Diario del Cesar
Defiende la región

Las presuntas amenazas del soldado al menor fallecido en Lizama

357

Distintas versiones acerca de los hechos que rodean la muerte de un joven de 16 años en la base militar del corregimiento La Fortuna en Barrancabermeja, Santander, el pasado sábado, tienen al Ejército Nacional y a los familiares de la víctima enfrentados.

Inicialmente el comandante de la Quinta Brigada del Ejército Nacional, brigadier general Óscar Reinaldo Rey Linares, informó que, tal como se registró en un video difundido por redes sociales, los uniformados fueron blanco de agresiones con piedras y palos por parte de un grupo de jóvenes, entre ellos el hoy fallecido joven.

 “En la arremetida un integrante del grupo agresor, de manera arbitraria, vulnera la seguridad de la base. Enseguida, en hechos que son materia de investigación por parte de las autoridades competentes, un uniformado emplea el arma de dotación, ocasionándole una herida”, dijo el alto militar.

Los momentos previos al video

Sergio Martínez, hermano del menor de 16 años, salió al paso a estas declaraciones denunciando que las primeras agresiones físicas y abusos fueron cometidas por los miembros del Ejército Nacional, el pasado viernes 26 de julio.

“El video solo muestra cuando ellos le están tirando piedras a los uniformados, pero momentos antes los soldados habían llegado a pedirle una requisa con videos y fotos a un grupo de jóvenes, uno de ellos era mi hermano. Los pelados dicen que no se van a dejar tomar fotos, que no son delincuentes. En respuesta, un suboficial le pegó una cachetada a uno de los menores… Ellos, ya enfurecidos por el abuso de autoridad, empezaron a lanzar piedras”, relató el familiar de la víctima.

Martínez agregó que el material audiovisual en el que se ve a dos jóvenes agrediendo con piedra a los soldados mientras les gritan que les disparen, fue subido por su hermano a Facebook, lo que habría desatado la ira de uno de los militares implicado en el hecho.

“No sé como haría pero un soldado costeño, de apellido Hernández, buscó a mi hermano en Facebook y resultó comentando el video, insultando y amenazando. De ahí le escribió por interno a una hermana, la agregó y le envió unos audios”, señaló el allegado.

En los audios mencionados, a los que Colprensa tuvo acceso, se escucha al que sería el soldado diciendo “tenemos orden de matar a todo el que se venga acá dentro. Vénganse pa’ acá’, vamos a arrastrar con todos ustedes… Ellos están engañados no joda, acá hay puro costeño loco. Esos cachacos tienen que respetar a nosotros los costeños hps”.

El ingreso del menor a la base

El menor de edad, quien desde hace dos años se había traslado con su familia desde Girón al barrio Los Acacios, en La Fortuna, el sábado 27 llegó del colegio en donde validaba el bachillerato y salió a comprar lo del almuerzo.

De acuerdo con el relato del familiar, camino a la tienda pasó por la base militar y empezaron las provocaciones por parte del soldado que habría lanzado las intimidaciones por redes sociales.

“Tú eres el del problema, venga a la base y verá lo que te pasa. Cuando venía de regreso, los dos soldados lo estaban esperando con machete. Fue ahí que lo golpearon, le ocasionaron una herida en la oreja, le partieron un diente y le rompieron el labio”, denuncia el hermano.

Cegado por la rabia, según Martínez, el joven se regresó a la casa, sacó una macheta y se adentró en la base. Allí le propinaron un tiro en el pecho, que acabó con su vida.

“Además de que le dispararon, no lo auxiliaron ellos teniendo médicos, lo dejaron ahí tirado como un perro”, concluyó Sergio Martínez.

Muerte del menor, objeto de investigación

El ministro de Defensa, Guillermo Botero, anunció que la Justicia Penal Militar y la Fiscalíaadelantarán la investigación para determinar la responsabilidad del suboficial por la muerte del joven.

“Frente a los hechos del pasado 27 de julio en la base militar de La Lizama, Barrancabermeja, ordenó el traslado inmediato del inspector del Ejército para que se adelanten las acciones correspondientes a su competencia”, dice un comunicado del ministro.

Entre tanto, La vicepresidenta de Colombia, Martha Lucía Ramírez, en sus redes sociales, catalogó a los adolescentes que atacaban a la fuerza pública como “rufianes”.

Según los familiares, el joven de 16 años padecía un déficit de atención, por lo que había sido valorado por psiquiatría. Actualmente cursaba séptimo bachillerato.