Diario del Cesar
Defiende la región

¡El Caribe no aguanta más!

12

El Presidente de la RAP Caribe y gobernador del Atlántico, Eduardo Verano, mostró nuevamente su descontento con las altas tarifas de energía en el Caribe.

El mandatario aseguró que la gente “no aguanta más”, y que las discusiones sobre la alta facturación en el servicio de energía en el Caribe deben centrarse en la equidad por condiciones climáticas.

Verano explicó que en el Caribe se consume más energía por las condiciones climáticas naturales y que no se debe pagar más por eso.

Lo anterior, en relación con las medidas de ahorro de energía de la Comisión de Regulación de Energía y Gas, CREG, que aumentarían el precio del kilovatio hora en un 30% para estratos 1, 2 y 3; y en un 50% para el resto de usuarios por el Fenómeno de El Niño.

Adicionalmente, calificó como “injusto” que los usuarios asuman las pérdidas por robos y problemas técnicos que deberían ser responsabilidad de las empresas prestadoras del servicio.

“Castigar el consumo durante la temporada más caliente del año es un abuso hacia los consumidores. Ya venimos ahorrando por los costos del kilovatio y los cobros adicionales”, dijo Verano.

Por otro lado, aseguró que un nuevo concepto sería catastrófico para la comunidad y una “fuerte agresión a la competitividad”.

“Un ejemplo claro de esto es el caso de Bogotá, donde el costo de la factura es considerablemente más bajo debido a los patrones naturales de consumo de los usuarios”, afirmó.

Aunque el mandatario departamental señaló que entiende la emergencia climática, pidió soluciones de fondo a la crisis tarifaria de la región, antes de imponer castigos por el consumo.

“Castigar por mayor consumo requiere pedagogía; sin embargo, quien comete fraude no paga por la energía. Estas acciones deben ser penalizadas y el costo debe ser descargado de la factura al usuario de inmediato. Pedimos que se solucionen los otros conceptos antes de castigarnos”, dijo.

Finalmente, Verano planteó la necesidad de establecer una tarifa diferenciada según el piso térmico, rehacer el subsidio focalizado y ajustar el consumo mínimo en ciudades con mayor sensación térmica para garantizar un cobro equitativo.