Diario del Cesar
Defiende la región

Estilos de la ´elegantia iuris´

66

El uso del lenguaje oral y escrito en las formas judiciales, siempre nos ha llenado de sorpresas. En días anteriores se han hecho públicos sucesos judiciales que nos demuestran, de forma agradable o aborrecible, que, en la estética de sus actuaciones, la sencillez y la sobriedad conceptual, son siempre preferibles a lo descomedido e imprudente con los que algunos operadores de justicia y colegas litigantes desarrollan lo que se llama el estilo en la argumentación de sus decisiones y propuestas.

Hay varios de estos estilos en la forma de expresar nuestras ideas: El 15 de julio del presente año, la Corte Constitucional en su sentencia T-262, ordenó por vía de tutela proteger los derechos pensionales a la sobrevivencia que le venían siendo vulnerados a un menor de 8 años por una Aseguradora.  Lo relevante de la noticia no ha sido la ejemplar solución jurídica dada al amparo de los derechos fundamentales del pequeño, sino el estilo con que la Corporación Judicial le explica de manera comprensible, en lenguaje sencillo y delicado, la forma cómo el niño debe recibir sus derechos, el alcance de su protección y la manera cómo en lo futuro podrá disfrutarlos para su atención y cuidado. ´…para nosotros es muy importante lo que sientes, tus preocupaciones, tus miedos y tus intereses´ manifiestan los magistrados en su elegante fallo.  Leída la decisión judicial sólo podemos manifestar que ella constituye una verdadera e influyente pieza de la jurisprudencia, que muestra la belleza del estilo y la elegancia de las formas, en lo que el mundo del Derecho se denomina la ´elegantia iuris´.

Pero también conocimos la imprudente actuación de la señora Juez Primera Penal Municipal del municipio de Fonseca-La Guajira, quien, salida de su toga, en audiencia virtual y en tono altisonante increpaba a un abogado litigante al que le pidió “Déjeme gritar porque ese es mi tono de voz. Doctor cállese que yo a usted no le he dado la palabra. Le dije que no me interrumpa”.  Nos enteramos también la conducta del juez que en el Carmen de Bolívar trató al apoderado de ese municipio de “…ladrón, payaso, sapo de ojos saltones, pájaro de cuentas penales”, que obligó al Consejo Superior de la Judicatura a suspenderlo por siete meses de su cargo.  En ambos casos no sólo se presenta una evidente falta al decoro con el que debe ejercerse la profesión, sino un inadecuado e imprudente ejercicio de la ´elegantia iuris´.  Casos que desdicen el estilo ponderado con el que se debe ejercer tan especial encargo.

Forma parte de la ética profesional, guardar las formas en la expresión de nuestras ideas, respetar lo estético en el comportamiento profesional. Mi siempre recordado profesor el doctor Ismael Coral Guerrero, exmagistrado de la Corte Suprema de Justicia, nos enseñaba que la primera regla de nuestro ejercicio profesional debe ser la correcta utilización del lenguaje, aplicarlo siempre de manera mesurada en nuestros argumentos y conceptos, usar los términos legales de forma prudente y persuasiva.  Hemos tratado de inculcarle a nuestros jóvenes alumnos, el deber de respetar esas formas en la expresión del pensamiento jurídico, mantener las reglas semánticas, manejarlas adecuadamente tanto en el lenguaje oral como en el escrito, hasta lograr que se les llame un jurista elegante.

Porque la ´elegantia iuris´ no se relaciona con la manera de vestir o con un estilo de vida, sino con una manera racional de comportarse frente a situaciones que a diario se nos brinda en el mundo del Derecho, para resolverlas de manera coherente y respetuosa. En los inicios de esta justicia virtual en Colombia, se hace aún más necesario mantener en los currículos universitarios, el aprendizaje en la elaboración de textos, intensificar el ejercicio de la argumentación y la exposición oral, para dotar a los estudiantes de una buena expresión de la semántica jurídica con estilo respetuoso y  ponderado, decisivamente necesarios tanto en la escritura como en la oralidad, en la redacción y en la exposición de las ideas, muchas veces ausentes en la formación de nuestros abogados.

*Abogado Laboralista*Profesor universitario*Escritor