Diario del Cesar
Defiende la región

7 cultivos estarían a punto de desaparecer en el Cesar

621

Por
Eduardo
MoscoteSierra

El agrocolombiano está en crisis. Así lo evidenció el diario nacional El Tiempo a través de un informe que prendió las alarmas en este sector productivo, en el cual se asegura que 22 cultivos se encuentran amenazados en diferentes zonas del país.   De esos cultivos, 7 estarían a punto de desaparecer en el Cesar.

En el departamento cesarense la cañafístola, pomarrosa, ciruela hobo, icaco, níspero y lima dulce, serían lasafectadas.

Además,  la chirimoya, anón, badea, granadilla de quijo, madroño, papayuela, guama, puñuela, pepino de agua, granada, motilón, chachafruto, papa china, oca, cubio y olluco, peligran en el resto de la región Caribe, Antioquia, Cauca, los santanderes, Nariño, Boyacá y otros.

La noticia preocupa a las miles de familias que por más de tres décadas han visto en la actividad agrícola un sostén económico que fue considerado por el Estado Colombiano como su as bajo la manga para competir en escenarios internacionales.

Pero aseguran, tanto el conflicto armado como la desinformación, disminuyeron las posibilidades de que así fuera, y el Consejo Nacional de Política Económica y Social, Conpes, firmado en 1990 por el entonces presidente César Gaviria para expandir la apertura económica, lo habría terminado de desmejorar.

El escrito titulado: “El campo agoniza: 22 cultivos están desapareciendo en todo el país”, también subraya que, la poca vocación que ahora se refleja en este trabajo hizo que el Producto Interno Bruto pasara de 22.30 a 6.30 (actualmente).

En la investigación, Alejandro Vélez exvicepresidente del Sistema de Atención al Ciudadano (SAC) sostuvo que a Colombia, le siguen faltando años de experiencias para entrar al mercado mundial.  Como ejemplo señaló el cultivo de trigo.

“El país no tiene unas condiciones agronómicas para producirlo. Entonces al no tener una producción alta, la necesidad de abastecimiento empezó a suplirse por externos como Estados Unidos o Argentina. Hubo una caída de la producción, pero el impacto no fue tan malo, sino que el país no tiene cómo competir”, señala Vélez.

LOS CULTIVOS DE ‘PESO’ QUE SE ESCASEAN EN EL CESAR

DIARIO DEL CESAR consultó la postura de Dagoberto Poveda, asesor de la Secretaría de Agricultura Departamental y experto en temas agrónomos quien explicó que el declive del campo también es empujado por la ausencia de políticas de Gobierno dirigidas a este sector.

Explicó que la llamada apertura económica ejecutada por el entonces mandatario colombiano, César Gaviria, bajó los aranceles a grandes cantidades de productos como el algodón y maíz.  El Cesar al ser principal productor de estas siembras, quedó en desventaja, sostuvo.

El también presidente del Comité Agropecuario del Cesar difirió con los resultados de El Tiempo, pues manifestó que los cultivos realmente azotados en el departamento son el algodón, que pasó de124.000 hectáreas en 1976 a 65.000 en 1990.  A la fecha se encuentran 800 hectáreas.

El arroz que en su momento alcanzó las 62.000 hectáreas, pero su extensión actual está por debajo del 50%unas 18.000.  El maíz de origen campesino tuvo 75.000 hectáreas y ahora solo cuenta con 35.000; y el sorgo que de 92.000 disminuyó a 400 hectáreas.

“Los únicos que ha tenido crecimiento son la Palma Africana: 1985 teníamos 8.800 hectáreas y ahora 91.000.  El cacao ha reportado aumentos al igual que el café especial”.

¿QUÉ ESTÁ AFECTANDO EL CAMPO CESARENSE?

Para Poveda, el débil apoyo integral, la falta de inversión en vías terciarias, falta de asistencia técnica, limitaciones en créditos financieros, salud y educación hacen que muchos campesinos jóvenes migren a la ciudad olvidando las costumbres.

Para él, la ‘cereza del pastel’ fue la firma del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estado Unidos y otros países ya que, manifiesta, dejó al país en desventaja.

Y explica: “el Cesar y Valledupar son tierras ricas en agua y diferentes pisos térmicos sin embargo, el 85% de los productos básicos (arroz, plátano, café, etc) se traen de otros lados y eso pasa por no estimular al campesino para que produzca: no le damos capacitaciones en comercialización, centros de acopios y facilitación en los créditos”.

Este último, indispensable para esta comunidad campesina, aunque revela que el 56% de los campos no tienen titulación.

Actualmente los pocos cultivos que se mantienen en el Cesar son la palma, cacao, café, maíz (35.000 hectáreas), arroz (18.000 hectáreas), plátano (5.000 hectáreas), yuca (4.000 hectáreas).  Y municipios como Codazzi y Aguachica son los de mayor producción.

CUÁLES SON LOS BENEFICIOS DE LOS CULTIVOS EN RIESGOS

El medio de comunicación encontró las propiedades de los siete cultivos amenazados en el Cesar.

CAÑAFÍSTOLA

Esta planta tiene orígenes asiáticos, sin embargo, durante años se han vistos grandes cultivos de esta semilla en el país sobre todo en la región caribe.  Tradicionalmente las pulpas al interior de esta rama han servido como laxantes naturales y tratamientos para afectaciones respiratorias.

POMARROSA

Fruto nativo de Malasia.  Nace solo dos veces al año en zonas húmedas o templadas del país. Algunas personas la consumen de forma natural, y también en jugos y mermeladas.   Algunas otras en ensalada.

CIRUELA HOBO

Posee vitamina C y minerales como el hierro, calcio y fósforo.   Es bajo en grasa y tiene grandes cantidades de proteína.  Alberga mucha agua.   Se consume para problemas de cólicos, inflamaciones y estomacales.

ICACO

Este fruto propio de Cartagena y la Costa Caribe se caracteriza por sus propiedades como grandes contenidos de agua, calcio, hierro, fósforo y vitamina C.

NÍSPERO

Es tradicional del sudeste de China.  Fue irremplazable en la dieta de los habitantes de la Costa Caribe colombiana.  En Córdoba y Magdalena está a punto de erradicarse. Aporta vitaminas C, E, B1, B6, B2, A y B9; y minerales como el potasio, el fósforo, el calcio, magnesio, sodio, hierro, zinc, yodo y selenio

LIMA DULCE

Se cultivó con fines de exportación y ha sido apetecido por los amantes de la repostería y bebidas. En Colombia es fundamental en algunas comidas.