Diario del Cesar
Defiende la región

Líder kankuamo amenazado se desplazó del resguardo indígena

TEME POR SU VIDA

57

Como reiterativa, califican las autoridades indígenas las recientes amenazas de las que fue víctima el defensor de Derechos Humanos y líder kankuamo, Jehu Mindiola, en hechos ocurridos el pasado 9 de agosto en su residencia ubicada en el corregimiento de Atánquez, jurisdicción de Valledupar.

Al respecto, el cabildo gobernador kankuamo, Jaime Luis Arias, afirmó que este tipo de situación en contra de los pueblos indígenas se ha convertido en una constante y reiterativa situación, por la que exigen al Gobierno nacional la inmediata intervención.

“Desde el año pasado hay persecución y amenazas contra esta población indígena. Lo ocurrido a Jehu Mindiola es rechazado por la comunidad, la cual ha solicitado a las autoridades competentes que se esclarezca el caso, además de exhortar a los mismos indígenas aportar información si la tienen, con respecto a este hecho”, dijo el Cabildo Gobernador.

Manifestó que Mindiola se desplazó del resguardo indígena, mientras se establecen medidas de protección, aunque todavía no hay respuesta del Ministerio del Interior. La Defensoría del Pueblo estableció mecanismos de alerta e investigación sobre la ola de violencia que estaría envolviendo a los pueblos indígenas en el país.

Como se recordará,  la madrugada del 9 de agosto llegaron cuatro hombres a la casa de Mindiola, intentaron ingresar a la vivienda y dejaron unos mensajes en la fachada con las letras “ELN” y la palabra “Sapo”. Tres días después, dos hombres vestidos de negro duraron un tiempo afuera del predio generando temor e intimidación.

Manifestó el Cabildo Gobernador, que aunque dejaron escritas las letras ELN, las autoridades kankuamas no tienen certeza que estas amenazas las haya realizado el Ejército de Liberación Nacional, teniendo en cuenta que los responsables y autores de los demás hechos de violencia ocurridos desde el 2021 serían perpetrados por integrantes de otro grupo armado que hace presencia en la Sierra Nevada.

En el departamento del Cesar hay al menos 45.403 víctimas de desplazamiento forzado. En 2021 y lo corrido del 2022 se han presentado desplazamientos individuales de los municipios de La Paz, La Jagua de Ibirico, Manaure Balcón del Cesar, Astrea, Chimichagua, Pailitas, Pelaya y Tamalameque.

En las regiones sur y occidente del Cesar, se presentaron, durante 2021 y lo que va de 2022, acciones de grupos armados ilegales como el ELN; el EPL, los Pelusos y las AGC-Clan del Golfo.

La Defensoría del Pueblo ha advertido reiteradamente la situación de riesgo a la que están expuestos los líderes sociales y de forma particular se observa con preocupación el incremento en los casos de homicidio contra líderes comunales, indígenas, afrodescendientes y campesinos.

Recientemente, la comunidad de Makumake-Ríoseco, se reunió con del defensor del Pueblo, Carlos Camargo, a quien expusieron la compleja situación que afrontan, por lo que el funcionario  se comprometió con el envío de requerimientos y reuniones con las autoridades civiles y de fuerza pública para que actúen de manera rápida y efectiva en su protección para las comunidades de Murillo, Rioseco, Ramalito, Los Haticos, Rancho de la Gota, Mojao, La Mina, Pontón, Las Flores, Atánquez, Chemesquemena y Guatapurí, pertenecientes al pueblo Kankuamo, en jurisdicción de Valledupar.