y Adolescencia y diversos instrumentos internacionales suscritos por Colombia como la Convención de los Derechos del Niño, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la Convención Americana de Derechos Humanos, la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, la Convención sobre el Estatuto de los Apátridas y la Convención para reducir los casos de apátrida, entre otros.

UNICEF Y CIDH APLAUDEN LA MEDIDA

Esta decisión es un “avance sustantivo” en la garantía de los derechos de la niñez y evita los riesgos asociados a la apatridia, indicó en un pronunciamiento público la oficina regional de Unicef para América Latina y el Caribe, con sede en Ciudad de Panamá.

En el documento la directora regional de Unicef, María Cristina Perceval, dijo que “esta medida vela por la garantía de los derechos de todas las niñas y los niños en contextos de movilidad, por lo que la saludamos como un hito en la prevención de la apatridia a nivel mundial”.

“Animamos al resto de países involucrados en el flujo migratorio venezolano a seguir tomando medidas que garanticen los derechos y la protección integral de los niños y niñas migrantes y sus familias”, añadió.

La Comisión Internacional de Derechos Humanos también valora la importancia de la Resolución “Primero La Niñez” del Estado colombiano, como un avance en el respeto y garantía de la protección del interés superior de la niñez, el derecho a la nacionalidad, prevención y erradicación de la apatridia en las Américas.