Diario del Cesar
Defiende la región

´Hundida´ la Ley Estatutaria de Educación

14

El presidente del Senado, Iván Name anunció que ante la imposibilidad de encontrar consensos la reforma a la educación no irá en el orden del día de mañana, con lo cual se hundirá la reforma.

La sesión de este jueves era la única vía que le quedaba al proyecto para no hundirse, esto porque al ser una ley estatutaria no se puede conciliar en sesiones extraordinarias. La presente legislatura cierra este jueves.

El proyecto tiene tres ponencias, una del gobierno, otra que es de senadores de la oposición y una tercera que se radicó el lunes por el senador Liberal Jaime Amin, lo que hizo imposible encontrar un acuerdo así como sucedió hasta el tercer debate cuando alcanzó una votación de todas las bancadas.

En declaración a los medios Name insistió en decir «no hay consensos hasta este momento y no va en la sesión». Name explicó que además hay una solicitud expresa de la vicepresidente del Senado, María José Pizarro, de que la plenaria le de prioridad a la votación de los proyectos de cupo de endeudamiento para el gobierno por poco más de 17.000 millones de dólares para pagar deuda, como también la ley que reglamenta a la jurisdicción agraria, que le es fundamental al gobierno para el proceso de entrega de tierras a las campesinos.

Tras el anuncio de Name, la senadora Sandra Jaimes, del Pacto Histórico, sostuvo que esta era la noticia que están esperando los profesores que durante tres días llevan haciendo presencia en la Plaza de Bolívar, pidiéndole al Senado que no le de trámite al debate final de la reforma a la educación.

Sumado a ese trámite legislativo estuvieron los reclamos de los maestros afiliados a Fecode, quienes desde la semana pasada están marchando todos los días en las calles de varias ciudades, en especial en Bogotá exigiéndole al presidente Gustavo Petro que retire el proyecto o que lo deje hundir, esto por considerar que la ley afecta a su autonomía.

El proyecto se tramita como una ley estatutaria, lo cual obliga a que si se tiene que conciliar porque sus textos son diferentes entre Senado y Cámara deberá hacerse en las sesiones ordinarias y no en sesiones extraordinarias, lo cual a hoy es inminente que así suceda porque no ha sido aprobada en su cuarto debate en la plenaria del Senado.

La reforma a la educación no fue incluida en el orden del día del martes ni del miércoles porque eras sesiones que coordinaron los partidos de la oposición, dejando únicamente que se discuta mañana, jueves, pero tendría que tener una discusión similar a lo que pasó el viernes pasado en la plenaria de la Cámara cuando se votó a pupitrazo la reforma pensional, esto ante el riesgo de que no pudiera ser conciliado por el Senado, en donde su presidente Iván Name ha sido uno de los más críticos.

Este era el escenario que políticamente mejor le convenía al gobierno con la reforma a la educación por cuanto pese a que en el tercer debate la iniciativa logró una concertación con todos los partidos y el propio gobierno, ahora en el Senado para su cuarto debate el petrismo se apartó del acuerdo y por la presión que ha recibido de parte de los maestros, un sector muy importante para el apoyo social que tiene el presidente de la República con este sector.

Al analizar el panorama que enfrenta el proyecto, el senador Alejandro Chacón, señaló que “esto dificulta la votación, va a ser una discusión muy álgida que definitivamente puede demorar dos o tres días y aquí no hay más de un día para sacar adelante la reforma” y advirtió que “seguramente en el Senado no se acogerá el texto en este momento de la Cámara”.

Un tema más que hace mucho más complejo el trámite para que la reforma pueda llegar a ser ley, es que los senadores del Pacto Histórico, puedan llegar a ser recusados porque en su momento, para la campaña al Congreso de la República, su partido recibió financiación de Fecode, lo que sería un impedimento tácito para estos legisladores.

Si bien esta situación le sacaría al gobierno del problema que tiene con Fecode, el presidente Gustavo Petro salió a defender el trámite de su reforma que hasta hace menos de una semana parecía que iba a ser la que más apoyo tendría de todos los sectores políticos en el Congreso.

“Negar que la educación superior sea un derecho fundamental es literalmente negar la esencia humana… Lo que garantiza el derecho universal es el Estado y no es el mercado; el mercado ayuda pero no garantiza. En pocas palabras, al mercado solo acceden los que tienen dinero”.

El mandatario consideró además que “el debate actual en el Senado, es si se reconoce el papel central del erario y del estado en la garantía del derecho universal a la educación, o si el Congreso mantiene la política de las últimas décadas de llevar el dinero público como subsidio a las universidades privadas y dejar que la educación superior no sea un derecho sino un privilegio. Además de haberle quitado a la educación pública más de 300 billones de pesos al quitar el artículo de la Constitución que protegía a la educación pública, y llevar esos recursos a financiar a banqueros en crisis”.

Volvió a hacer un señalamiento en contra del exministro Alejandro Gaviria. “El ministro de Educación, Gaviria no solo dejó esfumar los recursos por 1.3 billones para la construcción de sedes de la universidad pública en el 2023 sino, además, no permitió que se trasladara al plan de desarrollo que el FFIE, el fondo que planifica y financia la construcción de infraestructura educativa pública, tuviera como responsabilidad, también, las sedes de universidades públicas. Desde el mismo ministerio se planificó, contra el programa del gobierno, que se expandiera la educación pública superior, en provecho de intereses particulares”./Colprensa