Diario del Cesar
Defiende la región

Laura Sarabia llega al Dapre y Carlos Ramón González a la DNI

El presidente Gustavo Petro también posesionó al superintendente de Salud a quien ordenó implementar el nuevo modelo de salud que reforma la existencia de las EPS en el país.

18

En el salón protocolario de la Casa de Nariño, el presidente Gustavo Petro posesionó a Laura Sarabia como directora del Departamento Administrativo de la Presidencia.

Este se convierte en el tercer cargo de Sarabia en el Gobierno del presidente Gustavo Petro, ya que inició como jefe de Gabinete, cargo del cual fue apartada por los escándalos que giraron en torno a las interceptaciones ilegales a su exniñera Marelbys Meza en medio la pérdida de una alta suma de dinero.

Posteriormente, Sarabia llegó al Departamento de Prosperidad Social donde su objetivo principal fue lograr agua para la comunidad de La Guajira y lograr recomponer el programa de transferencias monetarias.

También, hubo un nuevo enroque en la Casa de Nariño, Carlos Ramón González que venía ejerciendo como director del Dapre, aterrizó en la Dirección Nacional de Inteligencia en reemplazo de Manuel Alberto Casanova.

En su discurso, en medio de las posesiones, el presidente Petro ordenó al nuevo director de la Dirección Nacional de Inteligencia, González, investigar capos del crimen, esclavitud, economías ilícitas, narcotráfico entre otros.

Quién también fue posesionado fue el superintendente de Salud, Luis Carlos Leal Angarita, a quien el presidente le dio órdenes exactas sobre los lineamientos de trabajar fuertemente en la entidad para reducir los costos de salud en el sistema de salud colombiano.

“En el intestino de esas nuevas EPS hay hechos anómalos donde se han perdidos dineros públicos. El sistema ha producido más muertes por la codicia y la ganancia. Tenemos que establecer política pública que impida la corrupción”, dijo el presidente.

De igual forma, el mandatario aseguró que hay que actuar inmediatamente para que se implemente el nuevo modelo de salud que desea el Gobierno, ya que el Congreso aún no aprueba la reforma a la salud.

“Congreso se demora en aprobar un proyecto de ley que quiere organizar la salud, queremos abrir un espacio. No entiendo que sectores políticos se opongan a que Colombia tenga un sistema preventivo y nuestros niños mueren por desnutrición más que en cualquier país de la OCDE y solo esa estadística nos tiene que llevar a mirar el sistema de salud”, agregó.

Por eso, el presidente dio órdenes precisas para que en los hospitales intervenidos por la Superintendencia de implemente el nuevo esquema de salud con condiciones y garantías también para los trabajadores de la salud.

“Ninguna norma nos ha prohibido crear un sistema preventivo de salud, hay que hacerlo. En la Superintendencia hay nueve hospitales intervenidos y ahí demostremos que podemos cambiarlo y que se vuelven hospitales de excelencia (…) Se deben girar con anticipo a toda IPS que tenga la propiedad de formalizar a sus trabajadores de la salud. No a los amigos políticos no las empresas amigas que han cerrado el círculo de corrupción. Cuando se entrega un anticipo es porque esa IPS fortaleció su equipo de trabajo. Hay que demostrar desde ya nuestro proyecto”, puntualizó.

Finalmente, el presidente dio lineamientos al nuevo director del Invima, Francisco Rossi.

“Hay que acabar con la corrupción en el Invima y debe existir una organización institucional que viene desde la economía popular. Invima se ha convertido en concentrador de la riqueza y el Invima tiene que empoderar la economía popular”, puntualizó..

LA LLEGADA DE LAURA SARABIA

En su segunda oportunidad como funcionaria de la Casa de Nariño, Laura Sarabia llega con importantes cambios en la estructura de funciones del Departamento Administrativo para la Presidencia.

Según se pudo conocer, desde la llegada de Laura Sarabia, el DAPRE asumirá algunas de las funciones que tenía la jefatura de Gabinete, cargo que se encuentra vacante desde el escándalo por el robo de dineros, interceptaciones e interrogatorios a la trabajadora doméstica de Sarabia.

Los cambios se han aprobado a través del Decreto 0155 del 13 febrero de este año, donde la Presidencia modifica dos numerales del artículo 16 del Decreto 2647 de 2022, que definían tareas de la jefatura de gabinete y que ahora pasarán a manos del Dapre. En ese sentido, las funciones del Departamento buscarán cumplir con dos propósitos en el funcionamiento de la Presidencia: vigilar y coordinar la seguridad del presidente y realizar apoyo de protocolo y administración de recursos.

En su primera función, el Dapre estará a cargo de: “identificar, evaluar y adoptar, en coordinación con las correspondientes autoridades, la Unidad Nacional de Protección y la Dirección Nacional de Inteligencia, en el marco de sus competencias legales y reglamentarias, las medidas que prevengan y mitiguen situaciones las cuales comprometan la seguridad, vida e integridad del Presidente y Vicepresidenta de la República y sus familiares”, dice el texto

En cuanto al protocolo y temas administrativos establece: “coordinación con la Casa Militar los protocolos de seguridad y administración de recursos frente a la agenda y eventos que desarrolle el presidente y vicepresidenta de la República y sus familiares, adoptando medidas de seguridad que garanticen su vida e integridad física, en coordinación y articuladamente con la Jefatura de Despacho Presidencial, la Policía Nacional, las Fuerzas Militares, la Unidad Nacional de Protección y la Dirección Nacional de Inteligencia, en el marco de sus competencias legales y reglamentarias”, señala el decreto.

Laura Sarabia es la tercera persona que ocupa este cargo durante la Presidencia de Gustavo Petro, luego de Mauricio Lizano, hoy ministro TIC y Carlos Ramón González, de quien aún se desconoce si seguirá siendo parte del Gobierno.

EN LA AGENCIA DE INTELIGENCIA

El presidente Gustavo Petro ha anunciado el nombramiento de Carlos Ramón González como el nuevo Director Nacional de Inteligencia (DNI), consolidando así una serie de cambios en la alta dirección del gobierno colombiano.

En una declaración emitida desde la Casa de Nariño, se confirmó la designación de Carlos Ramón González como el próximo Director Nacional de Inteligencia. Este movimiento llega como parte de una serie de ajustes estratégicos dentro del gobierno, con el objetivo de fortalecer las capacidades de seguridad y defensa del país.

González, quien previamente ocupó el cargo de director del Departamento Administrativo de la Presidencia (Dapre), cuenta con una amplia experiencia en asuntos de seguridad y política. Su nombramiento ha sido recibido con interés por parte de la comunidad política y de seguridad nacional, dada su cercanía al presidente Petro y su historial en el ámbito de la inteligencia.

Como nuevo Director Nacional de Inteligencia, de acuerdo con la reunión presidencial, González tendrá la responsabilidad de coordinar y desarrollar actividades de inteligencia estratégica y contrainteligencia, con el objetivo de proteger los intereses y la seguridad de los ciudadanos colombianos. Se espera que su liderazgo aporte una visión sólida y coherente en la gestión de los recursos de inteligencia del país.

El nombramiento generó diversas reacciones en el ámbito político y de seguridad. Algunos analistas señalan la importancia de contar con una figura de confianza del presidente en un puesto tan crucial, mientras que otros plantean interrogantes sobre el impacto de esta designación en la dinámica interna de la inteligencia nacional.