Diario del Cesar
Defiende la región

Familia y amigos piden que crimen del ganadero se investigue a fondo

233

Distintos estamentos de la sociedad se solidarizaron con la familia del ganadero  Juan Felipe Ustáriz González asistiendo a sus honras fúnebres.

Comisión interinstitucional investigará el asesinato.

En medio del dolor y la indignación colectiva, los distintos estamentos de la sociedad de Valledupar le dieron ayer el último adiós al ganadero Juan Felipe Ustáriz González, asesinado por secuestradores hace una semana, cuando lo sacaron de su finca ‘El Valiente’, en la vereda Camperucho.

En los rostros de las personas que asistieron al sepelio se observa la impotencia y tristeza por la partida de una persona joven, cordial, honesta y trabajadora. Ninguno ahorró ayer palabras para referirse a la calidad humana de ´Puro´ como era también conocido Juan Felipe Ustáriz

´Tenemos el corazón destrozado, solo apelamos a la justicia Divina para que nos dé fortaleza en este doloroso momento de nuestras vidas´, anotó un familiar cercano al desaparecido ganadero.

Mientras tanto, ayer se conoció que el Ministerio de Defensa pidió la creación  de un Comité Interinstitucional que tendrá a su cargo la investigación del rapto y posterior asesinato del ganadero Juan Felipe Ustáriz González. ´El Gobierno nacional está muy interesado en que se investigue y se esclarezca este atroz asesinato y se lleve ante la justicia a los autores intelectuales y materiales´, le dijo una alta fuente del Gobierno a DIARIO DEL CESAR

DE LA ESPERANZA AL DOLOR

Fueron cinco días difíciles para la familia, quienes tras conocer que había sido sacado a la fuerza de la estancia, fueron informados de que metros más adelante del lugar localizado en jurisdicción del corregimiento Los Venados, ardía en llamas su camioneta y que dentro de ella también se quemaba una figura humana.

A pesar de que muchos presumían con tristeza que se trataba de él, la esperanza de sus seres amados era mayor. Cabía la remota posibilidad de que fuera otra persona y que él estuviera en manos de inescrupulosos que en cualquier momento llamarían a pedir algo a cambio por devolverlo sano y salvo.

No obstante, el tiempo pasó, nadie llamó y los restos mortales hallados en el vehículo fueron sometidos a una prueba de ADN para poder determinar a quién pertenecían, ya que no había otro modo de tener esa información. El cuerpo quedó en tan mal estado que ni siquiera los registros dentales pudieron permitir adelantar el proceso de identificación.

Finalmente y cuando las esperanzas se hacían menos, Medicina Legal informó a la familia que se trataba de él tras conocerse los resultados del examen practicado en Bogotá; que la necropsia reveló que murió por dos impactos de bala yque posteriormente, el cuerpo fue incinerado.

EL RECHAZO COLECTIVO

El gremio al que pertenecía el ganadero se mostró indignado por su crimen y de manera tajante rechazó su muerte, pidiendo a las autoridades que haya celeridad en su caso, para que no quede en la impunidad, recordando además otros hechos de inseguridad que rodean a ese sector, como el secuestro de la señora Ana Sofía Vargas, en Chimichagua; y el asesinato del tío de Juan Felipe, Oscar Ustáriz, quien fue asesinado hace unos años por un grupo guerrillero cuando seencontraba en su finca ubicada en el corregimiento de Los Venados.

Entre tanto, exigen a las autoridades que le respalden y que les ayuden a legalizar el porte de armas de fuego para los ganaderos, para blindarse contra la delincuencia que los acecha. Por ello recientemente se reunieron con diferentes estamentos de la Fuerza Pública quienes les aseguraron que contarán con su acompañamiento en las zonas rurales ytendrán una comunicación más cercana tanto con la Policía como con el Ejército Nacional.

EL LUTO DE UNA CIUDAD

Aproximadamente a las 3 p. m. de ayer, el cuerpo de Juan Felipe fue llevado desde la Funeraria Recordar hasta la iglesia La Natividad, que estuvo llena por un numeroso grupo de personas que entre tristeza, llanto, solidaridad y conmoción, llegaron hasta la casa de Dios para hacer ese último recorrido que tendría el abogado en su amada Valledupar.

El lugar se llenó de los colores negro y blanco que vestían quienes lo despedían, pero el rojo de los pétalos de las rosasque portaban los presentes y que abrieron la calle de honor que le ofreció su comunidad católica, el movimiento laico Emaús, fue símbolo del sentimiento general que unió a todos los que lo despedían con amor, con dolor y con la esperanza de que haya justicia.

A su salida del templo, su comunidad religiosa entonó el himno que los caracteriza su vocación evangelizadora, mientras sus hermanos y demás parientes sostenían su cuerpo en esos últimos angustiosos momentos en los que era llevado hasta la sepultura donde fue enterrado.

Finalizada la ceremonia católica, el vallenato fue llevado hasta el cementerio Jardines de Valledupar, ubicado a las afueras de Valledupar en la vía que conduce hacia el municipio de Bosconia.

SE FUE UN GRAN PADRE, HIJO, ESPOSO UN HOMBRE SERVICIAL”

José Francisco Castro, amigo personal de ´Puro´ Ustáriz mediante una carta expresó las emociones que lo embargan por la sorpresiva partida de su amigo.

“Es normal que ante las noticias dolorosas nuestra mente y nuestro corazón reaccionen de maneras insospechadas por nosotros mismos. El año pasado recibí muchas y muy dolorosas noticias, especialmente relacionadas con las ausencias definitivas de muchos de mis seres más queridos, incluido un compañero de estudios desde mi infancia, quienes abandonaron ésta tierra para reencontrarse con El Dueño de todo cuanto vemos, sabemos y sentimos. Hoy recibí una noticia que no solo me partió el alma y el corazón en mil pedazos, sino que también me hizo convencerme que nuestro paso por éste mundo es momentáneo, fugaz y pasajero. Por esa razón hoy más que siempre considero que el tiempo para amar y perdonar se nos está acabando. Ya no desperdiciaré más el tiempo sin decirle a todos los seres que tanto significan para mí, cuanto los quiero y necesito en mi vida.

Hoy, uno de mis hermanitos menores, a quien vi crecer, a quién enseñé a jugar, con quién reí y aprendí, con quién parrandié, a quien protegí y aconsejé, a quién asesoré y enseñé, a quién consulté y escuché atentamente; hoy, ese hermanito de mi alma y mi corazón se me adelantó en éste momentáneo, fugaz y pasajero paso por el mundo terrenal, para adelantarse a aquel lugar en el que con certeza, nos encontraremos más adelante, para seguir disfrutando de nuestra amistad verdadera.

Recuerdo que era un excelente amigo, y no solo mío, sino de tantas personas que conozco, que estoy seguro que no existe alguien que hoy me pueda decir que en algún momento tuvo una discusión con él. Era muy noble y humilde, era incansable y obstinado. En definitiva era un hombre bueno, entendiendo que tenía ésta condición porque en todo momento y lugar, hacía cosas buenas por los demás.

También fue el mejor hermano para sus hermanos José, Orlandito y Lucho. Y también fue el mejor hijo de Glorita yOrlando. Nada es comparable, simplemente porque compararse con Juan Felipe era un ejercicio perdido.

Era un apasionado de cada cosa que se proponía. Últimamente los temas agropecuarios le ocupaban gran parte deltiempo que le quedaba después de educar a sus pequeñas hijas. Nunca escatimó tiempo para conocer de nuevas experiencias y tecnologías aplicadas en su finca. Nunca se negó a ayudar a su papá en la administración diaria de las fincas familiares. Él siempre estaba dispuesto a servir, claro está, como debe ser, en silencio y sin llamar la atención, con respeto y obediencia, como el mejor de los servidores inútiles.  Compadre Puro no fui a su entierro, porque no quise verlo enterrar… Dios te bendiga hermano” concluyó el escrito.

´PURO´ ERA UN APASIONADO POR LA VIDA

La sonrisa permanente es una de las imágenes más recurrentes que quedó grabada en la memoria de sus familiares, allegados y conocidos, que en medio de la despedida del abogado de 38 años recreaban en sus mentes sus mejores momentos; esos en los que entonaba las canciones del cacique de la junta, Diomedes Díaz, su mayor ídolo y de quien aseguran, conocía con precisión cada uno de sus temas e incluso podía afirmar en que año habían sido grabadas y el orden en que aparecían en cada disco.

“Era un apasionado de cada cosa que se proponía. Últimamente los temas agropecuarios le ocupaban gran parte deltiempo que le quedaba después de educar a sus pequeñas hijas. Nunca escatimó tiempo para conocer de nuevas experiencias y tecnologías aplicadas en su finca. Nunca se negó a ayudar a su papá en la administración diaria de las fincas familiares. Él siempre estaba dispuesto a servir, claro está, como debe ser, en silencio y sin llamar la atención, con respeto y obediencia, como el mejor de los servidores inútiles. Nada es comparable, simplemente porque compararse con Juan Felipe era un ejercicio perdido”, aseveró el también ganadero.

EL SENTIDO ADIÓS

“Juanfe, Pipe, Puro, Purito, Piperrón: no alcancé a despedirme de ti la última vez que nos vimos. No alcancé a decirte cuanto te quería. No alcancé a pedirte perdón por no acompañarte hoy, pero como dijo tu ídolo Diomedes en la canción No. 1 del álbum titulado ‘Un canto celestial’ por allá en 1995, me atrevo a decirte lleno de sentimiento y profunda tristeza: ‘compadre Puro no fui a su entierro, porque no quise verlo enterrar’. Dios te bendiga hermano”, dijo en su mensaje

ASÍ OCURRIÓ EL HECHO

El ganadero Juan Felipe Ustáriz González de 38 años, padre de dos niñas fue raptado de su finca el pasado 20 de enero por sujetos armados cuando se encontraba con dos empleados de la estancia, luego violentado por sus captores fue conducido al vehículo tipo camioneta de su propiedad y lo transportaron en la parte trasera, donde fue ejecutado de dos impactos con arma de fuego. Los homicidas de inmediato prendieron fuego al vehículo, lo que produjo la combustión  delcuerpo; el carro quedó abandonado en una trocha ubicada a escasos metros del predio.

Los  trabajadores de la víctima fueron alertados minutos después del incendio vehicular y de la presencia en la parte trasera de un cuerpo que estaba próximo a reducirse a cenizas.

Integrantes de la Fuerza Pública conformada por CTI de la Fiscalía, en apoyo con el Ejército Nacional realizaron el levantamiento y la inspección del cadáver, posteriormente lo trasladaron a la morgue de Valledupar donde le realizaron la necropsia de rigor, los resultados de la  muerte fue  por heridas de proyectil, así lo indicó los resultados de la necropsia. La identidad del cadáver no fue establecida inmediatamente debido a  las condiciones en que se encontraba el cuerpo, solo por medio del ADN establecerían de quien se trataba la persona fallecida.

Dichos exámenes genéticos son realizados en cuatro ciudades del país, las muestras las enviaron a una de ellas (Bogotá)y en menos de tres días se conoció el resultado, a pesar que la entidad informó que los resultados tardarían en promedio un mes.

Las pesquisas  quedaron a cargo de los peritos judiciales del CTI, quienes mediante de los elementos recolectados resolverán el misterio que hay detrás de este crimen. Su director, Cesar Correa, dijo al respecto de este asesinato que hay elementos materiales probatorios suficientes para esclarecer prontamente la acción criminal.