Diario del Cesar
Defiende la región

Rusia debe pagar un «precio a largo plazo» por la invasión de Ucrania

29

La situación se vuelve «más y más difícil» para los ucranianos en la región de Donbás, donde Moscú bombardea la ciudad de Severodonetsk día y noche, mientras se espera este lunes el veredicto en el primer proceso en Ucrania por crímenes de guerra contra un soldado ruso.

Rusia está concentrando sus tropas en el este de Ucrania, en el Donbás, afirmó el gobernador de la región de Lugansk, Sergei Gaidai.

«Todas las fuerzas rusas están concentradas en las regiones de Lugansk y Donetsk», afirmó Gaidai en Telegram.

Moscú desplaza unidades retiradas de la región de Járkov en el norte, efectivos que participaron en el asedio de Mariúpol en el sureste, milicias de las repúblicas separatistas de Donetsk y Lugansk, fuerzas chechenas y tropas movilizadas desde Siberia y el lejano oriente ruso, indicó la fuente.

Lo mismo sucede en materia de armamento. «Todo está concentrado aquí», agregó el gobernador, incluidos los sistemas antiaéreos y antimisiles S-300 y S-400, similares a los Patriot estadounidenses.

Severodonetsk, punto crucial en la batalla del Donbás, sufre el fuego de Moscú «las 24 horas del día», denunció Gaidai.

«Utilizan la táctica de tierra arrasada, destruyen deliberadamente la ciudad» con los bombardeos aéreos, los lanzacohetes múltiples, los morteros o los tanques que disparan a los edificios», señaló.

El ejército ucraniano anunció el domingo en Facebook al menos siete civiles muertos y ocho heridos en los bombardeos a 45 comunidades de la región de Donetsk.

El destino de Severodonetsk se parece al de Mariúpol, con un paisaje apocalíptico tras varias semanas de asedio. Sus barrios son un amasijo de chapas y escombros, con edificios destrozados por misiles y proyectiles.

Veredicto

En Kiev, se espera este lunes el veredicto en el primer juicio por crímenes de guerra.

Un soldado ruso de 21 años está acusado de haber matado a un civil de 62 años que empujaba su bicicleta mientras hablaba por teléfono.

En una audiencia la semana pasada, Vadim Shishimarin declaró que lamentaba lo sucedido y pidió «perdón» a la viuda de la víctima, al tiempo que justificó sus actos por las «órdenes» recibidas. El fiscal pidió prisión perpetua.

Según la fiscalía ucraniana, el país abrió más de 12.000 investigaciones por crímenes de guerra desde el 24 de febrero, cuando comenzó la invasión rusa.

El presidente polaco, Andrzej Duda, afirmó el domingo que a partir de ahora será imposible «hacer negocios como de costumbre» con Rusia, a raíz del descubrimiento de las masacres de civiles cometidas en Ucrania e imputadas a las tropas rusas.

«Después de Bucha, Borodianka, Mariúpol, ya no puede haber más ‘business as usual’ [negocios como de costumbre] con Rusia», declaró Duda en un discurso ante el Parlamento ucraniano en Kiev, el primero de un jefe de Estado extranjero en ese lugar desde el inicio de la guerra.

El presidente estadounidense Joe Biden adoptó el mismo tono este lunes en Tokio y aseguró que Rusia «tiene que pagar un precio a largo plazo» por su «barbarie en Ucrania» en términos de sanciones impuestas a Moscú por parte de Estados Unidos y sus aliados.

«No se trata solo de Ucrania», afirmó Biden. «Si no se mantienen las sanciones en muchos aspectos, ¿qué señal enviaríamos a China sobre el costo de un intento de tomar de Taiwán por la fuerza?», se preguntó.

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, tiene previsto dirigirse por videoconferencia al Foro Económico Mundial (WEF) en Davos, donde se espera que pida más ayuda financiera y militar.

Varios dirigentes ucranianos estarán presentes en la estación suiza, incluyendo al ministro de Relaciones Exteriores, Dmytro Kuleba, y el alcalde de Kiev, Vitali Klitschko.

Rusia fue excluida del WEF y la «casa rusa», usualmente abierta para el foro, será sustituida por una «casa de los crímenes de guerras rusas», donde se realizarán eventos de apoyo con personalidades ucranianas.

Ante los principales líderes económicos mundiales, Zelenski podría insistir en el deseo de Kiev de adherir a la Unión Europea (UE), un tema que divide a los miembros del bloque.

Mesa de negociaciones

El presidente polaco apoyó la candidatura ucraniana y dijo que «se debe respetar» a los pueblos que «derramaron su sangre» para pertenecer a Europa, en un mensaje al mandatario francés, Emmanuel Macron, que propone una «comunidad política europea», y al canciller alemán Olaf Scholz, quien se opone a facilitarle un «atajo» a Kiev para su adhesión a la UE.

El ministerio francés de Asuntos Europeos, Clement Beaune, defendió el domingo estas posturas, señalando que la adhesión de Ucrania a la UE tomaría «sin duda 15 o 20 años».

Los rusos, por su parte, dicen estar abiertos a volver a la mesa de negociaciones y culpan a Kiev por la ruptura de las discusiones de paz.

«Por nuestra parte, estamos listos a continuar el diálogo», afirmó el domingo Vladimir Medinski, asesor del Kremlin en las negociaciones con Kiev, en una entrevista con la televisión bielorrusa.

«La congelación del diálogo fue enteramente iniciativa de Ucrania», agregó, al señalar que «la bola está en el campo de ellos».

Las dos partes beligerantes habían iniciado conversaciones luego de que Moscú fracasó en su intento de tomar Kiev, pero el diálogo no prosperó pese a varias reuniones en Turquía.

 

Fuente: AFP