Diario del Cesar
Defiende la región

Notas ‘seguras’ al ritmo de vallenato

708

15 años lleva este hombre sirviéndoles a la Patria a través de la Policía Nacional, de los cuáles 8 años les ha dedicado al departamento del Cesar.

Canta como Farid Ortiz e interpreta el acordeón como Emilio Oviedo, aunque naturalmente no sea al mismo nivel musical de estos dos artistas prestigiosos del folclor vallenato, le apunta a llegar un día a asemejarse a ellos.

No obstante tiene que trabajar bastante para alcanzar ese logro y no porque no tenga la capacidad sino porque el tiempo quizás no sea el suficiente, ya que en su mayoría se lo dedica al servicio de la comunidad.

Se trata de Juan Gabriel Hoyos Zabala, un patrullero de la Policía Nacional, que desde hace más de 15 años trabaja en la institución en el ‘Área de prevención y educación ciudadana’, conocida anteriormente como ‘Policía Comunitaria’, desde donde trabajan e implementan estrategias para evitar que se presenten diferentes delitos.

Hace ocho años fue trasladado al Departamento de Policía Cesar, a donde llegó con el deseo de hacer parte del grupo ‘Son Verde’, integrado por varios uniformados con capacidades y talentos distintos, quienes llevaban un mensaje de paz a través de la música a las comunidades del Cesar.

Pero el tiempo, los traslados y la designación de nuevas tareas los ha ido desintegrando. No obstante, de esos pocos se armó un nuevo grupo denominado ‘Agrupación Vallenata’, con la que llevan alegría a los barrios y veredas de Valledupar.

“Por medio del arte buscamos ese acercamiento con la comunidad. Son momentos agradables para los ciudadanos ver a un policía tocando acordeón, por eso con el nuevo comandante buscamos que se reactive Son Verde”, manifestó el uniformado, quien espera que sea muy pronto para volver a todos los municipios: Pelaya, Curumaní, Gamarra, Aguachica, San Alberto.

 

SU DÍA A DÍA

Juan Gabriel Hoyos Zabala tiene un trabajo arduo, no porque tenga que enfrentar maleantes, sino evitar que los haya. Con su trabajo busca que los niños y jóvenes tengas tiempos libes productivos para alejar de ellos el alcohol, la drogadicción, el embarazo a temprana edad, causantes de la rebeldía o desobediencia.

Cada día se levanta a las 5:30 de la mañana para ir a trabajar, formar, recibir instrucciones del comandante, armar el plan de trabajo, ir a las diferentes comunidades, implementar las acciones, descansar en familia y en la tarde retomar nuevas actividades, como en intervenciones en la ciudad como patrullajes, requisas u operativos de control, lo que significa poco tiempo para practicar con su acordeón, por lo que en antes de salir de casa le dedica al menos 15 minutos al acordeón.

 

SU SUEÑO MUSICAL

A Juan Gabriel lo vemos en las calles liderando campañas, frentes de seguridad, gestiones comunitarias, redes de participación cívica buscando el acercamiento con los ciudadanos, pero junto a la vocación de servir al país también sueña con participar en el tradicional Festival de la Leyenda Vallenata.

“Ese era mi anhelo este año, pero desafortunadamente no se me dieron las cosas; una por el tiempo y otra por falta de apoyo económico, pero espero que el otro año pueda tenerlo para presentarme”, indicó Juan.

 

SU ARTISTAS PREFERIDOS

Farid Ortiz y Emilio Oviedo son los artistas favoritos de este patrullero,  tanto que los imita muy bien. Con Farid Ortiz ha tenido un gran acercamiento. En varias presentaciones musicales ha compartido tarima, siendo este uno de los mejores momentos para él.

“Soy un fiel seguidor de FaridOrtíz y lo trato de imitar, no sé cómo lo haga. Una vez tuve la oportunidad de tocar el acordeón con él y en diferentes espectáculos que van he tenido la oportunidad de entrelazar una bonita amistad. Siempre que saca un CD lo he estado oyendo y trato de aprender, como artista, de todas las letras”, especificó.

En cuanto al acordeón, aseguró que siempre ha seguido a los que él considera grandes intérpretes Omar Geles, el ‘Pollito’ Herrera, el ‘Negrito’ Osorio, pero con el más se identifica es Israel Romero. No obstante, la mayoría de las veces toca como Emilio Oviedo.

 

SUS INICIOS

A sus 16 años, tiempo en el que estudiaba en la escuela normalista Liceo Guillermo Valencia de Montería, Córdoba, Juan recibía clases de flauta, caja, guacharaca, pero su inclinación fue siempre por el acordeón.

Sus padres lo complacieron y hasta la ciudad de Sincelejo llegaron donde un reconocido personaje llamado Rulfino Barro a comprar este instrumento típico vallenato.

 

UN POLICÍA POLIFACÉTICO

 

Juan Gabriel Hoyos llegó hasta la Policía Nacional con el único objetivo de enfrentar la inseguridad y los problemas sociales con la música como una herramienta fundamental para generar paz, siendo el acordeón su arma de combate y su voz un instrumento para lograr la conciliación y convivencia ciudadana.

“Yo me siento muy a gusto con mi trabajo, me satisface que la gente se sienta bien con servicio que les brindo, pero también cómo se sienten con la música que les trasmito”, especificó Juan, quien sueña con seguir adelante y demostrar lo mejor de él tanto en la Policía Nacional como en la interpretación musical, porque “por medio del arte y la disciplina social se pueden lograr muchas cosas positivas tanto en niños como jóvenes y tendremos mejores ciudadanos”.

Como artista y Policía decidió trasmitirles a los ciudadanos un mensaje de convivencia.

“Que vivan  en armonía, con tolerancia, que luchen por sus sueños, que nunca es tarde. Que estudien y aprovechen esta oportunidad, que es una herencia de nuestros seres queridos”, concluyó.