Diario del Cesar
Defiende la región

‘Cobradiarios’ se refugian en el Clan de Golfo para amenazar a clientes

94

El ‘gota gota’ o ‘cobradiario’, es la forma ilegal de entregar dinero en préstamo muy común en Valledupar y el territorio nacional. Se ha convertido en una especie de ‘plaga’ en la que la violencia e intimidación es su principal arma que utilizan para recuperar el dinero entregado con altos intereses, y que luego se vuelven impagables para los clientes.

A diario las amenazas y persecuciones de estos cobradores de oficio, son recurrentes, incluso muchas personas se atreven a denunciarlo ante la Fiscalía, mientras otros huyen de la ciudad o simplemente entregan los enseres de su hogar para evitar retaliaciones.

Colombia es el país pionero en esta singular práctica ilegal que en algunos de los casos ha generado violencia y hasta muertes.

Valledupar no escapa de este indiviso negocio, que camuflado en motos y conductores vestidos de negro con su rostro casi oculto, ha tomado las principales barriadas de la localidad donde residen, en su mayoría, familias de estratos bajos.

El dinero lo entregan sin trámites, requisitos o avales y ya es una costumbre generalizada en Colombia. Por lo general, esto se puede palpar más en sectores pobres y alejados y hasta se ha extendido a otros países de Latinoamérica.

INVESTIGAN EN TRES BARRIOS

En el municipio de Valledupar, las autoridades investigan tres casos en los que estos ‘cobradiarios’ se hacen pasar como integrantes del Clan del Golfo y del grupo delincuencial ‘Los Rastrojos’, aprovechándose de los ataques que estas organizaciones han protagonizado en los últimos días en el territorio nacional.

Eduardo Esquivel López, secretario de Gobierno Departamental, confirmó esta denuncia y aseguró que desde la institucionalidad, con apoyo de la Sijin, se están investigando tres casos en los barrios Garupal, La Nevada y las torres Nando Marín.

“Estas personas dedicadas al ‘gota a gota’ o ‘cobradiario’, están intimidando a sus deudores afirmando tener conexión con el Clan del Golfo y Los Rastrojos. Hay un caso específico que se entró a investigar en el barrio Garupal, por lo que se está haciendo un análisis profundo sobre este particular en base al testimonio de la persona afectada, a quien mantienen intimidada con este proceder”.

Alertó a estas personas que están causando temor en la ciudad, que los antes posible serán judicializados por parte de la Sijin. “Las investigaciones están adelantadas, hay gente que quiere pescar en río revuelto, aprovechan estas acciones de los grupos subversivos para cometer sus fechorías”.

‘ME PERSIGUEN Y AMENAZAN’

Uno de los casos de intimidación más recientes denunciado en Valledupar, es de una madre de familia, a quien los ‘cobradiarios’ la tienen amenazada de muerte por una deuda de más de 5 millones de pesos que dejó su ex pareja sentimental, quien huyó de la ciudad precisamente por estos apuros.

“Me andan atacando, en mi casa se han metido, he perdido todo, los enseres… ahora estoy vendiendo en la calle”, comentó la mujer, quien prefirió no aportar su identidad por temor a represalias.

Incluso, la han amenazado con quitarle los celulares con los que trabaja vendiendo minutos, para que responda por el dinero que debe su ex esposo, quien se dedica a la venta de carnes. “Temo por mi vida y la de mis hijos, incluso hasta donde llego ellos aparecen a cobrar, hasta me han amenazado con hacerle daño a mi madre y a mi familia; yo no tengo nada que ver con esos préstamos, nunca he prestado a estas personas”.

La desesperada mujer pide ayuda a las autoridades y formuló la denuncia ante la Fiscalía, para que investiguen el caso, ya que asegura conocer de otras personas que están pasando por lo mismo.

La noche del pasado miércoles se presentó el más reciente acoso y llegaron cuatro personas a la casa de sus padres. Le dijeron que si el carnicero no paga va a pagar la suegra. “Con mi mamá se están metiendo”, dijo.

Vendedores ambulantes, taxistas y amas de casa son los objetivos preferidos de esas empresas criminales en donde los intereses estipulados sobrepasan los límites del Banco de la República, haciendo que los préstamos sean imposibles de cancelar

El “gota a gota” otorga dinero con tan solo una firma a plazos desde 20 hasta 40 días, cobrando un interés desde el 20% y que incluso puede llegar hasta 40% o más sobre el monto facilitado. Por este negocio en Colombia se mueven diariamente 2 mil 500 millones de pesos.