Diario del Cesar
Defiende la región

Ocho municipios deben rendir cuentas de implementación del Acuerdo de Paz

En el Cesar

18

El Departamento Administrativo de la Función Pública le recordó a la comunidad de los municipios de Pdet del Cesar la importancia de vigilar que las autoridades diligencien el Informe de Rendición de Cuentas de la Implementación del Acuerdo de Paz.

La entidad agregó que este reporte es fundamental para monitorear el avance de las acciones implementadas por los 3 municipios vallunos en la construcción de la paz, meta fundamental del Plan Nacional de Desarrollo 2022-2026.

Los municipios Pdet (Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial) que deben presentar el informe son: Agustín Codazzi, San Diego, Manaure, Valledupar, Becerril, La Jagua de Ibirico, La Paz y Pueblo Bello.

Entre las entidades nacionales que deben presentar este informe se encuentran los ministerios de Agricultura y Desarrollo Rural, Cultura, Defensa Nacional, Educación, Deporte, Trabajo, Interior, Transporte, Salud, Ambiente y Desarrollo Sostenible, Protección Social, Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, Vivienda, Ciudad y Territorio, Relaciones Exteriores, Minas y Energía, Justicia y del Derecho, Comercio, Industria y Turismo.

El informe solicitado por Función Pública reúne un conjunto de herramientas, actores y acciones que se articulan para rendir cuentas por la paz, debe resaltar avances en aspectos como acciones ejecutadas, participación ciudadana y promoción del control social, territorios donde se han implementado las acciones, beneficiarios, entre otros. Función Pública instó a las alcaldías de estos municipios a hacer una rendición de cuentas clara que evidencie a la comunidad todas las acciones desplegadas para construir la paz con hechos.

Los ocho pilares que contiene el informe son: ordenamiento social de la propiedad rural, infraestructura y adecuación de tierras, salud, educación y vivienda rural, agua potable y saneamiento, reactivación económica y producción agropecuaria, sistema para la garantía progresiva del derecho a la alimentación, reconciliación, convivencia y construcción de paz.