Diario del Cesar
Defiende la región

Presidente Petro lanzó programa de ´Ollas Comunitarias´

DESDE MAGANGUÉ

87

Al lanzar el programa de Ollas Comunitarias para los damnificados por la ola invernal en tres corregimientos del municipio de Magangué, Bolívar, el Presidente Gustavo Petro anunció este martes que el siguiente paso de la lucha contra el hambre, que desarrolla el Gobierno del Cambio, será la puesta en marcha de un nuevo plan, a largo plazo, mediante la compra de cosechas a los campesinos y la creación de una red de distribución de alimentos a bajo precio. 

En un encuentro con la comunidad de Magangué, el Mandatario explicó que el programa de Ollas Comunitarias se propone atender una situación de emergencia ocasionada por las fuertes lluvias, como consecuencia del cambio climático, pero indicó que la solución de fondo es garantizar a la población vulnerable un sistema permanente de abastecimiento de alimentos, impulsado por el Estado.

 “Las medidas de urgencia no nos soluciona el problema. Nos sirve para paliar los días que estamos viviendo, sobrepasarlos, pero hay que establecer las medidas de más largo plazo, que nos permitan vivir bien, a pesar de que los inviernos empeoren”, dijo.

En ese sentido, el Jefe de Estado destacó la necesidad de implementar un sistema paralelo de abastecimiento alimentario en Colombia, más allá de la atención humanitaria que brinda el programa de Ollas Comunitarias e, incluso, del comercio tradicional de alimentos, al que un amplio sector de la población no tiene acceso.

“El Estado debe aprender a comprar cosechas, y a llevarlas a donde la población tiene hambre. Si se compran cosechas, estamos ayudando a aumentar la producción y la sostenibilidad alimentaria del país. Es más, estamos ayudando a que el campesino pueda tener mejores ingresos”, sostuvo.

Al respecto, agregó que no solamente se trata de comprarles a los campesinos sus cosechas, sino también todos los alimentos que recolectan, incluida la pesca.

En relación con la distribución de estos productos, planteó la creación de asociaciones de tenderos o de establecimientos estatales, que permitan vender a precios más bajos que los centros de comercio tradicionales.

De acuerdo con el Presidente Petro, este proyecto “lo tiene que empezar a implementar la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD), porque es precisamente para defendernos de la crisis climática” y que “va más allá de la Olla Comunitaria”.

Además, el Jefe de Estado pidió a la UNGRD capacitar a los alcaldes y a los líderes sociales de los municipios vulnerables en el manejo de los posibles riesgos ocasionados por el cambio climático.

Positivo balan​​​ce del programa Ollas Comunitarias

A su vez, el Director de la UNGRD, Javier Pava, reveló que el Gobierno del Cambio ya completa 249 Ollas Comunitarias con recursos para empezar a funcionar, de 600 proyectadas a nivel nacional.

 “Eso significa que vamos a tener cerca de 249 mil familias que van a recibir dos raciones (diarias de alimentos) en estos tres meses, con recursos que están garantizados desde la UNGRD”, recalcó el funcionario.

Precisó que en la región de La Mojana se han instalado 40 Ollas Comunitarias. Para Magangué van 10 y el objetivo es instalar seis más.

 “Este programa llegó para quedarse y seguir atendiendo a los más necesitados”, concluyó Javier Pava.

Las ollas comunitarias es una iniciativa que ha venido planteando el Gobierno Nacional y que le ha brindado comida caliente a las comunidades que se han visto afectadas por las fuertes lluvias y la ola invernal en todo el territorio nacional.

La Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (Ungrd) ha venido liderando la iniciativa que por medio de alianzas públicas populares ha permitido la compra de los alimentos, luego se cocinan y se les ofrecen a las comunidades vulnerables y afectadas en el país por las emergencias.

La administración del dinero se ha venido haciendo con la Juntas de Acción Comunal (JAC) que reciben el dinero por medio de transferencias realizadas por el Gobierno en cabeza del Ministerio del Interior.

Los insumos y alimentos deberán adquirirse en las mismas regiones, esto para impulsar la economía de las zonas afectadas y así contribuir a que el territorio se recupere rápidamente.