Diario del Cesar
Defiende la región

Fiscalía acusan a novio del diseñador Darío Valencia de intentar asesinarlo

1.175

Por decisión de la justicia, a prisión fue enviado un joven entrenador físico de 25 años señalado de ser una de las personas que por poco le quita la vida al reconocido diseñador vallenato, Darío de Jesús Valencia Peñalosa, luego de someterlo a un hurto al interior de su vivienda, ubicada en el barrio Los Ángeles, en esta capital.

Se trata de Javier Eduardo Jiménez Forero, quien fue capturado por uniformados del Gaula Militar del Ejército Nacional y funcionarios del CTI en la carrera 42 con calle 3E del sector de Villa Yaneth, en el noroccidente de esta ciudad, en atención a una orden judicial expedida en su contra por los hechos acontecidos el pasado 16 de junio.

En las audiencias concentradas celebradas ante el Juzgado Cuarto Penal Municipal con Funciones de Control de Garantías, la Fiscalía 34 Local le endilgó cargos como presunto coautor, a título de dolo, por el delito de homicidio agravado en grado de tentativa en concurso heterogéneo con hurto calificado agravado, a los que no se allanó.

Según lo indicado por ese ente investigador, el joven se habría aprovechado de la confianza que había ganado de parte del diseñador al ser su entrenador personal y su pareja sentimental, por lo que ejecutó el plan de asesinato desde el interior de la vivienda de su víctima, donde estaban reunidos en ese momento. Dicho crimen habría sido concertado con anterioridad por este y otro sujeto que es buscado por las autoridades y de quien solo se sabe que responde al alias de ‘El Cacha’.

ASÍ FUE

En medio del relato hecho por la Fiscalía de acuerdo a los registros que hicieron las cámaras de video instaladas en la casa de la víctima, los cuales fueron reproducidos en la audiencia, se conocieron algunos detalles de los momentos previos al ataque y el modo en que este ocurrió.

Sobre las 11:30 p. m. del 15 de junio de 2019, cuando disfrutaba de un acto de graduación que realizaba el colegio La Sierra en el Club Valledupar, recibió varios mensajes de WhatsApp a su celular de Javier Eduardo, que le manifestaba que lo esperaba en la puerta de su casa porque tuvo problemas con su madre y no tenía donde pasar la noche, pidiéndole que le diera posada ese día.

“Darío Valencia llega a su residencia pasada la medianoche y le manifiesta que se suba a su vehículo con el fin de salir a dar una vuelta y comer algo, pero el joven le dijo que no; que tenía inconvenientes, que estaba mal de salud, con problemas estomacales y entrar a la vivienda en el automotor. Luego suben al segundo piso, donde se encuentran las habitaciones y después de unos 15 minutos, Javier baja descamisado a buscar un vaso de agua y la víctima sale detrás de él”, explicó inicialmente el acusador.

Según su dicho, al encontrarse en la cocina, el ahora imputado le indicó al diseñador que le dolía la espalda y cuando este último se le acercó para observarlo, se dio vuelta, lo tomó de la mano e intentando apuñalarlo con un cuchillo, le decía que no gritara. Ambos comenzaron a forcejear hasta que el modista logró desarmarlo pero Jiménez Forero logro reducirlo e inmovilizarlo con el antebrazo, y mientras lo asfixiaba por la presión que le ejercía, le informaba que lo había vendido a una banda y que en pocos minutos entraría a la casa para robarle los objetos de valor que ahí había.

“Las agresiones continúan, siguió golpeándolo hasta el punto de llevarlo a un estado de inconsciencia pero en medio de sus dolencias y su estado, Darío sacó fuerzas y logró activar la alarma. En ese instante, cuando Javier Eduardo ve lo que hizo su víctima, lo tomó por el cuello, lo arrastra de la camiseta que llevaba puesta hasta el garaje y ahí lo reduce en una esquina. Lo sube al automóvil y lo agrede en varias ocasiones; luego desde el carro abrió la puerta del estacionamiento e ingresó un hombre encapuchado, vestido con un buzo, quien quedó al cuidado del diseñador”, dijo la Fiscalía.

LO QUE PASÓ DESPUÉS

Acto seguido, el sindicado habría subido al segundo piso y sustrajo un computador, un IPad, el celular, dinero en efectivo y regresó con una correa que posteriormente puso en el cuello de Valencia Peñalosa con el fin de asfixiarlo y matarlo, para no dejar cabos sueltos.

“Sin prever que el cometido no lo habían realizado en su totalidad, ya que por cuestiones indistintas a su voluntad no lograron asesinarlo, estos huyen en la camioneta y uno de ellos le dice al otro que le pasen el carro por encima a Darío; pero al creerlo muerto, solo se limitan a salir en el vehículo. Sin embargo, en ese momento se percatan de las cámaras que estaban en la habitación del diseñador y tratan de dañar el sistema, por lo que no se logró percibir el momento en el que huyeron porque lograron desconfigurarlas, creyendo que con ello habían borrado los videos”, indicó el investigador.

Luego de que estos abandonaran la casa, un vigilante que atendió la alerta emitida por Valencia llegó al inmueble y pudo socorrerlo, dando aviso oportuna a las autoridades, quienes llevaron al agredido a un centro asistencial.

“De esta investigación se tiene que Javier Jiménez era conocido de Darío Valencia, que en un principio fue un instructor físico, que lo conoció por la página de Facebook y que con el tiempo se constituyeron en una relación sentimental que duró aproximadamente ocho meses, por lo que la víctima no tuvo inconveniente alguno en permitirle el acceso a su casa. El joven conocía bien las instalaciones de la casa, los negocios y las pertenencias que el denunciante podía tener y además, actuó con dolo sin importarle la relación que existía entre ellos, para hurtarlo y provocarle la muerte”, acotó el ente acusador.