Diario del Cesar
Defiende la región

Fiscalía no ha podido acusar a los señalados jefes de ‘Los Rastrojos’

16

Por cuarta ocasión fracasó la audiencia de acusación formal, en abril próximo un juez Especializado definirá si es el competente o no para conocer del proceso.

Juan Manuel Borré Barreto, alias “Pistón”, y Brayan Eduardo Borré Barreto, alias “Tío Guillo”, son dos hermanos señalados por la Fiscalía de ser dos jefes de la banda criminal de ‘Los Rastrojos’ que delinque en buena parte de la Costa Atlántica. Caracol Radio conoció que durante siete años no se ha podido realizar la audiencia de acusación formal en su contra.

Desde el año 2017, la Fiscalía ha radicado el escrito de acusación en tres oportunidades por los delitos de homicidio agravado, homicidio agravado en grado de tentativa, concierto para delinquir, tráfico de armas y uso de menores para cometer delitos, pero a la fecha ese proceso no avanza.

Caracol Radio supo que el pasado 21 de marzo la audiencia de acusación formal no se hizo porque el señor Brayan Eduardo Borre Barreto, alias “Tío Guillo”, quien recuperó la libertad por vencimiento de términos y su abogado no se presentaron a la diligencia.

Las víctimas aseguran que a alias ‘Pistón’ y alias ‘Tío Guillo’ se les atribuyen alrededor de 700 homicidios, pero la Fiscalía solo contabilizó 136 hechos delictivos. En esta tercera ocasión, dicen las víctimas, nuevamente observan los mismos errores de los dos escritos de acusación anteriores.

Este caso tiene otra particularidad, resulta que los procesados están solicitando que el juicio se devuelva a un juzgado Especializado de Barranquilla.

Uno de los abogados de la representación de víctimas es el abogado Pablo Bustos, presidente de la Red de veedurías ciudadanas, quien también denunció que se avecina el vencimiento de términos y alias ‘Pistón’ podría quedar en libertad.

La audiencia de acusación formal se reprogramó para el 12 de abril a las 9 am , ese día un juez Especializado de Cartagena determinará si es el competente para continuar con el juicio que lleva postergándose durante siete años.