Diario del Cesar
Defiende la región

Salvatore Mancuso volverá a pedir su libertad, Procuraduría se opondrá

17

No han sido buenos días para Salvatore Mancuso. Un magistrado de Justicia y Paz de Barranquilla le puso talanquera a su libertad y dejó en evidencia las presuntas irregularidades de la resolución con la que el Gobierno de Gustavo Petro le encomendó tareas de gestor de paz. Mancuso molesto reclamó respeto por sus derechos: “ya cumplí dos veces la condena y les he cumplido a las víctimas”, dijo, cuando en sus planes se cruzó el magistrado.

La libertad del exjefe paramilitar no es poca cosa, ni de menor consideración, es la persona viva en el país con más hechos violentos imputados. Tiene pendientes más de 65 mil hechos delictivos, entre ellos crímenes de guerra y de lesa humanidad, además de las condenas acumuladas por asesinatos, desplazamientos y otras acciones criminales cometidas cuando era el jefe de las Autodefensas Unidas de Colombia.

A su llegada al país, el pasado 27 de febrero —llevaba 16 años en una cárcel de Estados Unidos por narcotráfico y lavado de activos— en el ambiente se sembró la idea de que su paso por los tribunales de Justicia y Paz sería rápido. El Gobierno y la Fiscalía General esperaban que los magistrados revocaran las medidas privativas de la libertad. Mucha fue la sorpresa cuando el Tribunal de Barranquilla, donde tiene 33 medidas de aseguramiento, negó la excarcelación.

La defensa apeló y una vez más el Tribunal se negó. No conforme con esto, el abogado llevó su petición a la Corte Suprema de Justicia, que como superior jerárquico del Tribunal, puede tumbar o confirmar la decisión.

Luego del fallo en Barranquilla, Mancuso se presentó ante un magistrado de Bogotá, donde tiene otras 14 medidas de aseguramiento. Allí, la Fiscalía muy insistente volvió a pedir la libertad.

La Procuraduría por su parte ha mantenido una postura contraria. Pide a los magistrados dejar en la cárcel a Mancuso. En síntesis, eran tres magistrados los que debían pronunciarse sobre la excarcelación. El primero lo hizo el pasado 4 de marzo a favor. Esa decisión inicialmente generó confusión por haberse emitido con condiciones. Hoy por hoy, no ha tenido aplicación.

El segundo magistrado, de Justicia y Paz de Barranquilla, emitió su fallo el miércoles anterior, 13 de marzo. Negó soltar al exparamilitar y su decisión deberá ser analizada por la Corte Suprema de Justicia, se desconoce cuándo.

Mientras tanto, el tercer magistrado, de Justicia y Paz de Bogotá, escuchó los argumentos de las partes, defensa, Fiscalía, Procuraduría y víctimas y el miércoles, a las 2:00 p.m. revelará su decisión.

Hasta tanto haya unanimidad, seguirá en un limbo jurídico la libertad del excomandante, pese a sea el propio Presidente de la República, el que esté pidiendo la excarcelación.

Al exparamilitar no le cayó bien la decisión del Tribunal de Barranquilla. Una vez pudo intervenir arremetió en contra del magistrado y con fuerza en la voz aseveró que el magistrado estaba influenciado por criterios políticos y no jurídicos.

“El magistrado está excediendo sus funciones vinculándose a un debate jurídico para poner en entre dicho la autoridad del presidente para nombrar gestores de paz, el magistrado se está entrometiendo en el tema de paz del Presidente de la República”, dijo Mancuso.

Reprochó que el magistrado haya opinado sobre la resolución que lo beneficia como gestor de paz.