Diario del Cesar
Defiende la región

Un medio ambiente en peligro

322

Cuando en 1974 se estableció el Día Mundial del Medio Ambiente, la salud del planeta no estaba tan deteriorada como lo está hoy y el aire que se respiraba era más limpio, no tenía tantos elementos de contaminación y mucho menos impactaba en la manera en la que hoy lo hace ahora a la salud.

Por ello resulta válido el llamado del secretario de las Naciones Unidas, Antonio Guterres: “Nuestra salud depende en gran medida del aire que respiramos. ¿No creen que, por nuestro propio bien, deberíamos ser más respetuosos con nuestro planeta?”

La misma ONU ha venido haciendo un llamado a abordar urgentemente los desafíos ambientales más apremiantes para poder alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible y otros objetivos acordados a nivel internacional, como el Acuerdo de París.

Cada Día Mundial del Medio Ambiente se centra en un tema con que concienciar al público sobre un asunto ambiental particularmente apremiante. El tema para 2019 gira en torno a la “Contaminación del aire”; una llamada a la acción con que ayudar a combatir un grave problema que afecta a millones de personas en todo el mundo.

Entender los diferentes tipos de contaminación, y cómo afectan la salud y al medio ambiente, ayudaría a tomar medidas para mejorar el aire que respiramos”.

La celebración de este día, cada 5 de junio, brinda la oportunidad de ampliar las bases de una opinión pública bien informada y de una conducta de los individuos, de las empresas y de las colectividades inspirada en el sentido de su responsabilidad en cuanto a la conservación y la mejora del medio.

Ahora bien, con ocasión del Día Mundial del Medio Ambiente, la ONG Greenpeace planteó como una oportunidad única para evaluar el enorme daño que se ha hecho al planeta, implementar las urgentes medidas de mitigación que se requieren y que, o “reaccionamos ahora o ya no habrá vuelta atrás”.

“Para entender la magnitud del problema es bueno ejemplificar con algo tan simple como el aire que respiramos: hoy, nueve de cada diez personas en el mundo respiran aire inseguro y que resulta dañino para la salud. ¿Qué hicimos para que algo tan elemental como el aire se convirtiera en un lujo y no en un derecho humano básico?”, dijo Silvia Gómez, directora de Greenpeace Colombia. Y agregó que “la deforestación en la Amazonía colombiana es la principal causa de emisión de gases de efecto invernadero, seguida por el sector energético. De hecho, Colombia es el cuarto exportador de carbón a nivel mundial”.

De acuerdo con la ONG ambientalista, el planeta enfrenta una enorme crisis de salud pública que puede ser solucionada mediante una transición decidida y rápida desde los combustibles fósiles contaminantes a energías renovables y limpias.

En este contexto, Greenpeace explica que la quema de carbón es la principal fuente de contaminación del aire en todo el mundo y que solo en China, aproximadamente 670.000 personas mueren cada año debido a la contaminación del aire causada por la combustión del  carbón, cifra que en la India se estima entre 80.000 y 115.000. En Europa y Estados Unidos, la contaminación del aire por la quema de carbón mata a 23.300 y 13.200 personas por año, respectivamente.

Desde Greenpeace se resaltó las graves deficiencias medioambientales que existen en Colombia, donde una de las más relevantes es la dura batalla que ha buscado por años terminar con la presencia del asbesto y que vive horas claves en el Congreso para su aprobación.

Además se resalta el hecho de que los ríos Magdalena y Amazonas se encuentran entre los 20 más contaminados por plásticos en el mundo y que consecuencia de ello ha sido la impactante presencia, hace unos días, de unas 350 toneladas de desechos en Puerto Colombia.

A este panorama se suma la desaparición de especies autóctonas y que, según un relevamiento del Ministerio de Ambiente, alcanza a 1.203 especies, entre ellos el puma, el oso de anteojos, el manatí y el cóndor. Un panorama desde luego muy desalentador