Diario del Cesar
Defiende la región

Cárcel a indígena que violó a estudiante de antropología

256

El Juzgado Segundo Penal Municipal con Funciones de Control de Garantías, decidió ayer enviar a prisión a un indígena de la etnia arhuaca de 19 años que, al parecer,  violó a una estudiante de antropología, hecho ocurrido hace pocos días en el municipio de Pueblo Bello, Cesar.

El indiciado fue identificado como Arnulfo Andrés Mejía Arias, quien compareció ante el juez por solicitud de la Fiscalía 7 Local URI, y le endilgó cargos por el delito de acceso carnal violento, al que no se allanó.

El ente acusador indicó que la víctima llegó en compañía de varios colegas para hacer un trabajo de investigación en Nabusimake, que hace parte de un proceso de fortalecimiento etnoeducativo basado en un proyecto sobre artesanías indígenas.

ASÍ OCURRIÓ

“En ese lugar solo recibían hasta 7 personas y por eso decidieron ir hasta el corregimiento de Jewrwa y estando allá son invitados a una celebración de cumpleaños de una indígena. Llegan a eso de las 8 p. m., bailaron e ingirieron licor y como a las 11 p. m., la hermana de la cumplimentada la atacó por un pleito porque ella pensaba que la víctima coqueteaba con su cuñado. La cogió por el pelo, le golpeó la cabeza contra el piso y ella quedó semi inconsciente. La gente de la fiesta le dijo al acusado que se la llevara a la casa donde se estaba quedando, para que no la agredieran más. Al recuperar la conciencia ella notó que estaban en un cafetal, él le dice que se escondieran de la agresora, que la estaba buscando con cuchillos y hachas y después se volvió hacia ella diciéndole que la iba a violar”, relató la Fiscalía 7 en medio de la audiencia.

El ente acusador agregó que pese a que la fémina se negó a intimar con él, este sujeto se le tiró encima, le bajó los pantalones y le tocó todo el cuerpo. Ella supuestamente forcejeó con él y puso resistencia, por lo que el joven la tomó por el cuello y le tapó la boca.

EL AGRESOR PIDIÓ PERDÓN

“Ahí la víctima perdió la fuerza y este procedió a violarla. Cuando ella gritaba, él la amenazaba con apuñalarla y le tapaba la boca. Después de eso ella empezó a hacer todo lo que le decía, temiendo que la matara y cuando terminó, la llevó a donde estaba hospedada y en el camino le decía que lo perdonara por lo que había hecho, que no quería que se llevara una mala impresión de él. Cuando llegó, inmediatamente fue al centro de salud, donde fue valorada y pudo instaurar la denuncia”, acotó el investigador.

Por este hecho, el señalado fue entregado por su propia comunidad indígena ante las autoridades civiles, quienes lo detuvieron en atención a una orden de captura que fue emitida en su contra.

Asimismo, el cabildo de Jewrwa puso el caso en manos de la Fiscalía, la cual tomó la declaración de la afectada como elemento material probatorio.