Diario del Cesar
Defiende la región

Los narcos mexicanos ya están en un tercio del país

261

“Ellos no son de por estos lados, lo único es que sí se distinguen por tener ese mismo acento de las telenovelas (SIC)”, le dijo un cocalero al defensor del pueblo, Carlos Negret, cuando este le preguntó quién les comparaba la pasta de coca, en medio de una de las correrías humanitarias de esa institución en la región de Catatumbo, Norte de Santander.

Algo similar ocurrió tras la visita de EL COLOMBIANO en noviembre de 2018 a Alto Mira y Frontera, Nariño, donde el equipo periodístico observó, en medio de una zona infestada de cultivos de coca, a un grupo de hombres que vestían botas y sombreros tipo vaquero, correas con hebillas grandes y que escuchaban corridos prohibidos. “Esos son los mexicanos que les pagan a los campesinos la arroba de la mata de coca”, afirmó en ese momento uno de los guías de la zona.

Además de las apariencias o los comentarios de algunas personas de la comunidad, la presencia de emisores o influencia de los carteles mexicanos en el territorio colombiano fue confirmada y detallada por la Policía Nacional a este diario.

En 10 de los 32 departamentos del país en los que hay actividad delictiva de al menos seis grupos narcotraficantes del país norteamericano, siendo el Sinaloa y Jalisco Nueva Generación los que más influencia tienen en el territorio nacional, según confirma la Policía (ver infografía).

Explica esa institución que los emisarios enviados a las diferentes regiones colombianas son para “asegurar que los cargamentos lleguen a México, supervisan la calidad del 97% de pureza y la cantidad demandada. También exigen las marquillas o logotipos en los paquetes para poder identificar y rastrear el producto en caso de pérdida”.

La estrategia conjunta

A pesar de los 12 ciudadanos mexicanos relacionados con narcotráfico que han sido capturados en lo que va del año en Colombia por parte de la Policía y los esfuerzos del Gobierno con las incautaciones de cocaína (200 toneladas entre enero y junio), desde la embajada mexicana anunció la reactivación de un grupo binacional especializado con el que se buscará combatir la expansión de los narcos de ese país en los departamentos colombianos.

Patricia Galeana, embajadora de México en Colombia, detalló a la emisora BluRadio el pasado 23 de julio que ya se adelantaron reuniones con personal de los dos países para coordinar el funcionamiento del grupo.

Explicó también que la idea es fortalecer todo el trabajo de investigación y judicialización contra integrantes de los grupos de mafia mexicanos que ya se encuentran vinculados con la compra de la cocaína que se siembra y produce en Colombia.

“Ya sostuvimos una reunión en la cancillería colombiana para que se restablezca un grupo de alto nivel y coordinar las acciones de combate a este tipo de organizaciones. Esta vinculación se da porque México está junto al país que es el primer consumidor de estupefacientes del mundo”, dijo ese día la embajadora.

Un alto exfuncionario del gobierno colombiano, quien pidió reserva de su identidad, afirmó que dichas coordinaciones fueron, en un principio, lideradas por las fiscalías de los dos países y que incluso ya se habían organizado varios encuentros entre las cabezas de los entes investigadores para darle cuerpo a la estrategia y añadió que hay que tener en cuenta dos escenarios.

“La operación de tráfico en la que es evidente que los colombianos son proveedores de los mexicanos y estos son responsables del acopio y transporte de la droga. Pero también hay que tener en el radar toda la cadena que genera ese trafico ilegal con el retorno de dólares por el pago de eso y que llegan a las ciudades capitales. Estas redes son casi invisibles para las autoridades y resultan ser de vital importancia en la cadena del narcotráfico”, explicó.

¿Por qué están acá?

Una de las razones por las que los carteles mexicanos tienen presencia en Colombia está relacionada, en opinión de Jeremy McDermott, director ejecutivo y cofundador de InSight Crime, con la fragmentación de los grandes grupos narcotraficantes en el país, por lo que desde México vieron la necesidad de apersonarse de todo el flujo de la cocaína que se siembra y produce acá.

“En términos logísticos los mexicanos tienen que tratar ahora con muchos proveedores colombianos. A esto se le suma que no hay mucha confianza, por eso deben llegar a los diferentes departamentos para garantizar la pureza del producto y por lo que se les ven en las zonas de producción; también deben asegurar los centros de acopio para poder asegurar el transporte y también para garantizar que esos cargamentos lleguen a su destino”, explicó Jeremy.

Desde InSight Crime añaden que para que las intenciones de las autoridades en acabar con la presencia del narco mexicano en territorio colombiano se debe reforzar un elemento esencial para desequilibrar la balanza: inteligencia.

“Los mexicanos deben identificar a los jugadores con vínculos con Colombia para que las autoridades acá les hagan seguimiento y puedan trabajar contra ellos”, afirmaron.

El Colombiano