Diario del Cesar
Defiende la región

Dialogar con las disidencias 

5

Gobierno de Gustavo Petro estaría revisando la posibilidad de dialogar con las disidencias de las Farc

Alfonso Prada, quien fue el jefe de debate de la campaña presidencial de Gustavo Petro, señaló que el Gobierno entrante estaría revisando la posibilidad de que las disidencias de las FARC “retomen las sendas de la paz”. De acuerdo con Prada, quien suena como posible ministro del Interior del mandatario electo, se está analizando la posibilidad de “reintentar un diálogo”.

Las declaraciones se conocieron en medio de la información sobre la supuesta muerte de ‘Iván Márquez’, máximo comandante de la ‘Segunda Marquetalia’, como se autodenominó este grupo disidente del que también hacían parte alias ‘Jesús Santrich’, ‘Romaña’ y ‘El Paisa’, quienes también murieron en territorio venezolano.

“El presidente Petro ha dicho que vamos a activar automáticamente los protocolos para poder reactivar los diálogos y hay que ver cómo reintentamos un diálogo que permita a las disidencias de las FARC recuperar la senda de la paz”, dijo en entrevista con Yamid Amat, para el diario El Tiempo.

Incluso se han conocido versiones que indican que ‘Iván Márquez’, habría enviado comunicación al Gobierno entrante en la que manifestaba su intención de iniciar un diálogo, algo que ha generado rechazo de varios sectores ya que Márquez fue jefe del equipo negociador de las Farc en Cuba y tras la firma, retomó las armas junto a otros de los negociadores, entre ellos Jesús Santrich.

Prada también se refirió a la retoma de los diálogos con el ELN, cuyo equipo negociador permanece en La Habana (Cuba). “Hay que extender la política de paz a las demás causas que generan violencia. Hay que sentarnos a dialogar con el ELN”, señaló.

Además, habló del llamado “perdón social”, el cual calificó como “una doctrina histórica que aplicó en buena parte Juan Manuel Santos, para poder hacer el proceso de paz. No hay que descalificar esa posibilidad de que la sociedad perdone”.

Enfatizó que no se trata de un perdón jurídico, “sino de un instrumento político de la sociedad para superar dolores y lo quieren confundir con una estrategia jurídica para sacar de la cárcel a algunos delincuentes, no se trata de eso, esto es una cosa más profunda”.